20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Los seres malignos de la selva yucateca

Pululan en los despoblados y pueden asustar de muerte si uno hace caso a sus llamados.

Retrato hablado del maligno ser que se aparece en el monte. (Jorge Moreno/SIPSE)
Retrato hablado del maligno ser que se aparece en el monte. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Los seres malignos de la selva yucatecaCompartir en Twiiter Los seres malignos de la selva yucateca

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En esta ocasión hablaré de una antigua leyenda que ocurre en la selva de la Península yucateca. Según se cuenta, hace muchos años, unos hechiceros que eran muy malos fueron encantados por brujos blancos y enviados, en forma de espíritu, a varios montes para que ya no pudieran hacer sus maldades.

Se cuenta que ya no tienen ningún poder, pero, cuando pasa cerca de ellos alguna persona, lo pueden espantar, así que si uno no sabe esta leyenda, te pegan un buen susto y corres como loco por tu vida pensando que te puedes morir.

Muy pocos saben que si los ven en el monte lo que deben hacer es seguir su camino y no voltear a ver, ya que tienen como característica que empiezan a "pistear" (llamar) y chiflar con el objetivo de que uno los mire para dar miedo.

Este es el relato que una joven de Chicxulub Pueblo me mandó hace un tiempo con relación a estos seres del Mayab.

“Les voy a contar lo que una vez le pasó a mi papá y a sus hermanos en el monte, ya que era común que mis abuelos los mandaran a cortar leña, pues en ese tiempo no había estufas.

"Fueron, como les habían dicho, pero dice mi papá que en vez de apurarse y cortar la leña se pusieron a jugar y no se dieron cuenta que ya era tarde y su camino estaba lejos, entre Chicxulub Pueblo y Chicxulub Puerto, a la altura de un sitio conocido como Santa Cruz.

En busca de ayuda

"Debido a esto, decidieron ir a casa de una viejita que vivía por ahí y que era amiga de la familia, se llamaba doña Julia, y pensaron que como ella conocía bien el camino les podía ayudar a tomar un atajo y llegar pronto a su casa.

"Cuando llegaron con la señora y les explicaron el motivo de su atraso, ella se apiadó de ellos y decidió acompañarlos en el camino. En eso estaban cuando, poco tiempo después de estar caminando, uno de los hermanitos de mi papá se sintió cansado y lo cargaron en los hombros.

"En eso estaban, en el camino, platicando de diversas cosas, cuando de pronto escucharon claramente cómo les empezaron a chiflar y pistear, primero, sólo una vez, luego más seguido. Lógicamente, no cabía duda de ello porque todos los escucharon y sólo se miraban entre sí un poco temerosos.

"Aunque estaban acostumbrados, en el momento les dio miedo el hecho de que también empezaron a escuchar unas pisadas como de una persona. Se oía claramente cómo sonaba la hierba o crujía la hojarasca.

Y sale el desobediente

"Doña Julia, al ver su preocupación, les dijo que no miraran a ver atrás y que siguieran su camino. Se los dijo varias veces, que por ningún motivo lo hicieran, pero claro, como niños que eran, no faltó a quien le ganara la curiosidad, siendo el que estaba sobre los hombros de mi tío el que volteó para tratar de ver al autor de los llamados.

"Al ver doña Julia que la habían desobedecido les gritó de nuevo que le hicieran caso a lo que les dijo, pero en eso mi papá también tuvo la curiosidad y al virar a ver, casi le da un infarto del miedo que sintió al darse cuenta que detrás de él estaba un hombre de raza negra, alto, con los ojos rojos, como si tuvieran fuego, y de aspecto diabólico, dice que nunca lo va a olvidar y que gritó '¡Dios nos ampare, corran, corran!'

"Como mi papá era el mayor, tenía un machete, y al ver que el maligno ya estaba muy cerca de él, se volteó y le lanzó un machetazo, pero éste lo atravesó como si fuera de humo y, obviamente, no le hizo nada.

Corrieron como 50 metros todos como desesperados hasta que ya no pudieron más, pero, para su fortuna, al voltear a ver se dieron cuenta de que ya no los estaba persiguiendo.

"Doña Julia les dijo que ella estaba acostumbrada a ver ese tipo de cosas, sólo que a ella no le hacían nada ya que estaba “curada” (tenía un especie de trabajo realizado por un hechicero de magia banca para contrarrestar los ataques del ser maligno).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios