22 de Octubre de 2018

Yucatán

Celebran al Señor de la Divina Misericordia en su día

Fieles católicos en la colonia San Ramón Norte se unen para los festejos patronales; organizan kermés para obras del templo.

Mons. Berlie habló de la vida de Juan Pablo II yJ uan XXIII. (Milenio Novedades)
Mons. Berlie habló de la vida de Juan Pablo II yJ uan XXIII. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Celebran al Señor de la Divina Misericordia en su díaCompartir en Twiiter Celebran al Señor de la Divina Misericordia en su día

Claudia Ortiz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- En medio de un ambiente colmado de fe y fervor, ayer se realizó la fiesta patronal de la parroquia del Señor de la Divina Misericordia, donde el Arzobispo de Yucatán, Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, ofició una misa ante cientos de feligreses que abarrotaron el templo, ubicado en la colonia San Ramón Norte.

En entrevista, el presbítero Alfredo Cirerol Ojeda explicó que esta fiesta se realiza desde que el Papa Juan Pablo II en el año 2000 decretó que el segundo domingo de la Pascua estuviera dedicado a la Divina Misericordia, y ese mismo año canonizó a Faustina Kowalska, santa polaca que tuvo las visiones del Señor de la Misericordia.

“Así que desde antes de ese año hemos estado trabajando en la tarea de difundir la devoción al Señor de la Divina Misericordia, pues ya cumplí 15 años aquí en la parroquia, o sea que desde 1999 se empezó a promover la fiesta”, señaló.

Agregó que la Misericordia del Señor es algo que pertenece a Dios, no es solamente una virtud que tiene, sino que por esencia Dios es misericordioso porque se acerca a la miseria humana y por eso Jesús nos muestra con toda claridad el rostro auténtico del Señor que aborrece el pecado, pero ama al pecador.

“A raíz de esta fiesta, estamos llamados a ser misericordiosos, compasivos, amigos y comprensivos con los demás y estar conscientes de que si tenemos algún error o alguna cicatriz en nuestra vida, pues también los demás pueden tenerla y tenemos que acompañarlos en esto”, aseguró el presbítero.

El sacerdote también dijo que “no debemos erigirnos como jueces de los demás como si fuésemos perfectos”.

La fiesta comunitaria en honor al Señor de la Divina Misericordia no sólo fue un día de unión fraternal entre los integrante de la grey católica, pues también trabajaron en pro de la Iglesia en una amena kermés en la que los asistentes participaron en divertidas actividades que complementaron esta importante celebración.

Bendición especial
  • Al concluir la misa, el Arzobispo de Yucatán, Monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, realizó la bendición especial a enfermos, niños y artículos religiosos.
Reliquias
  • En el marco de la celebración del día del Señor de la Divina Misericordia, en la parroquia de la colonia San Ramón Norte, se realizó una exposición de tres reliquias pertenecientes a San Juan Pablo II, San Juan XXIII y Santa Faustina Kowalska, la cual fue visitada por cientos de personas que las veneraron y admiraron. 
  • Sobre ellas el párroco de la iglesia, Pbro. Alfredo Cirerol Ojeda comentó que las reliquias son parte de la ropa de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, por lo que son reliquias de segunda clase. En cuanto a la reliquia de la santa polaca, que fue canonizada por Juan Pablo II en el año 2000, el padre Cirerol Ojeda dijo que es el pedacito de un hueso que como es parte de su cuerpo, es de primera clase.

Alaban las virtudes de dos grandes Papas

Por otro lado, la grey católica de Yucatán que celebró ayer el segundo domingo del tiempo litúrgico de Pascua el Arzobispo de Yucatán Monseñor, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán dio un mensaje que dijo:

“Dichosos los que creen sin haber visto y esos somos todos nosotros y los mil 240 millones de católicos que hay alrededor del mundo, que a lo largo de los siglos no hemos visto físicamente ni tocado a Jesús, como tuvieron la oportunidad de hacerlo sus discípulos”.

Invitó a celebrar el segundo domingo de Pascua, con alegría por la canonización de los Papas Juan Pablo II y Juan XXIII.

“Juan XXIII sucedió al Papa Pío XII, quien estuvo al frente de la Iglesia Católica de 1939 a 1958, tiempo de la Segunda Guerra Mundial, que costó 31 millones de muertos y como todo conflicto fue un absurdo, por eso los hombres deben arreglar sus problemas dialogando”, indicó.

“Cuando Juan XXIII convocó al sínodo el 11 de octubre de 1962 probablemente pensaba que iba a durar un año, pero tuvo un fuerte impacto en la vida interna de la Iglesia y del mundo; de Juan Pablo II, todos conocemos mucho más de su historia porque cinco veces estuvo en México y dicen que si uno contara los kilómetros que recorrió, tres veces hubiera viajado y regresado de la luna. Visitó 128 países por eso era el Papa viajero, pero al mismo tiempo estaba tratando de zurcir todas las comunidades en las que él estaba presente”, manifestó el Prelado.

Mons. Berlie Belaunzarán recordó que el 24 de mayo, el Papa Francisco estará en Jerusalén porque es un momento importante y delicado; luego el 15 de agosto, el Santo Padre estará en Corea donde hay un resurgimiento de la Iglesia Católica, con más de 100 mil congregaciones por lo que va para fortalecer la dinámica que tiene ahora ese país con la Iglesia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios