24 de Septiembre de 2018

Opinión

Congreso del Estado, Decimoquinta Legislatura, primeros meses… ¡reprobados!

Iniciando enero de 2017 asomó el cumplimiento de los primeros 100 días del gobierno de Carlos Joaquín González...

Compartir en Facebook Congreso del Estado, Decimoquinta Legislatura, primeros meses… ¡reprobados!Compartir en Twiiter Congreso del Estado, Decimoquinta Legislatura, primeros meses… ¡reprobados!

Iniciando enero de 2017 asomó el cumplimiento de los primeros 100 días del gobierno de Carlos Joaquín González, son también los primeros meses en los que las nuevas estructuras de poder, ejecutivo, legislativo y judicial, han buscado afanosamente mostrar musculo ante la sociedad tratando de dar muestra de capacidad y rumbo… Veamos pues.

En ese afán de mostrar trabajo, innovación y cambio los diputados de la decimoquinta legislatura  resultan reprobados y repudiados, no han dado muestra de ninguna capacidad a favor de la sociedad quintanarroense y si, de dispendio e inutilidad, incluyendo a todas las fracciones parlamentarias y las comisiones de trabajo en las que están conformados.

En particular Eduardo Martínez Arcila, presidente de la gran comisión se lleva la principal parte de ese  descrédito por conducir una legislatura floja, extraviada e improductiva, dedicada al gatopardismo, hacer como que hacen y  al final no hacer nada; pasa el tiempo por el Congreso y no hay aun la presentación de una Agenda que nos señale la ruta legislativa por la que transitará Quintana Roo.

La Agenda Legislativa es la proyección legal que da certidumbre al estado, es muy grave que no se haya presentado aún, ni siquiera se sabe si están trabajando en ella y al parecer ni a los 6 del PAN, 3 del PRD, 6 del PRI, 5 del PVEM, 1 del PANAL, 2 de Morena, 1 del PES y a al seudo independiente, les importa un ápice.

Hasta ahora el Congreso es parcialmente funcional lo mismo aprueba lo correspondiente al funcionamiento del ejecutivo y organismos, ley de ingreso y egresos, presupuesto, entre pocas, más una revisión pública televisada a algunas dependencias que no ha llevado a nada, sólo a la exhibición de que van a ir con todo contra los excesos, pero no van contra nada, ni siquiera han solicitado al órgano revisor del Congreso alguna auditoría específica. La Auditoría Superior del Estado no ha sido instruida por los diputados para iniciar alguna revisión de la cuenta pública del sexenio anterior.

Hay otros aspectos que causan repudio en contra de estos anodinos diputados de la XV Legislatura. En días pasados dieron muestra de su voracidad con el presupuesto, en pleno Gasolinazo pretendían aumentar los 20 mil pesos mensuales en vales de gasolina que ya reciben, de no ser por la presión y cuestionamiento en redes sociales lo habrían logrado, aun así ese bono que conservaron de 20 mil mensuales para gasolina es desproporcionado, sus prestaciones y sueldos insultantes no van acorde a su productividad.

Ni los diputados Priístas, Verde ecologistas, ni Morenos, u otros que siendo oposición deberían ser protagonistas de una intensa actividad legislativa muestran interés en mover los hilos de la productividad en el Congreso, pareciera ser que a nadie le interesa ir más allá de las actuales leyes, no hay impulso innovador, no se promueven leyes de vanguardia en un estado que necesita y demanda que su vida jurídica sea ejemplo de modernidad y congruencia. 

Pareciera que la XV Legislatura se detuvo en el tiempo de la comodidad de la quincena asegurada, del bono de gasolina y el aire acondicionado, total la vista de la bahía de Chetumal es tan apacible que termina durmiendo a todos, y ¿para qué? impulsar reformas y establecer posicionamientos si el status quo que promueve el cambio los atiende bien.

Así va el Congreso del Estado, entre inercias y eventos de ornato; entre comodidades presupuestales y prestaciones inmerecidas, así seguirá su rumbo, convirtiéndose cada día más en lo que atacó y condenó de la legislatura pasada, un poder a modo e incondicional, entregado, sin capacidades personales e institucionales. 

La disfuncionalidad los atrapa en la idea de que son parte del cambio que solo queda en el discurso, perdiendo la oportunidad histórica de ser parte real y activa de la transformación que Quintana Roo seguirá esperando.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios