17 de Agosto de 2018

Yucatán

'Falsifican' huella de anciana para apoderarse de un terreno

La señora Justina C. P, invidente y analfabeta, perdió una 'parcela' ubicada en la comisaría de Cholul con valor de 6.5 mdp.

Al momento de que la mujer y su hijo decidieron vender sus tierras de Cholul, ante el Registro Público de la Propiedad y Comercio del Estado, el terreno ya no estaba a su nombre de la anciana, sino de otras personas. (Foto de contexto. Archivo/SIPSE)
Al momento de que la mujer y su hijo decidieron vender sus tierras de Cholul, ante el Registro Público de la Propiedad y Comercio del Estado, el terreno ya no estaba a su nombre de la anciana, sino de otras personas. (Foto de contexto. Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Falsifican' huella de anciana para apoderarse de un terrenoCompartir en Twiiter 'Falsifican' huella de anciana para apoderarse de un terreno

Francisco Puerto/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Una mujer de 92 años, invidente y analfabeta, fue despojada de un predio cuyo valor catastral es de 6.5 millones de pesos por Orlando José P. M.

El hombre está acusado de los delitos de falsificación de documentos en general, uso de documento falso y fraude, quien se declinó a declarar cómo fue que tenía un “poder irrevocable” de la anciana, supuestamente firmado ante notario.

El supuesto defraudador fue detenido en cumplimiento de una orden de aprehensión que otorgó la Juez Segundo Penal por la denuncia que interpuso la señora Justina C. P., que perdió una “parcela” de más de cinco hectáreas en Cholul.

Junto con el indiciado, que tendrá que pagar más de 6.5 millones de pesos para salir libre, están implicados los notarios públicos Luis S. C. y José Enrique G. L.

También figuran como coacusados Andrey Humberto P. R., Claudia G. de L., el estadunidense Roland Joel M. (este último amparado), el belga Itzak H. H. y Mercedes G. F..

Historia de fraude

En abril del 2011, la mujer y su hijo, junto con su abogado, decidieron vender las tierras que ésta tenía en Cholul, pues una persona estaba interesada en las mismas. 

Al llegar al Registro Público de la Propiedad y Comercio del Estado, se enteraron que el terreno no estaba a nombre de la anciana, sino de otras personas, pues según el documento ante la fe del notario Luis S. C., ella acudió y puso su huella digital en un supuesto poder.

Finalmente, se estableció que la huella estaba “corrida” (embarrada) y como la mujer insistía que no cedió nada y acudió ante dicho fedatario, se levantó la denuncia correspondiente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios