17 de Junio de 2018

Opinión

La Luna mentirosa

Seguramente, amiga o amigo lector, le ha sucedido que algunas noches, al mirar al cielo...

Compartir en Facebook La Luna mentirosaCompartir en Twiiter La Luna mentirosa

Seguramente, amiga o amigo lector, le ha sucedido que algunas noches, al mirar al cielo, nos embelesamos con la hermosura de la señora Luna, y más si en punto desde donde la observamos se aprecia a detalle su fase lunar, la vemos, cortada, completa, casi completa; es decir, la podemos disfrutar en sus diferentes fases. Ante esto seguramente nos hemos puesto a pensar si como yo la veo la ven igual del otro lado del mundo, si es cuarto menguante, ¿cómo la ven en otros puntos del planeta?. De eso compartiré en este Caleidoscopio.

Las fases de la Luna tienen un efecto sobre lo que pasa en la Tierra. Aparte de su influencia sobre la marea, los agricultores saben que la vitalidad de las plantas aumenta a medida que la luz lunar se intensifica  y que, por tanto, tienen más fuerza para luchar contra los parásitos y las enfermedades. En cambio, en Luna menguante tienen menos vitalidad, pero los colores, olores y sabores, así como las propiedades medicinales de las plantas, son más acentuados. Recordemos que la Luna es una esfera que tiene una cara siempre iluminada por el sol. A medida que gira alrededor de la Tierra, nosotros veremos un área mayor de la parte iluminada. La Luna nueva se produce cuando el satélite se encuentra en línea entre la Tierra y el Sol, y la llena cuando la Tierra se halla interpuesta entre la Luna y el Sol. El cuarto creciente y el cuarto menguante ocurren cuando la Luna y el Sol forman un ángulo de 90 grados de separación en el cielo.

Seguramente usted se ha preguntado si hay una diferencia de fase lunar entre el hemisferio norte y el hemisferio sur. Para responder debemos tener en cuenta que la diferencia entre los hemisferios se refiere solo a cómo se ve la Luna, no a la fase real. Es decir, cuando la Luna está creciendo, crece para todos, independientemente de desde dónde la observemos. Realmente la diferencia es relativa a la posición en que nos encontremos con referencia al Ecuador: por encima de esta línea imaginaria crece y se ilumina cada vez más hacia la izquierda; a partir de la Luna llena, la sombra también avanza hacia la izquierda. En cambio, para los habitantes sureños, se va iluminando o ensombreciendo hacia la derecha. Por esta razón podríamos llegar a pensar que la Luna nos miente, pues cuando la ves con forma de C no es creciente, sino decreciente o menguante. En consecuencia, como la Luna te miente, cuando parece una D no es decreciente o menguante, sino creciente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios