09 de Diciembre de 2018

Opinión

En la raya...

Pasé caminando y fue rápido. En la fila a un tipo que estaba delante de mí le hicieron dos preguntas y zaz que se lo levantan los oficiales de migración...

Compartir en Facebook En la raya...Compartir en Twiiter En la raya...

Pasé caminando y fue rápido. En la fila a un tipo que estaba delante de mí le hicieron dos preguntas y zaz que se lo levantan los oficiales de migración...

Más revisiones a mi maleta. Los chilitos habaneros corrían riesgo... pero la brincamos.... Al salir, en teoría del otro lado me esperaba un camión (ya había pagado mi boleto) que me llevaría a Los Ángeles... Nunca encontré el bendito camión....

Para entonces ya había hecho migas con un chiapaneco que iba a San Francisco a trabajar con un permiso temporal y pues con él me quedé. Luego fui al lugar donde supuestamente nos esperaba el transporte, donde, como yo, había más personas esperando y no llegaba nadie. El lugar era oscuro... se veían de un lado los clásicos semáforos y del otro el famoso puente para cruzar la frontera. El tiempo corría y mi compañero tenía un boleto bonito y hasta con hora de salida. Mi boleto, feo y dudoso, sin hora de salida.

Empecé a investigar, con el paisano chiapaneco a mi lado. Todo el mundo me mandaba a 3 cuadras, pero estaba lejos; con maleta y oscuro se me hacía eterno. Ya había pasado casi una hora y empecé a ver dónde comprar otro boleto. Sí había para Los Ángeles, pero me dejaba lejos de casa de mis tíos. No era opción.

Muchos malafachas que no inspiraban acercarse a preguntar. De casualidad escuché que hay urbans y pregunté el precio... un poco mas caro, pero dije: de una vez me voy. El que me daba los informes tenía un ojo blanco y voz raposa.

Daba miedo. Es Tijuana y lo que representa en la psique de una mujer. A la bendición: voy a la supuesta urban y resulta que es un cochecito de 5 pasajeros que llevaba a dos chicos más. Me despedí de mi amigo, ya casi hermano, chiapaneco. Nos tomó una foto a mí y al auto por si las moscas. Registró mi teléfono y luego me marcó. Sólo Dios me cuidaba. Iba con tres varones: el chofer y dos chamacos de no más de 22 años. Gracias a Dios negocié con el chofer y por 5 dólares más me dejó en la puerta de la casa de mis tíos.

¡A los 5 minutos ya reíamos a carcajadas de la odisea!

Conclusiones: 1) No lo volvería hacer de noche si tuviera maleta (sólo con mi mochila sí). 2) Hubiera estado más padre de día. 3) Creo que me robaron 25 dólares.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios