17 de Diciembre de 2017

Yucatán

El Guardián del Periférico, un policía que lo ha visto todo

El oficial Jesús Iuit Chan lleva 15 años protegiendo la vía más peligrosa de la ciudad.

Jesús, como lo conocen en la central, se considera una persona más en la ciudad, pasa desapercibido, pero tiene la satisfacción de ayudar a las personas. (José Acosta/Milenio Novedades)
Jesús, como lo conocen en la central, se considera una persona más en la ciudad, pasa desapercibido, pero tiene la satisfacción de ayudar a las personas. (José Acosta/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook <i>El Guardián del Periférico</i>, un policía que lo ha visto todoCompartir en Twiiter <i>El Guardián del Periférico</i>, un policía que lo ha visto todo

MÉRIDA, Yuc.- En el Anillo Periférico con la Avenida 39, a la entrada de la vía que lleva al fraccionamiento Los Héroes, por la ventanilla del copiloto un rostro angustiado implora ayuda a la patrulla 6033 de la Secretaría de Seguridad Pública. Es una mujer que lleva en brazos a su hijo, un recién nacido que no se mueve ni da señales de vida.

El policía Jesús Iuit Chan reacciona inmediatamente, ni siquiera se toma el tiempo de avisar a la central de mando. Prende el vehículo y acelera en busca de salvar una vida. En un tiempo récord de cinco minutos llega al Hospital O’Horán, 25 kilómetros al otro extremo de la ciudad:

“Vi la desesperación de una madre. No lo pensé, en ese momento el bebé no respiraba, actué con urgencia y trasladé al menor desde la planta de refrescos, en donde me encontraba, hasta el hospital. No me importó arriesgar mi vida. Ya en el hospital, el bebé reaccionó y me sentí muy aliviado”, recuerda Jesús.

Ésta es sólo una de las cientos de anécdotas de un policía que ha pasado sus últimos 15 años en el Anillo Periférico de Mérida, una de las arterias más peligrosas y mortales de la ciudad.

Jesús conoce cada tramo de ese circuito de 50 kilómetros, sabe de memoria los cambios que ha tenido e incluso recuerda dónde se forman charcos cuando llueve.

Jesús Iuit Chan tiene 41 años de edad. Es robusto, de baja estatura, tez morena y voz pausada. Aguza la mirada y está siempre alerta en esta importante vía, en donde ha presenciado de todo: dolor, furia, angustia…

“¡Todo! Familias que se quedan sin un integrante, madres que pierden a sus hijos, niños que lloran por sus padres. Y es que ahora, con los autos modernos los jóvenes alcanzan cada vez más velocidades cercanas a los 200 kilómetros por hora o más”, aunque en el Periférico la velocidad máxima permitida es de 90 kilómetros por hora.

El valor de la vida

¿Es difícil su trabajo?

"Muy difícil. Sobre todo cuando nos enfrentamos a una escena en la que hay muertos. En esas situaciones mi prioridad son los niños, seres inocentes que pagan las consecuencias de las malas decisiones de sus padres. Es lamentable ver cómo quedan desprotegidos ante hechos de tránsito con desenlaces fatales"

"En ocasiones me pongo a pensar en esas familias que se han roto por la tragedia y cómo van a dejar a sus hijos, porque las personas, en un momento de borrachera o arranque de ira se ponen al volante sin pensar en las consecuencias que puede generar al combinar alcohol con alta velocidad".

El recorrido

¿Cuándo llegó a la policía?

"Fue un 21 de enero de 2003 cuando decidí empezar en esta carrera, como la mayoría de quienes pertenecemos a la Secretaría de Seguridad Pública, por servir a la comunidad"

Agrega que en el Anillo Periférico los segundos son críticos al ocurrir accidentes, pues se deben tomar decisiones rápidas: llegar lo más rápido posible, ver cuál es la situación, identificar a las personas lesionadas y pedir apoyo.

Don Jesús dice que en ocasiones le es difícil conciliar el descanso, pues incluso sueña con las situaciones de rescate... mientras duerme repite nombres completos e incluso pide ayuda. Es su esposa quien lo despierta para tranquilizarlo y ayudarlo a descansar un poco. A pesar de esto, el "Guardián del Periférico" sabe lo útil que es su trabajo para la sociedad.

"Admito que no puedo cambiar al mundo, pero cada vez que puedo trato de que la gente haga conciencia sobre las decisiones que toman al conducir un automóvil. Ante todo pienso en apoyar a las personas si tengo la oportunidad, por mínima que sea. Soy capaz de dar mi vida por los ciudadanos".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios