26 de Septiembre de 2018

Yucatán

Existen en Yucatán más 'elefantes blancos' de lo que se cree

Varios inmuebles están en el olvido, luego de que fueron receptores o prestadores de servicios públicos de alguna autoridad.

Los grafiteros se han “adueñado” de algunos inmuebles que permanecen en total abandono como el de la imagen. (Milenio Novedades)
Los grafiteros se han “adueñado” de algunos inmuebles que permanecen en total abandono como el de la imagen. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Existen en Yucatán más 'elefantes blancos' de lo que se creeCompartir en Twiiter Existen en Yucatán más 'elefantes blancos' de lo que se cree

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En Mérida y en varios municipios de Yucatán existen inmuebles abandonados que en algún momento tuvieron un movimiento importante al funcionar como receptores o prestadores de servicios públicos, pero con el tiempo se han convertido en “elefantes blancos” y son utilizados como “lienzos” por grafiteros, e incluso como depósitos de basura de peatones.

En el Centro Histórico de la ciudad, el último edificio público en ser abandonado es la exsede del Congreso del Estado; también hay inmuebles sobre o cerca de la avenida Aviación hacia el anillo vial, en las unidades habitacionales Graciano Ricalde Gamboa, Nora Quintana y colonia Mayapán, por citar algunos.

Después del Flamingo Lake, el Palacio de la Civilización Maya y los hospitales de Tekax y Ticul, le sigue por dimensión de terreno ubicado en la calle 45 o avenida Mayapán por 20 de la colonia del mismo nombre, que se suponía serviría para la segunda etapa de la construcción de viviendas económicas que realiza el Instituto de la Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY).

Este terreno, cuya barda ha sido demolida parcialmente y facilita el acceso a los edificios, está lleno de maleza, grafiti e incluso restos de manguera de bomberos. El solar colinda con una antigua desfibradora y procesadora de henequén, cuyo acceso está sobre la calle 20, que también abarca una superficie muy amplia.

Casi enfrente de ellos se ubica la termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad “Nachi Cocom”, la cual, por el alto costo que implicaba, dejó de producir energía en 2010; el terreno está subutilizado, pues sólo sirve como parque vehicular y oficinas.

En el poniente de la ciudad, en la calle 140 por 61-A del fraccionamiento Nora Quintana existe un local donde hace más de 15 años funcionó un local de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo cerró en 1999), ahora realiza una función similar Diconsa, pero ésta sólo abre tiendas comunitarias en localidades que tienen de 200 a 14 mil 999 habitantes.

Los vecinos del rumbo señalan que el lugar no volvió a abrir sus puertas y sólo ha servido para que los grafiteros “expresen sus ideas”.

Señalaron que cuando cerró el local no se avisó si se cambiaría de lugar o si volvería abrir, y al paso del tiempo permaneció cerrado; el sitio podría utilizarse para viviendas o colocar alguna tienda de conveniencia.

El inmueble donde funcionó la fábrica de quesos “Peregrina” en la “Ciudad Industrial” de Mérida hace más de 15 años permanece cerrado y abandonado, incluso tiene una manta donde están los teléfonos para vender el edificio; en sus alrededores se acumula la basura de los peatones, y en sus paredes, los grafitis. Por la zona también está en abandono un inmueble de la FTY.

En suspenso
  • Fuera de Mérida, algunos de los proyectos “suspendidos” o abandonados abarcan extensas superficies de terreno.
  • En esta ciudad capital son pocos los espacios públicos no utilizados que abarcan más de una hectárea de terreno.

Quieren recuperar edificio en abandono 

Por su parte, el secretario general de la Federación de Trabajadores de Yucatán (FTY), Mario Tránsito Chan Chan, pedirá al Instituto Estatal para la Educación de los Adultos que resuelva si utilizará o no el inmueble que le dieron en comodato hace unos años y que ahora se encuentra en abandono y vacío.

El predio ubicado a un costado de la avenida Benito Juárez (Aviación), en la unidad habitacional Graciano Ricalde Gamboa pertenece a la FTY, confirmó el entrevistado, y aunque dice Sindicato de Carga y Descarga de la FTY, se creó por indicaciones del Infonavit para que funcionara como un centro social.

“Así era antes con el Infonavit, había en cada fraccionamiento como Pacabtún y Nora Quintana”, detalló.

Explicó que el instituto otorgaba recursos para el mantenimiento del inmueble, en el cual se ofrecía a los habitantes de esos núcleos habitacionales la posibilidad de tomar algún curso; cuando dejaron de percibir recursos, hicieron convenios de comodato con diferentes dependencias para que aprovecharan las instalaciones, incluso en algún momento se cedió al Ayuntamiento de Mérida.

Durante el gobierno del Víctor Cervera Pacheco se utilizó para impartir cursos para el autoempleo, a través de la dependencia de este sector, después estuvo sin utilizarse.

Comentó que en la administración municipal de Ana Rosa Payán hablaron sobre el aprovechamiento del local, y ésta les dijo que el entonces Instituto para la Educación de los Adultos del Estado de Yucatán lo usaría; se efectuó el acuerdo respectivo y el edificio fue remozado, sin embargo, tiene reportes de que no se utiliza.

Ante esta situación, dijo, buscarán un acercamiento con el titular de esta dependencia, Juan Carlos Cervera Pavía, para determinar si aún les es útil y decidir qué harán con él, ya que quieren evitar se convierta en basurero. 

Tres proyectos a largo plazo en los municipios

Mientras tanto, en el interior del Estado persisten al menos tres magnos proyectos que no han avanzado conforme a lo programado, y a pesar de tratarse de dos hospitales y un museo, no hay grandes avances o las construcciones son muy lentas.

De hecho, en Ticul el Gobierno del Estado suspendió el contrato de Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) por el cual se había acordado la edificación, mantenimiento y servicio del hospital.

En el caso del hospital del Tekax, aunque la administración actual entró “al quite”, el avance de la obra es mínimo, la edificación continúa, pero el costo de su construcción es cada vez más elevada.

Este polémico edificio, que comenzó a edificarse en la administración de Patricio Patrón Laviada (2001-2007), ha sido motivo de disputas políticas, ya que el exgobernador señaló que su sucesora, la priista Ivonne Ortega Pacheco, no lo terminó aunque dejó los recursos para ello.

Se pretendía que Flamingo Lakes fuera una pequeña ciudad con todas las instalaciones y servicios

Sin embargo, en la historia de este hospital general, planeado en 2006, hace nueve años, costaría en su primera etapa casi 20 millones de pesos, y en total 100 millones, pero ya se han invertido más de esa cifra en la actual administración de Rolando Zapata Bello y aún no está listo.

Cabe señalar que Ivonne Ortega afirmó que la obra fue mal planeada y con errores en la construcción, razón por la cual el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa no autorizó recursos para concluirla.

Sobre el Hospital de Ticul, el gobierno de Ivonne Ortega aprobó la construcción bajo el esquema de Proyectos de Prestación de Servicios (PPS), que implicaba que el contratista asumiría el costo del proyecto de construcción equipamientos y mantenimiento del inmueble y los equipos; tendría 90 camas y costaría más de mil 100 millones de pesos que el Gobierno pagaría en 25 años. La edificación comenzó en 2012.

No obstante, al paso del tiempo la empresa responsable no terminó los trabajos y el gobierno local rescindió el contrato, este caso también fue polémico y la autoridad local señaló que buscaría la manera de terminar el proyecto, lo cual implica un litigio para determinar también la posesión de terreno y el edificio que se estaba edificando.

Este caso se ha movido en los últimos días, debido a que el actual secretario estatal de Salud, Jorge Mendoza Mézquita, ha declarado que ahí no se especificó la construcción de un hospital.

Otro pendiente que sigue en obra negra fue el Palacio de la Civilización Maya, en el municipio de Yaxcabá, al oriente del Estado. Aunque se colocó la primera piedra el 21 de diciembre de 2009, por la entonces gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, se suponía que debió estar listo en 2014, pero a la fecha no hay mayor cambio, el terreno está abandonado.

Otro millonario proyecto que no ha avanzado comenzó en enero de 2009, con la primera piedra del desarrollo inmobiliario Flamingo Lakes en Dzemul, según el proyecto original, este Resort  disponía de 890 hectáreas, de las cuales 340 estarían destinadas a la conservación. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios