17 de Diciembre de 2017

Yucatán

'Los patrones me trataban peor que a un animal'

MÉRIDA, Yuc.- Empleado que causa destrozos con una retroexcavadora expone historia de maltrato laboral detrás de su 'día de furia'.

Pascual González Olmedo habría ocasionado daños de un millón de pesos. (Francisco Puerto/SIPSE)
Pascual González Olmedo habría ocasionado daños de un millón de pesos. (Francisco Puerto/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Los patrones me trataban peor que a un animal'Compartir en Twiiter 'Los patrones me trataban peor que a un animal'

Francisco Puerto/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- "Hice lo que hice porque durante 13 años mis patrones me han maltratado verbal y económicamente, con insultos, gritos y amenazas, peor que un animal", se justificó el tabasqueño Pascual González Olmedo (a) "Forastero", quien con una retroexcavadora volcó dos vehículos, destrozó materiales pétreos y dañó el motor de la maquinaria.

Por tal motivo, ahora se encuentra a disposición del Juez Séptimo Penal, Jorge Andrés Vázquez Juan, por los delitos de robo de vehículo automotor y daño en propiedad ajena, denunciados por Alicia Damaris Córdova Moguel y Francisco José Ortega Cantón.

El acusado se abstuvo de declarar en el Ministerio Público.

Ayer mencionó que ya estaba harto del hostigamiento laboral que sufría, y agregó que cuando tenía cinco años trabajando en la empresa "Macedonia Maya Mármol, SA de CV", como operador de maquinaria pesada, Ortega Cantón intentó despedirlo, pero se calmó cuando le dijo que lo iba a demandar ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.

Se quejó de que lo hacían trabajar horas extra sin pago y que, incluso, tampoco lo dejaban descansar ni siquiera un día a la semana.

Expuso que el 30 de octubre pasado discutió con el administrador Francisco José.

Según dijo, una vez que volcó con la retroexcavadora una camioneta Nissan llena de material y la camioneta de transporte de personal, y ocasionó otros destrozos, pensaba entregarse a la Fiscalía General de Justicia del Estado. (Los otros daños incluyen cientos de metros de mármoles, cantera, etc. y destrozos en un portón).

Para huir y causar más daño a sus patrones, aceleró la máquina hasta hacer que su motor se quemara y esto propició que lo detuvieran en el Anillo Periférico, cerca del puente de Ciudad Caucel.

"Estaba completamente consciente de lo que hacía y por eso pensaba entregarme, nunca fue mi intención robar ningún vehículo", abundó.

De ahora en adelante, manifestó, estos patrones deberán pensarlo dos veces antes de maltratar al personal, porque muchos compañeros han sido despedidos sin ser liquidados.

Los daños podrían ser estimados en más de un millón de pesos, porque todavía se hacía el recuento de los mismos, los cuales tendrá que pagar Pascual para salir libre.

(Edición René Duperón)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios