15 de Agosto de 2018

Opinión

La producción maya y el entorno natural

La silvicultura y la agricultura maya han cambiado de estrategias a lo largo de la...

Compartir en Facebook La producción maya y el entorno naturalCompartir en Twiiter La producción maya y el entorno natural

La silvicultura y la agricultura maya han cambiado de estrategias a lo largo de la historia y las variantes ecológicas del territorio, al grado de desarrollar un manejo múltiple de la vegetación que hoy está conformado por seis componentes: la milpa y otros sistemas agrícolas, el huerto familiar, las selvas secundarias, las selvas maduras, las selvas manejadas y los cuerpos de agua, en los cuales podemos ver estrategias diversificadas de producción, como la caza, la recolección, la extracción de leña, la apicultura y la meliponicultura en milpas y huertos familiares o en áreas bajo restauración de las selvas. Probablemente este manejo múltiple haya permitido a los mayas sobrevivir al colapso del Clásico Terminal.

Las estrategias de uso y manejo de los recusos vegetales y animales por los mayas son múltiples, diversificadas e integrales, aprovechando la alta heterogeneidad de paisajes y especies, con la finalidad de producir para el consumo familiar; si hay excedente, se hace intercambio en los mercados locales y regionales. Esta estrategia ha permitido que los mayas permanezcan por más de tres mil años en regiones geofísicas y climáticas aparentemente poco favorables. Los campesinos mayas siempre han visto a la vegetación como una fuente de recursos útiles, aunque algunos especialistas mencionan que desde el siglo XX, cuando las ideas eurocéntricas dominan y consideran a la vegetación como un ecosistema improductivo, se han deforestado cantidades impresionantes de la cobertura vegetal para el establecimiento de sistemas insostenibles y ecológicamente destructivos, como los monocultivos, plantaciones forestales monoespecíficas y la ganadería extensiva.

La adopción de sistemas de producción ineficientes y con alto costo ecológico en la península, principalmente en la región norte, ha llevado a investigadores a implementar nuevas estrategias para el manejo y la producción de las selvas viables en lo económico y lo ecológico. Para lograr este manejo ecológicamente sustentable, es necesario tener conocimiento de la biodiversidad, su aprovechamiento racional y las necesidades básicas de cualquier población humana, o regresar a las experiencias obtenidas por los mayas en miles de años en manejo de la vegetación.

Desde hace varias décadas se ha propuesto que la vegetación natural existente en los sitios arqueológicos tiene especies en su composición y estructura que nos pueden indicar acciones de selección y manejo en el pasado. En Uxmal y Chichén Itzá se muestrearon y no hay indicios de terrazas, milpas u otro sistema de producción en esos sitios; sin embargo es posible que la presencia de árboles útiles en complejos arquitectónicos y selvas indique que estas especies fueron utilizadas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios