22 de Septiembre de 2018

Opinión

Seguro Popular

Con la modificación que tuvo la Ley General de Salud en el 2003, que dio lugar al Sistema de Protección Social en Salud...

Compartir en Facebook Seguro PopularCompartir en Twiiter Seguro Popular

Con la modificación que tuvo la Ley General de Salud en el 2003, que dio lugar al Sistema de Protección Social en Salud, se logró garantizar el derecho constitucional de la protección de la salud de los mexicanos. Dicho sistema sirve, desde ese entonces, como instrumento para financiar la atención de la población que carece de una relación laboral con un patrón y que había estado excluida de instituciones de seguridad social como el IMSS o ISSSTE. La universalidad de la seguridad social en materia de salud ya está en papel, y buena parte de los beneficios que se pretendieron con esta modificación, siguen en papel, pues generalmente de lo que más carece el sistema de salud a nivel nacional es de recursos para funcionar y ofrecer toda la gama de servicios del catálogo.

Si bien es cierto que con la creación del Sistema de Protección Social en Salud se atiende a personas que no son derechohabientes de las instituciones de salud conocidas, y financiado principalmente con recursos públicos federales y estatales, aún existen deficiencias enormes, pues existe un gran rezago de pacientes que no son atendidos debidamente, principalmente aquellos provenientes de áreas rurales debido a inconvenientes como la falta de transportación y/o gastos de traslado.

Existe un catálogo de servicios esenciales de salud que incluye, sin costo adicional, exámenes de laboratorio y gabinete, así como medicamentos asociados a los tratamientos. Estos servicios son una combinación de intervenciones de diferentes tipos escogidos en forma prioritaria según criterios: preventivo, diagnóstico, terapéutico, paliativo y de rehabilitación. Los criterios mencionados contemplan la seguridad, costo, eficiencia, aceptación social, normas éticas, etc.

El Catálogo Universal de Servicios de Salud del 2012 es un documento de referencia que los prestadores de servicios deben otorgar en forma puntual, documentada y con estándares de calidad óptimos, trato respetuoso y que contienen la oferta de servicios a los que el derechohabiente podrá tener acceso.

Las intervenciones o servicios están clasificados en seis grupos que abarcan, primero, Salud Pública,  donde se incluyen las vacunaciones y acciones preventivas, incluidas 27 intervenciones durante la línea de vida; Atención Ambulatoria, con consultas de medicina general y familiar y la de especialidad;  Odontológica, que considera siete intervenciones que garantizan la óptima salud bucal; Atención en Urgencias, con 25 intervenciones donde se requiere atención inmediata, ya que ponen en peligro la vida; Atención en Hospitalización, incluidas 29 intervenciones concentrando las patológicas que requieren estancia hospitalaria; Acciones de Cirugía General, donde se incluyen 66 intervenciones para atender problemas agudos como crónicos, ginecológicas, obstétricas, ortopédicas, etc.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios