20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Mi postura por la legalización de la mota

En todas sus modalidades la mariguana afecta la mente alterando las funciones normales del cerebro.

Existen estudios que señalan que un fumador de cinco cigarrillos de mariguana a la semana se expone a las sustancias cancerígenas tanto como un fumador de una cajetilla diaria de cigarrillos de tabaco: Sergio Grosjean. (Foto de contexto de Notimex)
Existen estudios que señalan que un fumador de cinco cigarrillos de mariguana a la semana se expone a las sustancias cancerígenas tanto como un fumador de una cajetilla diaria de cigarrillos de tabaco: Sergio Grosjean. (Foto de contexto de Notimex)
Compartir en Facebook Mi postura por la legalización de la motaCompartir en Twiiter Mi postura por la legalización de la mota

Sergio Grosjean/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Desde mi perspectiva, la legalización de la mariguana no solucionará ningún problema de los que actualmente existen relacionados de manera directa e indirecta con su consumo, y simplemente no me gustaría que alguno de mis hijos consumiera algo dañino como lo es sin duda esta yerba.

Gran parte de los defensores de los derechos de los consumidores argumentan que cada quien puede hacer con su cuerpo lo que les plazca; pero el problema es que las personas que se drogan no están en una cápsula en la que todo lo que se respira es paz y amor como lo vendieron las películas sesenteras, y prueba de ello es que  existen suficientes testimonios de gente que ha violado, asaltado e incluso asesinado por encontrarse bajo los efectos de la mariguana; y los amparadores de la mariguana dicen que el consumo de alcohol es detonante de más accidentes en comparación con los que consumen esa hierba, pero lo que no consideran es que existen muchísimo  menos consumidores de hierba si lo confrontamos con el alcohol, aunque no me explico cuál es la razón de realizar semejante comparativo, pero vale la pena saber que la mariguana dificulta precisamente las habilidades para conducir ya que se altera la visión en profundidad y se calculan mal las distancias, se distorsiona la percepción de las luces y de los sonidos, y se experimenta una sobrada confianza injustificada para tomar decisiones rápidas. Considero que  el uso de la mariguana solo se debe justificarse en casos terapéuticos. 

También, argumentan que el cigarro (tabaco) es dañino y se vende en las tiendas, pero lo que seguramente no saben es que existen estudios que señalan que un fumador de cinco cigarrillos de mariguana a la semana se expone a las sustancias cancerígenas tanto como un fumador de una cajetilla diaria de cigarrillos de tabaco, aunado a que contiene mayor cantidad de compuestos y en concentraciones muy altas.

Existen varios  términos que se utilizan para referirse a la mariguana: “mota”, “yerba”, “moy’, “pasto”, “churro”, “churrasco”, ”mari”, “queso”, “toque”, “quemar”, “las tres”. En todas sus modalidades la mariguana afecta la mente alterando las funciones normales del cerebro. Estas alteraciones son provocadas por el ingrediente activo químico que contiene la mariguana, llamado THC (delta- 9-tetrahidrocanabinol). Además, la planta de la mariguana contiene otras 400 sustancias químicas adicionales. Pero lo más importante es que si ya tenemos suficientes problemas con el alcohol y tabaco, para qué meterle más carne al asador legalizando esta droga. 

Por otro lado, los partidarios de la postura pro legalización del consumo de mariguana tienden a centrar su foco de atención y argumentos exclusivamente en aspectos relacionados con la oferta y demanda, por ejemplo: que la legalización es una opción para erradicar el narcotráfico y que el consumo no es una práctica de riesgo para la salud. Al respecto, creo que no están enterados que hace algunos años el ministro de Salud de los Países Bajos dejó en claro que la despenalización de la mariguana en ese país no produjo descenso del consumo, sino todo lo contrario, lo que refrenda la regla infalible en esta materia: a mayor disponibilidad, mayor consumo. 

Tampoco ha evitado que el consumidor de esta droga migre al abuso de la cocaína o la heroína. A pesar de lo que se creía cuando se legalizó, el narcotráfico no ha desaparecido, puesto que alrededor de los coffee shops se venden drogas ilegales, y estos expendios regulados por el gobierno han servido como puntos de atracción para el narcoturismo con todos sus problemas de salud y seguridad, por lo que su gobierno orienta ahora sus baterías hacia una política mucho más restrictiva en materia de drogas. A este respecto, es lógico pensar que si eso sucede en los Países Bajos donde no hay ni el 1% de la corrupción de México, imagínese lo que acá pasará.

Por otro lado, la mariguana es una droga ilegal  precisamente por los daños que provocan al individuo, a la familia y a la sociedad. Es una sustancia que puede provocar daños al organismo y mente desde la primera vez que se prueba. 

La mariguana es una droga psicoactiva porque provoca cambios en la psique o mente (razonamiento, juicio, memoria, etc.), y modifica la manera de pensar, sentir y actuar, llegando a presentarse reacciones peligrosas como psicosis (“locura”, en términos populares, o pérdida del contacto con la realidad) que amerita tratamiento médico de urgencia, siendo importante aclarar que ni los fumadores “expertos” están a salvo de esa posibilidad, sobre todo las llamadas  crisis de angustia severa, acompañada de paranoia o delirio de persecución.

Para mayor información y como referencias consultewww.conadic.salud.gob.mx o  www.drugabuse.gov (

Continuará…) mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios