23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Franquicias echan raíz en Yucatán

Crece el interés de empresas de otros países por consolidar sus marcas en el Estado, ya que lo consideran clave para conquistar el sureste.

Yucatán, y en específico Mérida, es de los lugares más dinámicos en franquicias. (Milenio Novedades)
Yucatán, y en específico Mérida, es de los lugares más dinámicos en franquicias. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Franquicias echan raíz en YucatánCompartir en Twiiter Franquicias echan raíz en Yucatán

Jaime Tetzpa/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La madurez de los negocios y el interés de empresas de otros países han hecho que las franquicias tengan un crecimiento constante en el Estado, convirtiendo a Yucatán en una zona clave para aquellos que quieren conquistar el sureste del país.

En la actualidad operan 90 marcas en la entidad y se espera que este año sean creadas o se instalen otras 25, reveló Diego Elizarrarás Cerda, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).

“Yucatán, y en específico Mérida, es de los lugares más dinámicos en franquicias; la capacidad de desarrollo de este lugar lo posiciona en el primer lugar, mientras que a nivel Estado, Yucatán se perfila como el líder en el sureste, ya que se han establecido importantes marcas”, señaló.

El dirigente recordó que el primer negocio de hamburguesas que llegó a México como franquicia se instaló en Mérida hace 20 años; además hay presencia de importantes marcas, de alimentos y artículos de decoración, así como accesorios para moda en ropa de dama y caballero.

Destacó que el crecimiento de las franquicias ha sido dinámico y que las marcas que buscan expandirse ven en Mérida una opción para conquistar el sureste. Pero no es todo, los negocios yucatecos que se han consolidado y tienen varios puntos de venta también ven en este esquema el modelo ideal para estandarizarse y comenzar una nueva etapa en la expansión de su marca.

En la actualidad operan 90 marcas en la entidad y se espera que este año sean creadas o se instalen otras 25

Las franquicias venden el uso de la marca y el manual de cómo operarlo; por ejemplo, si una persona está interesada en tener un negocio, paga una cantidad al propietario y a cambio se le dan los manuales de cómo se prepara el servicio, cómo se atiende a la gente, el manejo del personal y toda la operación, a lo que se le llama “saber cómo hacerlo”.

Al mes, la persona que compró la marca debe pagar un porcentaje de regalías al dueño; el resto es para asumir sus costos de producción y ganancias.

Aclaró que se trata de negocios que implican un menor riesgo y mayor certidumbre para quien desea invertir en una nueva empresa.

El éxito de este modelo obedece a que emprender un negocio propio desde el inicio resulta más riesgoso que invertir en una empresa que tiene un nombre posicionado, un manual de cómo operar y se conocen los tropiezos que pueden enfrentarse.

“El secreto del éxito está en que el consumidor debe tener la misma sensación de bienestar sin importar si el negocio se localiza en Mérida o Monterrey, Guadalajara o la Ciudad de México, ya que el sabor de la comida, en el caso de alimentos, debe ser el mismo en todas partes”, precisó.

Cabe indicar que la Secretaría de Economía opera desde hace cinco años el Programa Nacional de Franquicias que proporciona un préstamo de 50 por ciento o hasta 500 mil pesos en la compra de una marca validada y consolidada, a pagar en 36 meses.

A nivel nacional operan mil 300 negocios que se franquician, y en Yucatán existen 90, dijo el presidente de la AMF.

También los negocios que se han consolidado y tienen sucursales ven una oportunidad de expansión en las franquicias, por lo que buscan estandarizar sus procesos.

Explicó que en el país el esquema de las franquicias está creciendo, ya que las nuevas generaciones pretenden la estandarización, además de buscar el menor riesgo para abrir un negocio.

Agregó que de 10 empresas consolidadas, una intenta controlar sus unidades estandarizando los procesos, lo cual demuestra el interés que existe por adoptar el modelo de franquicias.

Elizarrarás Cerda destacó que México está entre los ocho países más desarrollados en cuanto al tema de las franquicias.

El lado oscuro

Aunque muchos inversionistas hablan bien de las franquicias, hay un sector que manifiesta experiencias negativas al haber adquirido una marca para instalar su negocio y encontrarse con que no todo lo prometido era verdad.

Minerva Ayala López, originaria de Puebla, relató que depositó todos sus ahorros en una franquicia de cosméticos, convencida con el argumento de que la población femenina se deja llevar por la vanidad, lo cual garantizaba sus ventas.

Sin embargo, después del primer año, se percató de que las cosas no eran como se las habían prometido y, lo peor del caso, es que firmó un contrato que la obligaba a mantener la relación comercial con el franquiciador por tres años.

Rodolfo Pérez Juárez, de Michoacán, platicó que al jubilarse pensó en volver su sueño realidad al tener su propio negocio, por lo que invirtió sus ahorros en un negocio que presuntamente le retornaría la inversión inicial –150 mil pesos– en un año. Transcurrido ese plazo, aún no veía la recuperación y el argumento del franquiciador fue que no se habían seguido los manuales de operación.

Por otra parte, Eloísa Sánchez Martínez dijo que adquirió una franquicia, pero se dio cuenta que no era lo que deseaba, ya que si bien se trataba de tener un negocio propio, “realmente lo que estaba haciendo era trabajar para que esa marca se consolidara en el mercado y siguiera vendiendo su marca, cuyo giro comercial era un gimnasio para damas”, así que traspasó el negocio con todo y mobiliario al mejor postor, aunque sólo recuperó una parte de su inversión.

Pedro Uc Acosta explicó que las franquicias son modelos de negocio que sí funcionan, pero no siempre como debieran. Él, dijo, rentó un local en una plaza; abrió una heladería pero no generaba las ventas esperadas, pese al gran número de personas que acudía al área, por lo que los gastos corrientes fueron consumiendo sus ahorros, hasta que tuvo que colocar la mercancía con otro franquiciatario y cerrar, ya que los pagos de agua, luz, teléfono y la renta, terminaron con sus ilusiones. 

Potencial de expansión

Los negocios de Yucatán mantienen un crecimiento interesante en materia de franquicias, giros como alimentos y bebidas, salud, belleza, moda, joyería, educación, entretenimiento, casas de empeño e incluso agencias de viajes tienen con qué convertirse en modelos a seguir, señaló Reynaldo Montes Castillo, gerente de una empresa dedicada a la venta de marcas y propiedad intelectual.

Agregó que en Yucatán los giros mencionados son los que tienen más probabilidades de crecimiento y, por ende, de convertirse en franquicias, ya que han posicionado su producto o marca comercial, lo que se traduce en sinónimo de garantía para quienes desean iniciar un negocio, sin correr el riesgo de emprenderlo por sí mismos. 

Mencionó que los giros más solicitados son los de alimentos, ya que la gastronomía yucateca goza de un prestigio consolidado y ha llamado la atención de empresarios a nivel nacional. Sin embargo, otros giros como la joyería también son interesantes para los empresarios mexicanos.  

Con 15 años de experiencia como asesor en el negocio de las franquicias, precisó que en 1991 no había en México más de 20 franquicias, y en la actualidad existen más de mil, lo cual representa unos 60 mil puntos de venta y generan 600 mil empleos; es decir, un promedio de 10 trabajadores por establecimiento. 

Resaltó que hay interés de muchos franquiciadores por asociarse con empresarios yucatecos para instalar sus negocios en el Estado, ya que ellos conocen el mercado, lo cual representa ventajas para iniciar un negocio, sobre todo, cuando buscan la expansión en el sureste del país.

Explicó que el formato de “negocio” es el más común entre las franquicias, pero también existen de distribución exclusiva; de producto y marca; individuales (que es la más común); múltiples; regionales y maestra internacional.

Acerca de si el contrato tiene vigencia limitada, dijo que por lo regular se establece conforme a la recuperación de la inversión total y al mismo tiempo para analizar si se cumplió con lo establecido. 

Reynaldo Montes señaló que a fin de compensar la asistencia técnica continua, a la que se obliga el franquiciador, y su esfuerzo en tiempo y dinero para posicionar la marca y concepto de negocio, en algunos casos se establece un pago por concepto de regalías.

“Aunque hay casos en los que no se requiere el pago de regalías, ya que se hacen otros acuerdos, como adquirir los productos con el franquiciador”, apuntó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios