20 de Junio de 2018

Yucatán

Expolicía asegura que casi muere por brujería

Por tocar 'trabajos' destinados a otras personas, el exagente enfermó gravemente y un velador de Motul murió infartado.

Junto a las bancas de la plazoleta con frecuencia se encuentran cruces formadas con sal y rosas pintadas de negro. (Jorge Moreno/SIPSE)
Junto a las bancas de la plazoleta con frecuencia se encuentran cruces formadas con sal y rosas pintadas de negro. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Expolicía asegura que casi muere por brujeríaCompartir en Twiiter Expolicía asegura que casi muere por brujería

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Con frecuencia las personas reportan que de improviso aparecen en las puertas de sus hogares o negocios presuntos objetos de brujería, como sal, flores marchitas, cruces formadas por “tierra de cementerio”, etc. Pero, la mayoría de las veces se trata de bromistas o bien, personas que no saben de hechicería y suponen que con sólo tirar esos objetos en un sitio, pueden perjudicar al propietario.

Sin embargo, en uno de cada diez casos sí se trata de hechizos reales, y dependiendo de cual sea el embrujo, podría perjudicar a la primera persona que se acerque o toque el “trabajo”, aunque no este canalizado a él.

Durante un viaje a la ciudad de Tekax, platiqué con un exoficial de policía, quien contó una vivencia relacionada con el tema, sólo que en su caso, sí se las vio negras, ya que, por no creer en ello estuvo a punto de morir.

“Cuando trabajaba de policía yo no creía en brujería, pensaba que eran tonterías, hasta que una vez reportaron que cerca del mercado había tirada una cruz con sal y unas flores y la gente no las quería quitar porque pensaban que al tocarlo les haría daño. Llegué, me hice al valiente y pateé a un lado las flores y luego las recogí para tirarlas al bote de basura. La gente me veía raro, como sorprendida por lo que hice.

"Una viejita me dijo que hice mal, que no debí tocar ese “trabajo” y menos patearlo e insultar, ya que el hechizo se podía revertir hacia mi, tampoco hice caso, pero, en menos de 3 días empezó a quedar negro mi pie, primero mis dedos, luego un carcañal y mi tobillo, como si no circulara la sangre, fui al doctor y no supieron qué decirme, yo hasta pensé que era tétanos y por más que recordaba no había tenido ningún accidente en el pie, tampoco padezco de diabetes y siempre he sido una persona sana y deportista.

"Como esto ya empezaba a abarcar mi pantorrilla, mi suegra me dijo que acudiera con un brujo, ya que podía ser 'mal aire', para ese entonces yo ya no podía caminar, me costaba trabajo respirar y no había medicina que me hiciera sentir mejor. Más por necesidad que por creer, acudimos con un conocido brujo en Oxkutzcab y este, casi de inmediato, me dijo que yo había cargado un trabajo que no era para mi, pero que seguramente lo había tocado y por eso me enfermé.

"Lo primero que pensé fue que a lo mejor mi suegra le había dicho al brujo lo que me había pasado, pero ella me juraba que no, y entonces ¿Cómo podría saberlo?¿de verdad era bueno ese brujo? Yo creo que sí.

“El caso es que me dio unas yerbas y enseguida empecé a notar mejoría y en menos de un mes ya mi pie se veía normal. Me dijo que si hubiera tardado unos días más hubiera muerto, pues el daño sería irreversible. La verdad, desde ese entonces quedé traumado, sé que la brujería es real, existe, no le busco otra explicación a lo que me ocurrió, respeto todo eso y cuando, tiempo después, me enteré de que otro ramito de flores con una cruz y sal había aparecido en el mercado, yo ni de broma me asomé”, finalizó.

Quien no corrió con la suerte del policía de Tekax, fue un velador del mercado de Motul, que falleció presuntamente por el mismo motivo; todo inició el 15 de abril de 2005, cuando locatarios y vendedores acudieron, como todas las mañanas, a sus puestos en el mercado “20 de noviembre” y de pronto vieron junto al piso de una tortillería un presunto trabajo de brujería, pues habían veladoras rojas, polvos extraños, flores, un vaso de agua y una gallina negra agonizante. 

Al ver esto, el velador Idelfonso Pinto Escobedo tiró todo y limpió el área, pero justo a las 3 semanas falleció de un ataque al corazón. Hay quienes aseguran que murió debido a que tocó ese “trabajo” y otros que sólo fue una casualidad. Eso ya queda a criterio de cada uno de ustedes amigos lectores.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios