22 de Septiembre de 2018

Opinión

La exploración del Juego de Pelota de Uxmal

En el año de 1948 el arqueólogo Alberto Ruz realiza la exploración del Juego de Pelota...

Compartir en Facebook La exploración del Juego de Pelota de UxmalCompartir en Twiiter La exploración del Juego de Pelota de Uxmal

En el año de 1948 el arqueólogo Alberto Ruz realiza la exploración del Juego de Pelota de Uxmal y menciona de John Stephens brevemente describe los edificios dispuestos de forma paralela, también da cuenta de los anillos fragmentados con la espiga empotrada en las fachadas de cada uno. Asimismo relata que practicó excavaciones en los cuerpos con el propósito de encontrar entradas, pero al no hallarlas en esas construcciones concluye que fueron hechos para empotrar los anillos para realizar algunos juegos públicos.

Posterior a la visita de Stephens, Eduard Seler y Frans Blom visitaron Uxmal, pero no detallan gran cosa del Juego de Pelota; sin embargo, Sylvanus Morley dio a conocer los anillos que se encontraban aún en su lugar y se dio a la tarea de excavar el derrumbe que estaba en la superficie de las banquetas del Juego de Pelota con el objetivo de recuperar los otros fragmentos de los anillos que estaban empotrados, pero solamente cumplió de manera parcial, ya que nada más recuperó algunas partes sin llegar a completar los anillos.

Alberto Ruz comenta que desde 1947 ya tenía la intención de explorar el Juego de Pelota, pero no lo había hecho porque Sylvanus Morley había anunciado que pretendía lo mismo; un año después Morley desiste y le comunica a Alberto Ruz que podía explorar el Juego de Pelota, éste solicito autorización de la Dirección de Monumentos Prehispánicos para desarrollar el proyecto de exploración y restauración.  

El presupuesto destinado a cumplir el proyecto fue de $1,500, originalmente destinados para las actividades y los planes de José Erosa Peniche, quien, en ese entonces, tenía el cargo de jefe de la Oficina de Monumentos de Yucatán. Los $1,500 se invirtieron en los salarios de seis peones, un albañil y su ayudante. Se emplearon $300 para la compra de los materiales de construcción como cal y sahcab. Un escritorio, dibujo, fotografías y otros gastos menores se cubrieron con una partida adicional de $500. Con los recursos antes señalados se realizaron las labores de exploración y restauración del 29 de mayo al 17 de julio de 1948.

Varias de aquellas intervenciones que no concluyeron por falta de presupuesto, 25 años después pudieron terminarse y hoy día continuamos dando seguimiento a estas labores.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios