11 de Diciembre de 2017

Yucatán

Luchan por alimento tras largo tiempo sin comer

Tras ser trasladados a Animaya la manada de papiones comen desesperados y guardan la comida, ya que no saben si comerán otra vez.

Imagen de uno de los papiones que fueron rescatados de un predio en Xmatkuil. (facebook.com/ProfepaOficial)
Imagen de uno de los papiones que fueron rescatados de un predio en Xmatkuil. (facebook.com/ProfepaOficial)
Compartir en Facebook Luchan por alimento tras largo tiempo sin comerCompartir en Twiiter Luchan por alimento tras largo tiempo sin comer

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Todos tienen hambre, pegados a la reja del espacio en que han colocado las bandejas de comida esperan ansiosos el momento de su apertura, apenas esto ocurre, por jerarquía el macho se apodera de los dos platos, de los cuales selecciona la verdura que prefiere, mientras “regaña” a las hembras para que no se acerquen; las crías se las ingenian para “robarle” alimento.

Es poco más de mediodía, el delegado y subdelegados de la Profepa en Yucatán, acompañados del jefe del parque zoológico del Bicentenario Animaya, Iber Rodríguez Castillo, realizan un recorrido por la zona de cuarentena para verificar las condiciones del albergue temporal de los animales que fueron trasladados. 

Al Animaya fueron llevados 18 de los 20 rescatados, aunque una primate falleció horas antes a consecuencia de la grave desnutrición que padecía.

Al llegar a la jaula donde están los ejemplares adultos y crías de papiones rescatados del abandono de un circo, se observa que los más pequeños están en la parte superior de la jaula esperando, abajo junto a la puerta de acceso a la zona en que se coloca la comida el macho espera, y es el primero en entrar y apoderarse de los dos recipientes.

Prefiere el cilantro y trozos de verdura, calabaza según parece, y pelea con las hembras para que no se acerquen, aunque les deja comer un poco además de lo que cae fuera de su “territorio” durante la disputa.

Las tres crías no se le enfrentan, prefieren colarse detrás de su espalda o tomar algunos pedazos de verdura que han caído de los platos, ni terminan uno y como pueden se meten otro, mientras extienden sus manos buscando más.

Las autoridades municipales y federales observan cómo estos pequeños primates llenan sus bocas como pueden, guardan la comida y hasta parecen hamsters y no monos por lo que acumulan entre sus quijadas...un descuido más del líder y se llevan otro pedazo de zanahoria.

Su forma de comer está hasta cierto punto justificada, no solo es una cuestión de jerarquía, sino que pasaron varios días sin alimentos ni agua, y aunque ahora se les ha sumistrado poco a poco…en su comportamiento reflejan su ansia de alimentarse porque no saben cuándo tendrán de nuevo alimento.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios