22 de Septiembre de 2018

Yucatán

La mujer que siempre está mirando una estrella

A Margarita Díaz Rubio, Don Quijote la marcó y convirtió a la historia en su Sancho Panza.

Margarita Díaz Rubio, pese a que las letras las traía de familia, escribió su primer libro a los 50 años. (Milenio Novedades)
Margarita Díaz Rubio, pese a que las letras las traía de familia, escribió su primer libro a los 50 años. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook La mujer que siempre está mirando una estrellaCompartir en Twiiter La mujer que siempre está mirando una estrella

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Margarita Díaz Rubio, hija del poeta y escritor José Díaz Bolio y sobrina del historiador Ignacio Rubio Mañé, nació y creció rodeada de obras relacionadas con la historia, la poesía y las canciones de Yucatán.

De ahí que su trabajo con grupos de apostolado o en organizaciones femeninas de superación personal no le hayan impedido crear una institución como el Patronato Pro Historia Peninsular con el objetivo de preservar la memoria histórica de la península yucateca. 

A pesar de su vena literaria, rompió el silencio de sus letras hasta los 50 años cuando escribió su primer artículo dedicado a la pérdida de un ser querido, con el que se demostró que tenía la aptitud, aunque admite que le hubiera gustado haber comenzado a los 20 años. 

Ha realizado un intenso quehacer social y cultural en estrecha vinculación con las letras y los libros, acciones que han rendido frutos.

Margarita, en calidad de escritora, fue invitada a uno de los máximos encuentros de lectura de México: la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, donde presentará su libro “En tu camino”, que reúne su experiencia en el viaje a Jerusalén e Israel.

Además la editorial que dirige y fundó su padre “Área maya” es la única que representa a Yucatán en este importante convención.

La semana pasada fue invitada por la Secretaría de la Cultura y las Artes para ser la presidenta del jurado para otorgar la Medalla Yucatán, como acto de reconciliación a sabiendas que esa presea su padre la devolvió como acto de prostesta política, aunque no quiso abundar en el tema.

Proyecto de vida

En congruencia con su personalidad, Margarita concedió la entrevista en una de las piezas de Prohispen, rodeada de libros, sus amados Quijotes y en compañía de una de sus nietas.

“Más allá del tema cultural y de historia, mi proyecto de vida ha sido mi familia, mi prioridad desde siempre fue formar bien a mis hijos para que fueran hombres de bien hacia ellos mismos, que se valoren, sepan actuar bien en la vida y formen su propia familia hacia los valores trascendentales”, aclaró mirando a su nieta. 

Tesoros desde la cuna, herencia para su vida

“Tengo dos vertientes, tengo la de Ignacio Rubio Mañé, un gran historiador, mi tío y mi papá José Díaz Bolio poeta, yo tengo esa sangre, eso te marca; cuando naces con esos antecedentes queda plasmado en tu vida.

Luego me casé con un hombre, un empresario, y vi la lucha de cómo fue levantando una empresa; yo, codo a codo, apoyando, él laborando en la empresa y yo como esposa, ayudándolo con la familia. Estas dos vertientes son un privilegio, te hace entender las relaciones humanas, las cuestiones de la sociedad y vivir las etapas”, recordó.

Recorriendo su memoria reveló que al crecer sus hijos analizó cuál era su plan de vida después de haber cumplido con la formación y así se afianzó de la literatura y el trabajo del patronato.

“Estuve trabajando en el tema de superación personal, en Familia Formadora de la Fe, escribí, me dije 'yo puedo'. Lo de Prohispen me llegó como una bendición porque hace 17 años murió Rubio Mañé, hombre estudioso, recto en su familia, y los herederos de su acervo me dijeron:

'Margarita, a ti veo que te interesan esas cosas, anda ve que haces con ellos', me dieron el paquete, en ese momento anduve con el acervo a cuestas en la Ciudad de México, a ver quién lo aceptaba, nadie lo hizo porque no tenían lugar, mis hermanos y yo no sabíamos qué hacer con el acervo, sus escritos, su trabajo de investigación y me lo traje a Mérida, ahí empezó todo, al principio pensé ¡Que lío! pero ves como Dios te va poniendo en el camino y ahora digo que maravilla cómo pudo llegarme esto”.

Este primer esfuerzo para preservar la memoria primero de su tío, luego de su padre y ahora de historia de Yucatán, le dieron a su plan de vida nuevos elementos.

Visión de comunidad, a partir de la historia

Cuestionándose, por qué dedicar su vida a “papeles viejos”, pensó que la mejor forma de darle vida a la misión era vincularlo con la comunidad. De esta manera instituyó el premio a las empresas familiares que cumplen 100 años de antigüedad, las placas conmemorativas para identificar las casas donde vivieron yucatecos ilustres, cada una tiene una historia, porque se convence a las familias y los dueños actuales del predio.

Se abrieron cursos, se fundó el premio de poesía “José Díaz Bolio” y recientemente abrieron un espacio en el auditorio del centro cultural para los jóvenes del Escuela Superior de Artes de Yucatán, un espacio para compartir su arte.

Amor por la literatura

Margarita reveló que entre sus lecturas favoritas se encuentran “La montaña mágica”, de Tomás Mann, “Crimen y Castigo”, Fiodor Dostoievski, y “El Quijote”, de Miguel Cervantes de Saavedra, este último el motivo de su amplia colección de esculturas y piezas del hombre de la triste figura.

“Nadie lo quiere en la juventud, a los 40 lo puedes entender y a mi edad lo lees y lloras, es un libro después de la Biblia, es un libro formador para entender las edades. Me encanta el Quijote porque me identifico con él, siempre estoy mirando una estrella, pero yo no tengo un Sancho Panza para que me diga ¡pisa la tierra!, pero hay que mirar una estrella, para no vivir reptando en el suelo”.

Perfil
  • Margarita Díaz Rubio nació el 18 de junio de 1941
  • Es madre de cuatro hijos y abuela de 16 nietos
Reconocimientos por su trabajo social y cultural :
  • “Premio Sol” que otorga Anspac
  • Distinción del Club de Sembradores de la Amistad
  • Premio al Desarrollo Empresarial otorgado por la Ameyuc
Libros
  • En tu camino
  • Sentido de la Vida 
  • Una bebida Refrescante
  • Y vivieron en Mérida 
  • Dos privados, al nivel familiar
Proyectos:
  • Digitalización del acervo de Prohispen y aubirlo a una plataforma virtual para consulta.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios