19 de Noviembre de 2018

Yucatán

Las 'gaviotas' quieren también pepino de mar

Oleadas de mujeres llegan a los puertos aprovechando la bonanza que genera la captura del producto.

Las 'gaviotas' se acercan a la playa apenas pegan las lanchas de los pepineros. (SIPSE)
Las 'gaviotas' se acercan a la playa apenas pegan las lanchas de los pepineros. (SIPSE)
Compartir en Facebook Las 'gaviotas' quieren también pepino de marCompartir en Twiiter Las 'gaviotas' quieren también pepino de mar

SIPSE
DZILAM DE BRAVO, Yuc.- La bonanza económica que genera la pesca de pepino de mar atrae oleadas de gente a los puertos yucatecos autorizados en esta temporada.

A los cientos de pescadores que se dedican a esta actividad se suma un ejército de mujeres, conocidas como "gaviotas" y que se convierten en un apoyo para los hombres dedicados a la captura del nuevo "oro" yucateco.

Se les conoce como gaviotas porque llegan a la playa apenas ven que atracan las embarcaciones de los pepineros. Se acercan a ellos, los ayudan a lavar sus lanchas, o simplemente les dicen palabras bonitas, y a cambio obtienen algunos ejemplares de pepino de mar que venden en las empresas para obtener ingresos.

Las mujeres más guapas, jóvenes o las que más muestran son aquellas que reciben mayor ingreso a la hora de “gaviotear” entre los pepineros, con un ingreso que va desde los 300 hasta los mil pesos por día.

El puerto de Dzilam de Bravo es por ahora hogar de cerca de mil mujeres procedentes de diferentes municipios, como Dzilam González, Dzidzantún, Buctzotz, Temax, Celestún, Progreso, Sisal e incluso de Campeche.

Estas mujeres llegaron para buscar un empleo temporal en la temporada de pesca del equinodermo. Ellas ayudan a descargar el producto de las lanchas, así como sacar el agua y limpiar la embarcación, y como pago reciben cada una de ellas de cuatro a cinco pepinos que son recolectados en una nevera con hielo, y al juntar más de 10 kilos los llevan a vender a las empresas.

El producto es revisado, pesado y pagado al mismo valor que a los pescadores, es decir, 35 pesos por kilo. A este trabajo que realizan estas mujeres se le conoce como “gaviotear”, y ellas son conocidas como “gaviotas”.

Los pescadores aseguran que las mujeres son de gran ayuda, pues ellos no tienen tiempo de lavar y asear sus naves, pues llegan cansados o se dedican a preparar el producto.

Las más jóvenes, privilegiadas

Las que obtienen mayor ingreso son las jóvenes, que son las primeras en brincar a las lanchas para ganar lugar y poder obtener pepino de mar como pago. Las de mayor edad quedan rezagadas, aunque de todas maneras obtienen ganancia.

Las más atractivas sólo tienen que acercarse a las embarcaciones, le dicen uno que otro piropo al pescador y antes de retirarse piden como regalo algunos ejemplares de pepino de mar.

Otras mujeres se aproximan al pescador y con lenguaje atrevido sacan una propina: “Qué onda, cuate, ¿te vas a mochar conmigo para un chelita?”, “¿Y para mí sí va a haber pepino?”, “Regálame un billetito, ya sabes, para cuidar la figura”. De esta manera obtienen billetes de 50 ó 100 pesos.

Esta semana ha bajado un poco la pesca de pepino de mar, ya que varios pescadores regresaron a sus lugares de origen para llevar dinero, anticipándose a la llegada de frentes fríos que les generan inactividad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios