16 de Noviembre de 2018

Yucatán

Graban voces de fantasmas en oficina del Ayuntamiento de Mérida (V)

Para el investigador Jorge Moreno, este caso, relacionado con la muerte de su primo Sergio se convirtió en el más importante de su carrera.

En las grabaciones que se realizaron en la vieja casona, se escuchó una voz similar a la del primo fallecido. (Jorge Moreno/SIPSE)
En las grabaciones que se realizaron en la vieja casona, se escuchó una voz similar a la del primo fallecido. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Graban voces de <i>fantasmas</i> en oficina del Ayuntamiento de Mérida (V)Compartir en Twiiter Graban voces de <i>fantasmas</i> en oficina del Ayuntamiento de Mérida (V)

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Tras las manifestaciones paranormales que se dieron en su familia y confirmar que las voces que se escuchaban en las grabaciones que un vigilante hizo en su trabajo eran de su primo Sergio, Jorge Moreno comenzó a buscar la forma de entrar al inmueble donde murió su familiar, de un balazo en la cabeza.

Sin duda tenía que entrar a este sitio y descubrir que era lo que mi primo buscaba y por qué se había manifestado en las grabaciones de don Germán, el vigilante. Este se dio cuenta de lo impactante que era este caso para mí y de lo trascendente que era estar en el lugar de los hechos para avanzar en la investigación. Le agradezco enormemente que, una semana después, me permitiera entrar a este inmueble a riesgo de perder su trabajo, ya que recordemos, no me habían autorizado el permiso que había pedido.

Fue en un domingo de diciembre cuando me citó en la vieja casona para mostrarme el cuarto donde había grabado los videos y para hacer un recorrido por todo el inmueble. Durante toda la semana previa a la cita no podía pensar en otra cosa que no fuera este caso, saber que entraría 16 años después a este lugar a donde ya estaba familiarizado significaba mucho para mí, y más aún el enorme reto que era no sólo entrar, sino ayudar a mi primo Sergio, porque todo esto no se había dado por simple casualidad.

Cuando llegué, don Germán me recibió en la puerta principal (calle 65), la cual también era la puerta de acceso de los clientes a la dulcería; el primer cuarto estaba completamente vacío, pero al mirar nuevamente, como por arte de magia, de inmediato me vinieron a la mente escenas fugaces donde lo veía con los anaqueles llenos de dulces y los compradores caminando entre los pasillos, las empleadas tomando los pedidos y los bodegueros acomodando la mercancía de los clientes en cajas de cartón; percibí los aromas del Pulparindo, el chocolate Alpine White y hasta el peculiar sonido de las Tutsi Pop al ser frotadas y aplastadas con las palmas de las manos de los “secres” para que se acomodaran perfectamente en cada anaquel.

Hasta ese momento estaba 99% seguro de que la voz de esos videos y la manifestación que habían reportado los demás empleados correspondían a mi primo Sergio. ¿Saben cómo comprobé ese uno por ciento restante? Cuando le pedí a don Germán que me llevara al cuarto en donde lo habían grabado.

En el lugar de los hechos

Increíblemente, el cuarto en donde había grabado las psicofonías era el mismo donde años atrás había ocurrido la tragedia, e incluso el actual escritorio donde don Germán estaba sentado al momento de captarlas ¡estaba acomodado de la misma forma que el de aquel entonces!

En ese momento iniciamos un recorrido por todas las instalaciones del enorme inmueble. Acudimos -con cámaras de video en mano- a todas y a cada una de las bodegas, terrazas, oficinas, pasillos y plantas superiores. Fue curioso porque se supone que don Germán era mi guía y me iría explicando lo que había en ese lugar, pero en más de la mitad del recorrido el que llevó la voz cantante fui yo, pues me la pasaba explicándole lo que había en cada área hace más de 15 años, ya que recordaba muy bien cómo estaban dispuestas las bodegas, las zonas descarga, el área de contadores generales, el departamento de mayoreo, la zona de abarrotes, etc…

Luego de tres horas, di por terminada mi primera incursión a este lugar, recogí mi equipo y regresé a mi oficina para empezar a analizar el material recopilado. Mi primo quizás nos había acompañado en parte del recorrido, ya que las cintas por momentos se escuchaba la misma voz que don Germán había gradado días atrás.

Continuará...  

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios