20 de Septiembre de 2018

Yucatán

¿Hay aluxes en tu casa? Esto puedes hacer

Considerados seres fantásticos, se caracterizan por ser traviesos y asustar a los humanos.

Imagen de archivo, únicamente con fines ilustrativos, de supuestos aluxes. (Archivo/SIPSE)
Imagen de archivo, únicamente con fines ilustrativos, de supuestos aluxes. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook ¿Hay aluxes en tu casa? Esto puedes hacerCompartir en Twiiter ¿Hay aluxes en tu casa? Esto puedes hacer

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Dependiendo con el perfil con que se mire, los aluxes pueden ser unos temibles seres de terror, o bien, el caso contrario, tal y como opina don Genaro Hoil Kauil, quien los cataloga como unos “compañeros de vida”.

Hace unos días hice una investigación en una casa ubicada en el fraccionamiento Polígono 108 de Mérida, y la familia estaba literalmente “horrorizada” porque les habían dicho que los aluxes vivían en su patio.

Durante la entrevista me dijeron que ya habían visto las sombras de estos pequeños seres, habían visto piedritas salir volando y ruidos de hojas secas crujir y… es todo. Pero era motivo suficiente para querer cambiarse de casa o para hacer un “exorcismo”, ya que les daba mucho miedo.

Cuando hablé con ellos les expliqué que, suponiendo que en realidad fueran aluxes  (y no gatos u otros animales, o motivos con explicación lógica), éstos no hacían nada malo ni les harían daño; ya más tranquilos aceptaron que a partir de ahora, aunque a la fuerza, tratarían de convivir en armonía con ellos.

Caso contrario sucede con don Genaro Hoil, veterano campesino del municipio de Pisté, quien me comentaba el mes pasado que desde hace décadas vive un alux en su terreno y lo considera como un “compañero de vida”.

“Desde que vivían mis abuelos ellos me inculcaron el respeto por la tierra y los seres que no podemos ver; me explicaron que los aluxes son los protectores de la milpa y los terrenos, y son nuestros amigos, pero con tristeza he visto que muchas veces la gente les tiene miedo o los quiere sacar de sus casas cuando en realidad ellos son los verdaderos dueños”, comentó don Genaro.

De hecho, algunos estudiosos del tema afirman que los aluxes son considerados como criaturas fantásticas que salen al mundo y que cobran vida a la luz de la luna.

La tradición sostiene que son invisibles, pero pueden asumir forma física con el propósito de comunicarse o espantar a los humanos, así como para congregarse entre ellos. Son ágiles, ligeros y traviesos, por lo que aún con forma física es muy difícil poder verlos.

Las personas que dicen haberlos visto los describen como seres pequeños, con una estatura que sólo se acerca a la rodilla de un hombre adulto, con facciones de personas mayores y vestidos tradicionalmente a la usanza maya.

Su vida es un continuo jugar. Les gusta chapotear en las aguas, siempre están sonrientes y con ganas de desconcertar a los humanos. Si de casualidad se topan con gente empiezan a molestar con travesuras, tiran piedras, maltratan a los perros y esconden pequeños objetos.

Con sus risas y travesuras descontrolan la serenidad y si se les trata de asustar son capaces de armar un alboroto aún mayor.

En caso del encuentro con estos seres hay que permanecer tranquilos a sabiendas de quiénes se trata. Hay que tener paciencia y hacerles obsequios.

Podemos ponerles una jicarita con miel o pozole; eso les encanta. Podemos prenderles una fogata, pues le gusta calentarse después de sus juegos. Si nos hacemos amigos de un alux, el nos redituará con cuidados hacia nuestra persona y nuestros bienes. Las noches no se van a ver inquietadas con la idea de que un mal viento pueda arrasar la casa.

El va a estar allí para protegerla. Si sorprende a algún ladrón robando los frutos de los huertos ajenos, el desdichado sufrirá una severa paliza. O que una plaga de ratones quiera terminar con el maíz del granero, él no lo permitirá.

También existe la creencia de que estos inquietos duendecillos no son otros que los antiguos ídolos de barro esparcidos por los sitios arqueológicos que de tiempo en tiempo cobran vida, para llevar a cabo sus incontables travesuras. En algunas historias se asegura que los aluxes son descendientes directos del famoso “Enano de Uxmal”.  

Algunos historiadores e investigadores comparan a los aluxes con los elfos germánicos, el leprechaun celta o los chaneques totonacas, ya que tienen características muy similares en su comportamiento.

Por cierto, si quieres conocer a un alux real y las historias sobre cómo “mudarlos” (es decir trasladarlos de un sitio a otro), puedes visitar el Museo Paranormal de Mérida, el cual se reabrió hoy al público y estará de lunes a viernes de 9 am a 6 pm y sábados de 9 am a 2 pm en la calle 63-B número 230 entre 8 y 10 de la colonia Cortés Sarmiento. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios