22 de Febrero de 2018

Yucatán

Cuando lo paranormal y la policía se encuentran

Un uniformado relata su experiencia: encontró una especie de brujería enterrada junto a un árbol.

Tres ouijas y un pájaro muerto encontraron los policías junto al árbol. Esto ocurrió en Chemax, cerca de la frontera de Yucatán con Quintana Roo. (Jorge Moreno/SIPSE)
Tres ouijas y un pájaro muerto encontraron los policías junto al árbol. Esto ocurrió en Chemax, cerca de la frontera de Yucatán con Quintana Roo. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Cuando lo paranormal y la policía se encuentranCompartir en Twiiter Cuando lo paranormal y la policía se encuentran

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- ¿Qué es lo más raro que te ha platicado un policía? Esa pregunta me la hizo un oficial de la SSP poco antes de contarme una experiencia que le ocurrió junto con sus compañeros.

“Hace casi dos años me mandaron al retén que se ubica cerca de Chemax, en la frontera con Quintana Roo. Ahí, nos ponemos a checar la entrada y salida de vehículos que vienen y que salen para el vecino estado y a un costado hay una casa abandonada en donde en ocasiones aprovechamos para dormir”.

“Un par de veces ya me habían dicho otros compañeros que cuando me mandaran ahí tuviera mucho cuidado, pues ahí espantaban, pero la verdad ni caso les hice, ya que pensé que sólo lo decían por necios”.

“Cuando me tocó estar en ese sitio, un compañero que ya tenía semanas ahí me dijo que eso sí era verdad y que en la madrugada se escuchaban voces de niños pequeños como si estuvieran balbuceando e incluso llorando”.

Algo me llamaba

“Un día, no sé por qué, pero tuve la sensación de ir a la parte de atrás de esa casa, es puro monte, pero no me importó, sentía como que algo me llamaba, aún no estaba muy claro el día, eran como las seis de la mañana, pero si alcanzaba a ver bien; de pronto junto a un árbol vi una madera medio rara que salía del piso, como si estuviera semienterrada”.

“Sin el más mínimo temor, agarré un tronco que estaba en el piso y empecé a desenterrarlo para ver qué era, por fortuna la tierra estaba suave y de pronto me voy fijando que era una ouija, pero para mi sorpresa, junto a ésta habían tres más, así como un pájaro muerto, este se ve que recientemente lo enterraron ahí porque aún tenían sus plumas y no se le veía el esqueleto”.

“Casi de inmediato como que desperté o me cayó el veinte de lo que había encontrado y fui a llamar a mi compañero, quien corroboró lo que descubrí ahí”.
“Lo único que se nos ocurrió en ese momento es volver a enterrarlas pero sin tocar nada, pues pensábamos que podíamos cargar algo malo y él tiró un crucifijo que tenía en su cuello, pues decía que este estaba bendito y podía ayudar si las ouijas eran parte de un hechizo”.

Ouija 'curada'

“En los siguientes días nos transfirieron y decidimos no comentar nada, pero con el paso de los meses, platicando con otros compañeros a quienes les había tocado estar ahí, dijeron que los ruidos y llantos de niños se dejaron de escuchar, a lo mejor gracias a que mi compañero enterró el crucifijo bendito junto a las ouijas”.

“Por cierto, otro de mis compañeros dice que estuvo muy al tanto de un caso similar, el de los muchachos de secundaria que jugaron una ouija curada en Dzitás, pero ese caso ya lo han dado a conocer en las páginas de esta sección”, finalizó.

El oficial se refiere al caso ocurrido hace cuatro años en ese municipio, cuando siete estudiantes de la escuela secundaria de la población decidieron jugar una ouija curada (es decir “activada”) en el cementerio y quedaron poseídos, por lo que fueron llevados a la iglesia de Cristo Rey en Mérida para que les hicieran una liberación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios