26 de Septiembre de 2018

Yucatán

Inicia en Peto el xóok k’íin (observación del Sol)

Las cabañuelas se realiza del uno al 31 de enero, donde algunos abuelos recurren al uso de la sal para saber en qué día absorbe más humedad.

Las cabañuelas reafirman sabiduría de los mayas. (Milenio Novedades)
Las cabañuelas reafirman sabiduría de los mayas. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Inicia en Peto el xóok k’íin (observación del Sol)Compartir en Twiiter Inicia en Peto el xóok k’íin (observación del Sol)

Milenio Novedades
PETO, Yuc.- Inició ayer en la Península de Yucatán la observación puntual del xóok k’íin o cabañuelas, práctica que aún se realiza por los más ancianos de las comunidades mayas.

La observación del xóok k’íin se realiza del uno al 31 de enero. Durante estos días, algunos abuelos recurren al uso de la sal para saber en qué día absorbe más humedad y eso los ayuda en la predicción del tiempo.

“Observar el xóok k’íin  nos da una idea de cómo se presentarán las lluvias o sequías, y con ello saber en qué tiempo realizar la quema de la milpa, las fechas de siembra y qué tipo de maíz a cultivar”, opinaron varios productores con respecto a las cabañuelas.

Al recordar los resultados del foro de análisis sobre el tema de las cabañuelas realizado el año pasado, en la radio XEPET “La Voz de los Mayas”, con el patrocinio del Programa de Riesgos de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la predicción se cumplió, fue un año de ja’jal xáax k’íin, meses que se presentaron lluvias con breves periodos de sequía. Concluyeron mayas sureños, con los datos obtenidos de sus observaciones en enero.

Para este ciclo agrícola, los resultados fueron contundentes, muchos no pudieron quemar sus milpas debido a que las lluvias se presentaron a tempranas fechas, mientras que otros, al no usar adecuadamente los tipos de semillas de maíz a cultivar, tampoco lograron sus cosechas.

Lo cierto es que existe mucha incredulidad sobre el tema; sin embargo, el hecho de hacer producir la milpa, significa el uso de múltiples conocimientos.

“Cuando tumbamos el monte, usamos las maderas, luego después de cultivarlas, los árboles se vuelven a regenerar. En dos años, es posible encontrar la palizada para ser usados para nuestras viviendas, y el resto de las maderas que le dan el soporte principal de la casa, sólo es posible encontrarlas en los montes más altos”, resaltaron.

Por tanto, para el manejo del monte requiere considerar el uso de los conocimientos ancestrales, además de los resultados actuales de las investigaciones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios