25 de Septiembre de 2018

Yucatán

La Navidad representa un mensaje de esperanza

El Señor ha venido a nuestro encuentro y debemos abrirle las puertas de nuestro corazón, señala Monseñor José Rafael Palma Capetillo.

Monseñor José Rafael Palma Capetillo, obispo auxiliar de Xalapa, compartió con el auditorio de Salvemos Una Vida su mensaje navideño. (SIPSE)
Monseñor José Rafael Palma Capetillo, obispo auxiliar de Xalapa, compartió con el auditorio de Salvemos Una Vida su mensaje navideño. (SIPSE)
Compartir en Facebook La Navidad representa un mensaje de esperanzaCompartir en Twiiter La Navidad representa un mensaje de esperanza

MÉRIDA, Yuc.- Bajo la conducción de Esperanza Nieto y Jorge Barrera, el programa Salvemos una Vida, que se transmite por AMOR 100.1 FM de Grupo SIPSE, contó este viernes con la presencia de Monseñor José Rafael Palma Capetillo, obispo auxiliar de Xalapa, quien compartió con el auditorio su mensaje navideño.

“En vísperas de Navidad, la locura del regalo, la fiesta, el vestido, a quién vamos a visitar, nos invaden en estos días, pero hay algo más profundo en la Navidad, y precisamente Monseñor Palma nos va a hablar de esto”, comentó Esperanza Nieto al presentar al invitado.

Monseñor Rafael Palma dijo que la Navidad es una de las fiestas más hermosas e importantes que han marcado la historia de la humanidad.

“Todos contamos los años a partir del nacimiento de Jesucristo y, por lo tanto, debemos siempre celebrar la Navidad con el significado y la importancia que tiene. Qué bueno que se realizan preposadas y posadas, se comparten muchos eventos con los privados de la libertad, los enfermos y los niños, aunque otras personas sienten nostalgia por estar solas, pero no podemos olvidarnos el significado de la Navidad: El Señor ha venido a nuestro encuentro y debemos abrirle las puertas de nuestro corazón a este misterio de la redención”, detalló.

“Hay fiestas, la preocupación por la compra de regalos para los intercambios. Estas son costumbres hermosas porque con motivo de que Jesús nació damos un regalo, una felicitación, tarjeta o una nota. No es una fecha para despilfarrar dinero en exceso y tampoco caer en los excesos en comida y bebida porque se perdería el motivo dela celebración que es el encuentro con Jesús, que ha nacido para nuestra salvación”, expresó el obispo auxiliar de Xalapa.

El religioso dijo que el tiempo de Adviento “nos dispone para reconocer que cuando tenemos a Dios, todo tiene un sentido diferente, para tener más paciencia, para saber esperar y no dejarnos ganar por la angustia. No podemos ser víctimas del consumismo y de la moda. Es una época muy movida y muy iluminada, pero todo debe hacer referencia a la Luz de Cristo para que tenga un sentido profundo, lleno de la paz que trae su nacimiento”, apuntó.

Jorge Barrera dijo que la Navidad también es una oportunidad de reencontrarse con los familiares que incluso en ocasiones llegan de otras ciudades o países.

“El saber compartir, el sentido de familia que manejamos en México es amplio, porque nos sentimos familiarizados con padres, abuelos, tíos, primos o vecinos. Algunas personas que se puedan sentir solas porque no tienen mucha familia, deben recordar que Dios está con ellos. El misterio de la Virgen María y San José con el niño tiene un sentido hermoso. Todos podemos compartir con alguien alguna cosa”, expuso Monseñor Palma Capetillo.

“La Navidad es el mensaje de esperanza que se va a alimentando desde el tiempo de Adviento que estamos concluyendo. El Papa Benedicto XVI decía que el acto más grande de esperanza es la oración, porque aunque no tengamos con quien compartir, Dios nos escucha y eso nos llena de esperanza que es una virtud inspirada por Él. Confiamos en Dios porque cumple lo que promete. Nos prometió un Salvador y vino al mundo, y confiamos en que volverá”, mencionó.

“Hay que meditar en la paz que Cristo vino a traer al mundo. Sólo hay que tener voluntad”. 

Añadió que hay personas en cama, en sillas de ruedas o con otras limitaciones a las que Dios las tiene con vida porque ésta tiene un sentido nuevo. “Cada vez que abrimos los ojos tenemos la oportunidad de tener ese encuentro con Dios. Hay personas que viven tan aceleradamente que cuando se enferman o sufren algún accidente tienen ese tiempo para orar pero no lo aprovechan, al contrario, se quejan”, dijo.

“No es sólo quedarnos en el pasado, las amarguras de otros tiempos, sino mirar a Dios. San Agustín decía que la esperanza significaba una mirada a la eternidad porque desde ahora reconocemos al Dios Eterno presente entre nosotros”, expuso.

Destacó que el motivo de la Navidad es aprender a dirigirse a Jesús ante la figura del Niño Dios que inspira ternura, un niño recién nacido que es Dios hecho hombre.

Monseñor José Rafael recordó que en el anuncio del nacimiento de Jesús a los pastores se escucha de parte de los ángeles el “Gloria a Dios en el Cielo y Paz a los hombres de Buena Voluntad”, porque el mensaje de paz es para todos.

“El mismo Jesucristo nos aclara que la paz que él vino a traer es permanente, duradera, no se pierde porque es inspirada por Dios y es fruto del amor. Nuestro México y nuestro mundo necesitan constructores de paz, esto se logra estando en paz con la propia conciencia, con Dios y con el prójimo. El ambiente de familia siempre refuerza este sentido de paz. Siempre podemos encontrar motivos de unidad y concordia”, aseveró.

“A veces nos encontramos con personas que creen que viven en paz porque dicen que no se meten con nadie. Pero esa persona está vacía y puede estallar en cualquier momento. Entonces hay que meditar en la paz que Cristo vino a traer al mundo. El único requisito es buscar el bien, la rectitud, es decir tener buena voluntad”, expresó.

“En Mérida tenemos que trabajar por mantener el ambiente de paz en que vivimos. Esa cultura de respeto y denuncia del mal, corregir al que ha cometido un error. Nos damos cuenta que en otras ciudades hay asesinatos, secuestros, robos, etcétera, y sin embargo, siempre nos sentimos comprometidos a orar por la paz. Esa alabanza que está presentada en el día en que Jesús nació, en la noche de Navidad, glorifica a Dios”, indicó.

“Qué mejor tiempo que la Navidad para reconciliarnos con Dios, para perdonarnos unos a otros, ir al encuentro con el hermano y ser trabajadores de la paz que el mundo necesita”, aseveró.
“Cristo se hizo un ser humano como nosotros para enseñarnos un camino de amor, quiso nacer en un ambiente de familia. El Evangelio nos señala que Jesús pasó un largo tiempo en la Casa de Nazareth. ¡Qué gran lección de valor y amor por la familia nos dejó Jesús!”, mencionó.

“No debemos olvidar que todos tenemos algo que compartir con laS personas más necesitadas, eso es amor, eso es Navidad, y todos podemos hacer algo por los demás. Feliz Navidad para todos, que Dios nazca en sus corazones y los llene de paz”, finalizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios