15 de Noviembre de 2018

Opinión

Lo mejor de la tarde en la Plaza Mérida fue el lleno en los tendidos

Joselito Adame nos dio la tarde que nos debía y resultó el gran triunfador al cortar las dos orejas de su primero y otra más al que cerró plaza.

Compartir en Facebook Lo mejor de la tarde en la Plaza Mérida fue el lleno en los tendidosCompartir en Twiiter Lo mejor de la tarde en la Plaza Mérida fue el lleno en los tendidos

Qué tal amigos, instalados en nuestro burladero de sol, hablemos de toros. Comentaremos algo de lo ocurrido el día domingo en la plaza de toros Mérida.

Los mejor y más relevante, fue el lleno en los tendidos, que bonito es ver una plaza de toros llena, ojalá y sucediera más seguido para bien de la fiesta.

Toros de dos ganaderías, justos de presencia, cornicortos y rajados al final de su lidia, los de rejones se dolieron en el único rejón de castigo, escupiéndose de las suertes y buscando su querencia.

De los de a pie, tres empujaron con fuerza a los montados, siendo los picadores ovacionados y uno Mauro Prado, con salida al tercio. Es de lamentar la poca presencia de los astados corridos la tarde del domingo, luego de haber visto los de Mimiahuapan y Begoña en la corrida anterior.

La gente la llevó el Navarro y el de Aguascalientes se llevó las orejas y el triunfo en grande, así es esto.

Joselito Adame nos dio la tarde que nos debía y resultó el gran triunfador al cortar las dos orejas de su primero y otra más al que cerró plaza, luego de fuerte bronca a la autoridad que tardó en conceder.
Pablo Hermoso de Mendoza, una muy buena labor en su primero que puso la plaza de cabeza, lástima que lo pinchó antes de lograr una entera, algo trasera,  pero bien pudo haber cortado una oreja, la autoridad, se la negó.

Spínola derrochó voluntad y ganas, bien en banderillas a su segundo, otra vez será.

Hubo aficionados que una vez terminada la labor del rejoneados Hermoso de Mendoza a su segundo, abandonó la plaza, cuando todavía faltaban por lidiar dos toros.

Al público aficionado hay que decirle y es labor de nosotros los medios que la primera oreja se otorga a petición popular y que se hace agitando un pañuelo, pero a decir verdad, el reglamento vigente en su artículo 77 inciso l dice: se otorgará la primera oreja cuando tras de una labor sobresaliente del espada una notoria mayoría de espectadores así lo solicite o lo determine el juez.

Durante la lidia de a pie, se notaba la falta de un sobresaliente, sobre todo a la hora de llevar al toro al caballo y durante el segundo tercio, siendo un mano a mano es indispensable y necesaria  la comparecencia de uno, estaba el novillero Angel Lizama, torero de la casa, pero me dijo que venía solamente con el rejoneador y no se le permitía salir.

Nos enteramos que nuestro buen amigo y juez de la monumental Avilés de Motul, sufrió una caída con lesiones severas en una rodilla, que le dificultan el caminar, pero también nos enteramos que eso no  será obstáculo para asistir a sus obligaciones como autoridad, enhorabuena Ariel y a reponerse.
Por una fiesta de toros y solo toros.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios