17 de Noviembre de 2018

Opinión

De políticas culturales y ejercicio ciudadano (II)

El Poder de la Pluma.

Compartir en Facebook De políticas culturales y ejercicio ciudadano (II)Compartir en Twiiter De políticas culturales y ejercicio ciudadano (II)

En estos días la rumorología yucateca -que no chisme- está a todo lo que da. Según Cass R. Sunstein, quien fue asesor en materia de información de Barack Obama, en su libro “Rumorología” (Debate, 2010), la diferencia es que el rumor surge entre individuos con intereses similares como una forma de especulación sobre temas determinados y reales, mientras que sus primos cercanos, el chisme y la difamación, por lo general parten de una base ficticia y malintencionada.

En lo que la comunidad artística prosigue con su sano ejercicio ciudadano, ahora me propongo comentar acerca de los posibles candidatos que suenan para encabezar tanto la Sedeculta como la Dirección de Cultura, a nivel estatal y municipal, respectivamente (y de forma indistinta). Si bien hay varios nombres que se barajan, abordaré los que a mi juicio son los más probables. Aquí el primero:

Irving Berlín Villafaña es poeta, antropólogo y doctor en Ciencias de la Información con posgrado en comunicación política por la Universidad Internacional de Andalucía, España. Premio Nacional de Poesía Mérida (2011) y Rosario Castellanos (Uady, 2010). Fue director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida de 2012 a 2016, cuando se achacó su salida a un desafortunado comentario emitido en redes sociales.

Existe consenso en que este cambio fue uno de los graves errores del entonces alcalde Mauricio Vila, pues cortó de tajo el buen trabajo que venía haciendo en la institución por motivos políticos y no tanto por la presión popular, ya que Berlín fue el autor intelectual de programas como Mérida Fest, La Noche Blanca, los Fondos Municipales y la adscripción a la Agenda 21. Otros de sus logros fueron la creación del Centro Municipal de Danza, el Diplomado en gestión y marketing cultural, foros y talleres para la profesionalización de los artistas.

Sin embargo, no toda su gestión fue exitosa, pues también tuvo iniciativas que fracasaron, como el Fondo de Apoyo a la Producción Editorial, que desapareció los libros impresos en aras de su difusión digital y cuyos resultados, al igual que la fallida Plataforma 01 en la cual se invirtió medio millón de pesos, fueron casi nulos. Con todo, lo más rescatable de su gestión fue tener un plan de trabajo y procesos definidos, así como la integración del sincretismo cultural al incluir la gastronomía, la arquitectura y la moda como representaciones identitarias. Su salida nos dejó dos años de una administración gris por parte de su sucesor. Pero, ¿quiénes son las otras alternativas viables…?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios