16 de Diciembre de 2017

Yucatán

Exploran sitios mayas subterráneos inéditos

Hallan en un cenote de Yucatán cerámica muy estilizada y elaborada, única en su tipo encontrada hasta ahora en la región en cuerpos de agua.

Tres espacios subterráneos inéditos, en Campeche y Yucatán, están siendo explorados por arqueólogos subacuáticos del INAH. (Notimex)
Tres espacios subterráneos inéditos, en Campeche y Yucatán, están siendo explorados por arqueólogos subacuáticos del INAH. (Notimex)
Compartir en Facebook Exploran sitios mayas subterráneos inéditosCompartir en Twiiter Exploran sitios mayas subterráneos inéditos

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Tres espacios subterráneos inéditos, dos ubicados en Campeche y el otro en Yucatán, están siendo explorados por arqueólogos subacuáticos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para su registro, estudio y protección.

Se trata de dos cuevas semisecas, en Campeche, y un cenote en Yucatán, este último destaca por la presencia de cerámica muy estilizada y elaborada antes de nuestra era, con dos mil 300 años de antigüedad aproximadamente, la única en su tipo que se ha encontrado hasta ahora en cenotes de la península.

De acuerdo con el INAH y según informa Notimex, estos sitios se suman a los más de 30 inscritos al Atlas Arqueológico Subacuático, del cual es responsable la arqueóloga Pilar Luna Erreguerena.

Helena Barba Meinecke, responsable de Arqueología Subacuática para la Península de Yucatán, mencionó que el registro en detalle del par de cuevas y del cenote, así como de los elementos arqueológicos hallados, confirman el uso ritual que se le daba a estos espacios en la época prehispánica.

Cenote San Manuel

"Ir a lugares remotos y de difícil acceso para elaborar sus propios materiales, como es el caso de varios metates que hallamos en uno de los sitios, y colocarlos en lugares muy específicos, habla de una inversión de tiempo importante", comentó.

El acceso al Cenote San Manuel, en Yucatán, es a través del pozo del poblado y es necesario bajar por rapel, el buceo del mismo no puede exceder los 20 minutos, por lo que se requirió relevo de equipos y se necesitaron al menos seis horas de logística para extraer dos vasijas mayas.

Estas piezas fueron elaboradas probablemente entre los años 300 a.C. y 200 d.C. Una de las vasijas, quizá una vertedera, es de forma globular y asa trenzada, posee, además, rostro antropomorfo y cuerpo fitomorfo. La otra muestra un rostro maya con diadema, detalle que conserva pigmentos azul y rojo.

Al respecto, Barba detalló que hasta el momento no se habían encontrado este tipo de elementos cerámicos tan estilizados en espacios subterráneos inundados de la península, ni en semejante estado de conservación.

Sostuvo que se trata de materiales únicos que pudieron quedar expuestos al saqueo si no los hubieran extraído.

En el mismo espacio, abundó, se detectaron ofrendas alrededor del "monte debrí", formado por restos de la bóveda del cenote; en el área se vislumbraron aproximadamente 30 objetos cerámicos más, entre ollas bicromas, cuencos de tipo naranja esgrafiado, vasos decorados y otras vertederas.

Además, en el fondo del cenote se encontró carbón y restos óseos humanos, entre ellos, un esqueleto, al parecer completo, subrayó.

Para la exploración, dijo, fue trascendental la participación de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Yucatán, de los descubridores Curt Bowen y Walter Pickel, y de la comunidad misma, que desde la entrada del cenote acompañó a los investigadores y arqueólogos.

Por ahora existe el compromiso de elaborar reproducciones fieles de las vasijas extraídas y exponerlas en un área interactiva en el poblado de San Manuel, con el objetivo de difundir la relevancia de estos descubrimientos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios