22 de Septiembre de 2018

Yucatán

El IVA volvió un lujo tener mascota

Con el aumento en el precio de las croquetas y algunos productos de limpieza de animales, algunas personas prefieren dar en adopción a sus animales.

Las mascotas son parte importante para muchas familias y también requieren una sana alimentación. (Luis Pérez/SIPSE)
Las mascotas son parte importante para muchas familias y también requieren una sana alimentación. (Luis Pérez/SIPSE)
Compartir en Facebook El IVA volvió <i>un lujo</i> tener mascotaCompartir en Twiiter El IVA volvió <i>un lujo</i> tener mascota

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Ante el aumento en el precio de las croquetas y alimentos para perros y gatos, los dueños de mascotas se encuentran, desde hace dos semanas, en la comparación de productos y costos, para no descuidar la sana alimentación de sus animales, que son como de la familia.

Albergues para animales desprotegidos y familias buscan alternativas para sortear el impacto del impuesto del IVA de 16 por ciento en alimentos para mascotas, el cual incide en la economía de la mayoría de los hogares meridanos, donde un integrante más de la familia es el perro o el gato.

El Albergue Franciscano del Animal Desprotegido (AFAD) ya recibió al menos tres llamadas de personas que refieren que darán en adopción a sus mascotas, ya que no los pueden mantener.

“La cifra puede parecer baja, pero son llamadas que nos han especificado que los traerán al albergue porque ya no pueden mantenerlos; es gente que dice que antes de dejar sin comer a su perro dos o tres días o darle de alimento dos o tres veces a la semana prefiere entregarlo y encontrarle otro hogar”, apuntó.

El director del Instituto Municipal de la Salud indicó que en Mérida se estima que hay cinco habitantes por cada perro y gato

La presidenta de la AFAD, Lidia Saleh Angulo, no descartó un aumento de inquilinos en ese albergue, ya que el alimento para mascotas no es tan económico y si la mascota tiene crías, cada vez es más difícil su manutención.

“El 16 por ciento del incremento del alimento para mascotas ya empezó a dar sus primeros golpes, que es gente que arroja a sus perros porque ya nos los puede mantener”, refirió.

Recordó que en 2013 acudió junto con representantes de otras asociaciones al Senado de la República para exponer que esta problemática se presentaría y no tomaron en cuenta su opinión.

“Este impuesto no sólo no ayuda, sino que incrementará una problemática de por sí ignorada durante años por las autoridades”, argumentó.

La familia González Ruiz indicó que tiene una perra grande, de raza bóxer, llamada Peyton, por lo que deben comprar alimento mínimo de cuatro kilos para una semana, el cual les costaba 98 pesos, pero ahora vale 138 pesos, dependiendo la marca.

En la primera quincena de enero esta familia tuvo que comprar alimento a granel, ya que de otra forma tendría que llevar a su mascota con alguien que lo pueda mantener.

“No pensamos que nos fuera a afectar tanto este incremento, pero fue sustancial, por lo que haremos un esfuerzo por alimentar a Peyton y no recurrir a algo tan triste como deshacernos de ella”, indicó Marisol Ruiz Contreras.

Por su parte, el director del Instituto Municipal de la Salud (IMS), Manuel Díaz Suárez, recordó que en Mérida se estima que hay cinco habitantes por cada perro y gato, mientras que en algunas ciudades hay cinco perros y gatos por cada habitante.

Vida callejera

Las autoridades sanitarias estiman que existe una población de 300 mil perros y gatos en Mérida, de los cuales un 35 por ciento, de 90 a cien mil, son callejeros.

No obstante, el hecho de que familias puedan comenzar a abandonar a sus perros puede repercutir en que esta cifra se incremente, por lo que es importante apuntalar acciones como la esterilización de mascotas.

En caso de que una persona ya no quiera a su mascota puede llamar a la perrera o a algún albergue para que recojan a los animales y no se queden deambulando por las calles.

Hasta hace unos meses el Centro de Control Canino y Felino de Mérida recibía cerca de 100 llamadas a la semana, de los cuales el 60 por ciento eran reportes (a la página de Ayuntatel, a los números telefónicos o dicho centro) que provenían de personas que por algún motivo se iban de viaje y no podían atender a sus mascotas.

Otro motivo para abandonar a los animales domésticos es el económico, ya que algunos carecen de dinero para llevarlo al veterinario o alimentarlo.

La manutención
  • En el Centro de Control Canino se promueve la adopción con el apoyo de diferentes asociaciones civiles, pero de no colocarse en una casa, el destino del animal es la muerte.
  • Las autoridades exhortan a la gente a ser más consciente y cuando pretendan adquirir una mascota piensen y valoren si pueden mantenerla.

Aumenta costo

Con el pretexto del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que se aplica a productos con algún insecticida o plaguicida, como parte del “gravamen verde” para cuidar el medio ambiente, estéticas veterinarias de la ciudad aumentaron el precio de sus servicios. En respuesta, los dueños de perros optaron por bañar a sus mascotas en vez de contratar a los profesionales.

La Asociación de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies de Yucatán (Amvepey) prevé un incremento gradual en el servicio de estética que brindan los socios en sus veterinarias en cuanto a los baños garrapaticidas o pulguicidas.

Esa agrupación sostiene que, al menos sus socios, no han incrementado los precios y buscan la forma de no afectar a los propietarios de mascotas y a sus establecimientos, por lo que analizan de qué manera realizarán modificaciones a sus servicios.

Los veterinarios argumentan que para mantener a las mascotas libres de pulgas o garrapatas los productos tienen un impuesto especial que va de un 3 al 3.5 por ciento, y conforme avanza el año, el deslizamiento de dicho gravamen puede llegar al 9 por ciento.

Los garrapaticidas se deben aplicar cada 14 días, que es el periodo de residualidad que tiene en el organismo, los cuales son más económicos, pero hay químicos de mayor duración, con periodos de 28 días que protegen contra pulgas y garrapatas, pero son más costosos.

El promedio de precios de productos que tienen un efecto menor va de los 90 a los 120 pesos un frasco de 40 mililitros, mientras que los que se aplican una vez al mes cuestan de 200 pesos en adelante en las mismas cantidades.

El costo del servicio de un veterinario varía contemplando que se puede realizar solo el baño garrapaticida, hasta una estética completa. 

Enfermedades costosas

El presidente de la Asociación de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies de Yucatán (Amvepey), Daniel Kantún Santamaría, indicó que las enfermedades alérgicas, urinarias y digestivas son las más frecuentes entre las mascotas.

Algunos animales domésticos requieren una alimentación especial, cuyo costo se ha elevado sustancialmente, ya que de procedencia son más caros que los productos comerciales, sólo se venden en veterinarias y generan el asombro de los propietarios, ya que hay mascotas que lo necesitan de por vida.

El especialista refirió que en el caso de los perros las enfermedades de la piel son un problema frecuente en razas atópicas, un factor predisponente son las alergias alimentarias, por lo que estos animales requieren de una dieta específica o de desafío para que controlen su enfermedad.

Otros males recurrentes en los perros, y por lo cual requieren una alimentación especial, son las gastrointestinales, las urinarias, digestivas y cardiacas, las cuales llevan un alimento especifico, que muchas veces tiene que ser de por vida.

Mientras que en los gatos es frecuente que se presenten infecciones en las vías urinarias y una forma de solventar ese problema es con dieta de prescripción, a veces de cuatro a seis meses, y muchas veces estas patologías son recurrentes, por lo que se vuelve a indicar el tratamiento alimenticio específico.

“La medida de gravar el alimento para mascotas fue un golpe para los propietarios, ya que por una parte se habla de los alimentos comerciales, pero por otro no se hace mención a las dietas específicas para los perros o gatos que tienen distintos trastornos metabólicos o enfermedades, que tienden a ser más caras que las normales”, destacó.

Kantún Santamaría mencionó que el alimento de prescripción más caro que existe en el mercado para perros es el denominado hipoalergénico para mascotas con problemas de la piel, cuyo precio para un saco de 20 kilos costaba mil 800 pesos y ahora es de hasta de dos mil 200 pesos.

Comida casera dañina
  • El dar de comer a los perros comida casera así como huesos, grasa y tortillas, a la larga les genera problemas digestivos, señalan especialistas.
  • El que los canes coman huesos genera que se solidifiquen las heces de esas mascotas, y como consecuencia, padecen de estreñimiento, explicaron médicos veterinarios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios