13 de Diciembre de 2018

Yucatán

Nerio Torres se despide del FUTV

Luego de casi 40 años de estar preparando su retiro, dice adiós al sindicato más grande de taxistas de Yucatán.

Nerio Torres Ortiz durante su discurso de despedida en el FUTV. (Facebook)
Nerio Torres Ortiz durante su discurso de despedida en el FUTV. (Facebook)
Compartir en Facebook Nerio Torres se despide del FUTVCompartir en Twiiter Nerio Torres se despide del FUTV

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Luego de varios años de permanecer como secretario general del Frente Unico de Trabajadores del Volante (FUTV), en esta ocasión Nerio Torres Ortiz no se postulará para reelegirse para un nuevo periodo.

En un discurso que pronunció esta noche, el conocido dirigente de los taxistas anunció su retiro, el que dijo ha estado preparando desde hace 40 años.

"Ha llegado el momento para dedicarme a mi familia y a mi salud, pero quiero que sepan que no podré, ni queriendo, estar lejos de ustedes con quienes he compartido la mayor parte de mi vida", señaló Torres Ortiz, padre del secretario de Desarrollo Social de Yucatán, Nerio Torres Arcila.

A continuación, el texto íntegro del discurso que pronunció el dirigente sindical:

Querida Familia de nuestro Sindicato: 

Quiero aprovechar esta ocasión para informarles, como sin duda ya saben, algo que llevo preparando desde hace más de 40 años... mi retiro como Secretario General de nuestro querido Frente Único de Trabajadores del Volante.

Todos ustedes conocen el cuidado que tengo para no fastidiarlos con largos discursos, es por lo que después de haber preparado cuidadosamente mi intervención, intentaré que no sea muy larga... pero tengo que expresarles mis sentimientos este día.
 
Estas palabras son importantes para expresarles, en este día tan especial, mi gratitud a cada uno de ustedes con quienes he compartido más que solamente el trabajo. Momentos de alegría e incluso de dolor durante todos estos años.

No puedo negarles que me está invadiendo la emoción al verles ahora a todos reunidos aquí ante el Comité Ejecutivo, con todos los recuerdos comunes que compartimos.

Pero saben que, a pesar de la tristeza que produce cada gran cambio en la vida al hacernos tomar conciencia de que algo se termina y no volverá, llevo tiempo planeando esta dura despedida.

Familia y salud

Ha llegado el momento para dedicarme a mi familia y a mi salud, pero quiero que sepan que no podré, ni queriendo, estar lejos de ustedes con quienes he compartido la mayor parte de mi vida.

Pienso en estas amistades que han ido naciendo a lo largo de los años en el Volante y que seguirán después de que me vaya. Seguramente volveré a estar con ustedes como socio, escuchando como ustedes lo hacen ahora las Asambleas y oír nuevos cambios y beneficios para los Socios, Todos nosotros de alguna manera, estamos influyendo en los demás, positiva o negativamente. Yo tengo la enorme satisfacción de haber recibido de todos ustedes una influencia altamente positiva. A su lado he aprendido mucho, Mucho más de lo que imaginan e incluso, mucho más de lo que yo mismo puedo imaginar.

Quiere decir que, esté donde esté los llevaré siempre conmigo, formando parte de mí mismo, algo de cada uno de ustedes. Será una palabra, una frase, una idea, una postura, una imagen, una actitud, una voz, un chiste, un suceso... no sé lo que será, pero sí sé que jamás podré olvidar lo que todos nosotros hemos vivido en el Volante.

Concluimos hoy una larga vida compartida, que comenzó en julio de 1968 cuando el Volante tenía apenas 1,000 socios en todo el Estado. Eran tiempos difíciles para la convivencia interna y laboral. Estuvimos al frente de la organización hasta el 30 de junio de 1970 y regresamos tres años después a emprender una lucha diaria de depuración que, al día de hoy, 49 años después, nos permite proclamar a los cuatro vientos que tenemos un Sindicato ejemplar por su unidad, con 4,800 socios.

Aquel Frente Único de Trabajadores del Volante de 1968 padecía un cáncer interno aberrante, lastimoso, con socios que igual distribuían drogas que manejaban prostitutas, y en el que prevalecía la ley del más fuerte. Tuvimos que ir depurándolo y, gracias al apoyo del entonces gobernador don Luis Torres Mesías, logramos sacar de nuestras filas a unos 150 pelafustanes que impedían nuestro crecimiento y nuestra unidad.

En aquellos días no teníamos ni oficinas propias, ni seguridad, ni capital; nuestro patrimonio era una solar, el de la 54 donde trabajamos. Despachábamos en un cuarto rentado del edificio del ex Olimpo y con el apoyo material de todos los socios, que aportaron bloques, cemento y varillas comenzamos a levantar nuestro patrimonio.

Hoy podemos presumir que tenemos nuestras instalaciones de la calle 54 y tenemos, para envidia de muchos, este local social construido sobre dos hectáreas de superficie, con todos los servicios de esparcimiento: campos deportivos, piscina, capilla, salas de convivencia y un gran salón de convenciones a la altura del que más y me propuse construir un modesto salón que denominamos "Salón de Historia" y la idea Principal de esta obra, fue que los jóvenes conocieran a los que hicieron posibles este Sindicato. 

Nuestro haber fue en aumento conforme pasaban los años y, gracias a la unidad, al estricto manejo económico, a la honradez escrupulosa de cada peso y a la supervisión constante del comité de vigilancia y de todos los socios, podemos decir que somos un grupo de trabajadores vivo y con solidez: Que le han dado al Estado 4,000 fuentes de trabajo.

Mausoleos

Poseemos dos mausoleos para quienes se nos adelantan en el camino irrenunciable de la muerte, uno en el Cementerio General y otro en Jardines del Recuerdo. Tenemos otro local propio para Taxímetros, de 16 por 60 metros, que es donde opera la Central; los compañeros foráneos, además de ocho terminales en construcción. Hemos apoyado para tener en la ciudad de Mérida 16 terminales para brindar al Público un servicio más cómodo, existen 8 terrenos en proceso y 9 terminales en el interior del Estado. 

Nuestra flota de vehículos asciendo hoy a 2,800 unidades y nuestra organización está al día en el cumplimiento de la Ley del Transporte, pues ninguno de esos vehículos tiene más de diez años e antigüedad.

Y nuestro don más preciado es que hoy, gracias a nuestro amigo don Víctor Cervera Pacheco, desde 1984 los socios del Frente Único de Trabajadores del Volante somos poseedores de las concesiones que nos dan seguridad, tenemos, por decirlo de otra manera, el título de propiedad del que carecimos durante muchos años.

Todavía recuerdo los primeros años que compartimos en el Frente del Volante

Todavía recuerdo los primeros años que compartimos en el Volante. No puedo olvidar aquel entonces cuando, impotentes pues no teníamos forma de ayudarlos, veíamos a nuestros compañeros que tenían un accidente perderlo todo, tras aquellos siniestros se quedaban sin nada con las manos vacías, las más de las veces con deudas, y con una familia que mantener. El que chocaba tenía que pagar.

Así nació nuestro primer seguro contra accidentes. En principio fue un Autoaseguramiento que nos funcionó pero fue insuficiente. Entonces acudimos a una Aseguradora y para ayudar a los socios los deducibles los paga el Frente. Este ha sido, quizá, el mejor apoyo que hemos dado a nuestros compañeros y a la propia Sociedad, ya que nuestros usuarios están cubiertos con las pólizas de seguros contra todo riesgo. 

Con el paso del tiempo concebimos también una caja de préstamos con intereses bajos, que al día de hoy ha otorgado más 40 millones de préstamos entre los socios. Concesionarios y ayudantes de la Ciudad y del interior del Estado. Hoy tenemos 10 cajas de préstamos para los Socios propietarios y ayudantes. 

Cuando recibimos el Volante teníamos un fondo de defunción de $5,000, de los que se deducían todos los gastos de entierro y las viudas recibían tan sólo unos $3,000, cuando se lograba reunir el dinero para entregarle. Hoy el Frente cubre todos los gastos de entierro y entrega automáticamente la cantidad de $100,000 a las beneficiarios.

Tenemos además, gracias a la generosidad de todos los socios, un fondo de apoyo a la incapacidad para no dejar en el desamparo a nuestros compañeros que ya no puedan trabajar. Les entregamos una ayuda mensual de 750 pesos y, exentamos a la mayoría de ellos de cualquier pago sindical. Y sus derechos quedan salvaguardados. Además les entregamos 30,000 como fondo de retiro.

A través de los años hemos traducido en hechos el sentir de nuestros compañeros. Aprendimos que sobre nuestros derechos no existe derecho alguno. Así creamos una caja especial para nuestros operadores. Cuando alguno de los socios decide vender su concesión, nuestros operadores son primeros en derechos y si carecen de dinero para adquirir dicha concesión, que hoy en la jubilación de nuestros Asociados, el Fondo de esta caja les da prestado el dinero que necesiten, con un pequeñísimo interés de 0.75%, sobre saldos insolutos.

Así también, con la lección diaria que aprendemos de nuestras necesidades comunes, creamos el Fondo de Salud hasta por $50,000 que entregamos a nuestros socios que lo necesiten con cero por ciento de intereses.

Nuestro sentido social nos va enseñando que la hermandad y el compromiso comienzan en casa. Por eso ofrecemos también una beca de 500 pesos mensuales para hijos de los trabajadores que tienen mayor aprovechamiento escolar, y creamos nuestra propia Inmobiliaria para la adquisición de vehículos, con intereses de solamente el 1 por ciento, siempre sobre saldos insolutos, y cubrimos siempre el pago de las cuotas por las licencias de nuestros socios.

Las cuotas sindicales

Alguien se preguntará de dónde sale todo el dinero. El dinero es nuestro, sale de las cuotas mensuales de 250 pesos que pagamos todos. Podemos decir con la frente el alto que es un dinero celosamente administrado, que es un dinero manejado con capacidad y eficiencia, que es un dinero escrupulosamente vigilado y cuyos frutos saltan a la vista en todas las propiedades del Frente, que son de todos y cada uno de nosotros, porque
todos tenemos en nuestro poder, en forma individual, las acciones que nos corresponden y que nos hacen socios con igualdad de derechos y de obligaciones. Y desde luego también con la entrada de nuevos Socios a nuestro Sindicato. 

El Volante nunca se ha quedado estático. Ha tenido que luchar interna y externamente, y si ha salido adelante es porque hemos comprendido todas y cada una de las acciones que se hacen en nuestro favor. Por esos tenemos continuamente cursos de capacitación que son obligatorios, por eso nos practicamos continuamente exámenes antidoping y todos sabemos que el Frente es intolerante con estas pruebas y que nadie puede permanecer con nosotros si no cumple con este requisito.

No queremos taxistas al servicio del narcotráfico. Tenemos suficientes ejemplos de nuestros vecinos para conocer literalmente lo que sería del Volante si no somos cuidadosos y conscientes de la importancia de decirle no a la drogas. Hoy puedo decir con el mayor de mis orgullosos que dejo una organización limpia de drogas y de drogadictos. La mayor recompensa que he recibido en mi vida por el trabajo realizado, es cuando una madre de familia nos entrega a su hijo para algún servicio, cuando una joven a cualquier hora y el cualquier lugar puede abordar un taxi y, sin temor, obtener nuestro servicio.

¿Que tenemos errores? ¿Y quién no?, preguntó el conocido dirigente

¿Que tenemos errores? Y quién no? Mientras más crecemos y más hacemos más estamos expuestos a ellos, pero el balance es positivo y la sociedad yucateca nos acepta y nos avala. Por eso no podíamos quedarnos cruzados de brazos y en cuanto nos ha sido posible hemos participado con nuestros programas sociales.

Nuestras damas voluntarias, encabezadas por mi esposa Emma, y a quienes aprovecho este espacio para rendirles un reconocimiento y manifestarles mi sentida admiración y mi irrestricto agradecimiento, nuestras damas voluntarias han estado presentes no sólo en nuestros eventos sociales y religiosos, sino que han acudido a los lugares más remotos del Estado cuando la necesidad de la población las ha llamado.

Por ejemplo, las vimos recorrer hasta en horas de la madrugada diversos puertos de Yucatán afectados por huracanes e inundaciones, llevando comida, cobertores, láminas, maderas, despensas y otros apoyos. Las vimos participar con colectas y con donativos para la Cruz Roja Mexicana, y otras Instituciones como el CRIT.

Las mujeres

Desde luego, muchos de nuestros logros se deben precisamente a las mujeres. Cuando recibimos esta organización en 1968, el Volante era totalmente machista. Una vez que limpiamos el Frente de aquel grupo de pelafustanes y vándalos que se habían apoderado de ella, comenzamos a abrirles espacios a las mujeres y hoy podemos decir que las mujeres son una columna indispensable en el Frente: Hoy tenemos en nuestras filas a 400 mujeres, no solo socias sino también operadoras algunas de ellas, a quienes el sábado pasado les hicimos un homenaje por el día de la Madre. 

Como es de imaginar, no todo ha sido miel sobre hojuelas, no todo ha sido fácil. Entre los momentos más difíciles que nos ha tocado vivir, como ya hemos señalado, está la etapa en que tuvimos que limpiar el Frente de unos 150 pelafustanes, de rufianes e incluso dos o tres asesinos. 

Pasaron muchos años y hubo otros suceso desagradable que marcaría nuestras vidas y al que tuvimos que enfrentarnos con valentía y pensando siempre en el interés colectivo. Uno se dio con un gobernador priista y otro con un gobernador panista.

En una ocasión, siendo yo regidor, el gobernador Carlos Loret de Mola me pidió que renunciara para así desconocer al Ayuntamiento de Mérida y dejar en la calle a Wilberth Chi Góngora, quien sucedió a Víctor Cervera Pacheco como Presidente Municipal. No acepté. En respuesta, durante la siguiente elección aquí en el Volante, Loret de Mola se presentó y dijo a los socios, en mi presencia, que el gobierno del Estado necesitaba al frente del Volante a un amigo, no a un traidor como yo. No tuvo éxito.

El otro gobernador que atentó contra nuestros intereses fue el panista Patricio Patrón Laviada quien me dijo que tenía que tomar una decisión presionado por su partido, y así otorgó concesiones para la creación de nuevas organizaciones taxistas en el Estado. Eso, y el trato déspota que recibimos de su gabinete, me costó en lo personal dos parálisis faciales, pero del Frente solamente se salieron 15, que hicieron muy bien en irse. Las cinco cooperativas de taxistas creadas por Patricio Patrón se han multiplicado. Debido a sus problemas internos hoy suman 14.

Aquellas mis dos parálisis faciales eran gajes del oficio, oficio al que también debo, por la fuerza del Volante, las tres regidurías que ocupé, una de ellas incluso fui secretario del Ayuntamiento; en dos ocasiones fui diputado local, una vez diputado federal y una vez senador de la República.

Como en toda organización hemos vivido momentos buenos y momentos malos. Entre los mejores está el día en que don Víctor Cervera Pacheco nos otorgó las concesiones, fueron la certificación de nuestro trabajo. Ese día también nos otorgó 320 créditos para adquirir un número igual de vehículos para iniciar con las rutas colectivas, que también, por cierto, fueron una idea suya, que nosotros aceptamos.

Todo esto que hemos señalado son hechos incuestionables, que están ahí como testimonio. Sería una falsa modestia el no reconocer públicamente que estos últimos 40 años han rendido frutos, muy buenos frutos para todos quienes integramos esta organización. Pero sería injusto de mi parte, y de parte de todos nosotros, no reconocer que el trabajo realizado a través de las últimas cuatro décadas se debe en buena parte al buen desempeño y a la entregada desinteresada de muchísimos de nuestros compañeros que integraron el Comité junto conmigo por eso a todos ellos les agradezco su apoyo, su honestidad, su amistad, pero sobre todo su lealtad. A todos les reconozco su valiosa participación y quiero rendir un justo reconocimiento a nuestros compañeros: que se me adelantaron de quienes siempre obtuve el mayor de sus esfuerzos y una gran amistad que guardaré en lo más profundo de mi corazón. En este periodo Alfredo Perera Vadillo y recientemente Fernando Sauri Valdez.

Ha visto pasar 11 gobernadores

También es justo reconocer a nuestras a autoridades que al transcurrir de los años dejaron huella en el Volante por el apoyo que en su momento nos brindaron. En particular, y con especial afecto y admiración a don Víctor Cervera Pacheco, quien como gobernador nos otorgó cientos de créditos, pero principalmente nos dio seguridad y legitimó nuestro trabajo por medio de las concesiones de que hasta entonces carecíamos, nos dio, en otras palabras, nuestros títulos de propiedad.

También agradezco cumplidamente a los exgobernadores con quien me toca trabajar en éste largo periodo Sindical: Luis Torres Mesías, Carlos Loret de Mola, Francisco Luna Kan, Graciliano Alpuche Pinzón, Víctor Cervera Pacheco, Víctor Manzanilla Shaffer, Dulce María Sauri Riancho, Federico Granja Ricalde, Víctor Cervera Pacheco, Ivonne Ortega Pacheco y Rolando Zapata Bello.

Y si todos en el Frente nos hemos mantenido unidos y como una gran familia, mucho se debe a que juntos hemos encomendado nuestras acciones a Nuestra Señora de Guadalupe a cuyo templo acudimos año con año en peregrinación, el día 28 de diciembre y a que en los momentos principales de nuestra existencia hemos contado con el apoyo de nuestros amigos sacerdotes...... el señor Arzobispo monseñor Emilio Carlos Berlié Belaunzarán, el canónigo Francisco Montañés Jure, el presbítero Manuel Vargas Góngora, y el padre Fernando Díaz López, Joaquín Vázquez Ávila, Juan Chicmul Castro, Lorenzo Mex, entre otros. 

Momentos difíciles

No puedo decirles adiós sin antes agradecerles a todos y cada uno de ustedes su compañía y su irrestricto apoyo en los momentos más difíciles que vivimos en el Volante. No puedo dejar de reconocer que si pudimos mantenernos tantos años al frente fue, sin que quepa la menor duda, porque todos estuvimos juntos en esta tarea, porque depositaron siempre su confianza en mí, porque somos toda una gran familia.

Si alguien me preguntara qué hizo posible estos cuarenta y tantos años de trabajo ininterrumpido y de aciertos, podría yo responder con una sola palabra: Unidad. Esta ha sido la clave, la unidad, y nuestra lucha debe continuar por conservar esa unidad que garantizará seguramente nuestro futuro como organización.

Quién más que nosotros los padres podemos entender el sufrimiento que significa para nosotros mismos cuando tenemos que imponer algún correctivo a nuestros hijos, o cuando tenemos que imponerles alguna sanción para ayudarlos e inducirlos por el bueno camino. Así como en familia sufrimos más los padres, así en el Frente sufrimos cuando hubo que aplicar nuestros reglamentos, pero el resultado está aquí, manifiesto en nuestra grandeza, en el beneficio que siempre hemos obtenido los más de 4,000 socios.

Dejo aquí, y en este momento, lo más preciado de mi vida. Si algún socio se sintió afectado por nuestras decisiones, tenga la certeza de que siempre pusimos por delante el interés colectivo y esa colectividad nos incluye a todos, al mismo afectado. No es fácil sancionar a nadie, pero nunca nos tembló la mano cuando lo hicimos porque era nuestra responsabilidad.

Tuvimos a lo largo de los años nuestros oídos atentos a todos los socios, no solo para ayudarlos como miembros del Volante, sino como compañeros, como amigos, y agradezco a quienes nos dieron la oportunidad de conocer y tratar de cerca a sus familias, a quienes nos hicieron confidencias cuándo requerían de algún apoyo personal, y a quienes, cuando sentían que se les acababa el mundo porque lo habían perdido todo, a raíz de algún siniestro, por ejemplo, nos brindaron la oportunidad de ayudarlos.

Me voy con la frente en alto y las manos limpias. Pido a Dios que nos conserve unidos y que todos sigamos luchando día con día por un solo ideal, un solo compromiso: el bienestar de todos los socios del Frente Único de Trabajadores del Volante.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios