17 de Julio de 2018

Yucatán

Alertan por zoocidio en Centenario de Mérida

Necropsias revelan un incorrecto manejo de la fauna en cautiverio en ese centro recreativo; Profepa no ha dado respuesta.

Se investiga la causa de muerte de varios animales en el Parque Centenario de Mérida, entre ellos la de monos capuchinos como el de la foto. (Milenio Novedades)
Se investiga la causa de muerte de varios animales en el Parque Centenario de Mérida, entre ellos la de monos capuchinos como el de la foto. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Alertan por zoocidio en Centenario de MéridaCompartir en Twiiter Alertan por zoocidio en Centenario de Mérida

Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- De las 47 muertes oficiales que se reportaron durante el 2015 en el parque zoológico del Centenario, las necropsias de 24 por de ellas (el 51% de los casos), evidencian situaciones que ponen en duda la experiencia y conocimiento del manejo de la fauna en cautiverio en el principal centro recreativo de la capital yucateca.

El director general de Movimiento Animalista Ciudadano de Yucatán, A. C. (MAC), Ernesto Maurin Guerrero, aseguró que están en riesgo  los  ejemplares silvestres de ese zoológico y que ya presentó una denuncia ante la Profepa, el pasado 30 de marzo, la cual complementaron con el análisis del expediente obtenido de la UMAIP el 3 de mayo. También reportaron el caso ante el alcalde de Mérida, Mauricio Vila Dosal, el 25 de mayo pasado.

Acusa de las anomalías al Responsable Técnico del Parque Zoológico Centenario, Odeisi Mora Camacho, “quien pudiera estar causando un zoocidio” y advierte que si no se toman las medidas necesarias, “seguirán los actos de omisión y negligencia que ponen en riesgo la vida de los animales que tiene bajo su responsabilidad”.  

Tienen reportes de que ya murió una cebra bebé por falta de atención, un tigre blanco que fue decomisado, una tigresa por una infección bacteriana del útero, que no se atendió adecuadamente en el Parque Zoológico Centenario y tuvo que ser diagnosticada y operada por Médicos Veterinarios de la UADY, posible negligencia; un venado cola blanca por sobreanestesia en el corte de su cornamenta, un mono Guanaco por “shock calórico”, cuando es una especie resistente a esa condiciones.

En entrevista con MILENIO NOVEDADES, indicó que esos son los reportes de 2015 en los que oficialmente se elaboró un acta por la muerte de esas especies, pero hay situaciones que resultan difícil de creer en la propia explicación de la muerte de algunos de esos animales, como las costillas fracturadas de los monos que supuestamente fueron a causa de una caída, de una serpiente que murió por septicemia, un cocodrilo que falleció de muerte natural después de una pelea.

Indicó que en la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente les dijeron que están analizando el caso, pero ya llevan más de un mes y no les han dado ninguna respuesta, consideran que esta dependencia federal está en una situación complicada, porque son la entidad que realiza los decomisos y envía la mayoría de los animales ahí.

Especificaciones

Anomalías en los reportes de las necropsias por las causas de muerte:

1.- Boa (Boa Constrictor Imperator). Acta de Baja No. 13/15. Fecha de muerte 30/Abril/2015. Se reporta a la necropsia como “muerte por septicemia”, es decir, infección bacteriana generalizada en la sangre, órganos y tejidos. En la historia clínica se detallan signos de cambio de color de mucosas orales (enrojecimiento), palidez de escamas de la piel abdominal y lateral, así como necrosis del dorso de la cola. El tratamiento suministrado fue anestesia con Xylacina y Lidocaína, que son fármacos no adecuados para anestesiar a un reptil, y que se suministraron sin justificación alguna; también se indica la aplicación de baños con Amitraz e inyecciones de Ivermectina, que son productos para eliminar parásitos externos (garrapatas, ácaros), e internos como nematodos, sin explicar el motivo ya que estas medidas no favorecen en ninguna medida al tratamiento de los síntomas presentados.

2.- León africano (Pantera Leo). Acta de Baja No. 15/15. Fecha de muerte 30/Abr/2015. Se reporta como causa de muerte un “shock térmico”, sin embargo se trata de una leona próxima a parir a la que le realizaron una cirugía abdominal (cesárea), ya que al parecer sus crías no presentaban signos vitales. En el expediente se omitió la hoja clínica con el resultado de la cirugía, pero el animal muere al día siguiente por evisceración (salida de órganos abdominales post cirugía), lo cual nada tiene que ver con un shock térmico.

3.-  Cocodrilo de pantano (Cocodrulus Moreletti). Acta de Baja No. 20/15. Fecha de muerte 30/Jun/2015. Se reporta como “muerte natural”, sin embargo se trata de un ejemplar que de acuerdo al informe presentado, fue lesionado durante una pelea con otros ejemplares, al cual dañaron considerablemente y presentaba heridas infectadas (con gusanos), para las cuales no se aplicaron medicamentos y solo se realizó una limpieza externa.

4.- Monos capuchinos (Cebus Capucinos). En el caso de estos ejemplares, el primero de ellos (Acta de Baja No. 25/15), se reporta su muerte por colapso pulmonar presentando costillas fracturadas que perforan y colapsan sus pulmones, según el informe, provocado por una caída, sin embargo, no es posible que una simple caída provoque estas afectaciones ya que los monos son ligeros, elásticos y acostumbrados a las caídas, por lo que la causa real tuvo que ser por un trauma mucho mayor. 

El segundo y tercero de ellos murieron el mismo día (30/Nov/2015, con Actas de Baja No. 38/15 y 39/15), con reporte de ruptura estomacal con daño en la cavidad torácica y perforación de diafragma. Uno de ellos fue llevado a la Facultad de Medicina Veterinaria de la UADY para practicarle la necropsia, la cual tuvo como resultado un estallamiento de vísceras torácicas y abdominales por trauma mayor (aplastamiento). Por lo cual sugerimos que solicite copia de la necropsia de ese ejemplar al patólogo de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootécnia de la UADY, para confirmar esta información.

5.- Tres ejemplares de aves agapornis (Agapornis Roseicollis). Fecha de las muertes el mismo día 31/Oct/2015 (Actas de Baja No. 32/15, 33/15 y 14/15). Identificadas con anilos D-0.97, D-0.046 y D-0.056, respectivamente, el reporte de las muertes fue el mismo “muerte súbita por miopatía por estrés”. En estos casos, los reportes parecen haberse copiado porque dicen exactamente lo mismo, sin embargo en las aves no existe la miopatía por estrés ya que la actividad motora extrema ocurre durante el vuelo, pero por las dimensiones de la jaula donde se encontraban, no se da tal cantidad de actividad motriz que pueda ocasionar ese daño muscular.

6.- Venado Temazate (Mazama Pandora). Acta de Baja No. 23/15. Fecha de su muerte 31/Jul/2015. Se reporta a la necropsia una muerte por contusión o trauma cervical. En el historial clínico se reporta que se encontró tirado muerto, con múltiples contusiones en la cabeza, cuello y sangrado en el hocico, indicando que murió por miopatía por estrés, pero no hubo evidencias de pelea o que haya tratado de huir. La miopatía por estrés o captura se produce por daño muscular debido a una intensa actividad motora que daña a los músculos estriados y síndrome de varios eventos como hipertermia, inflamación, calor y trastornos circulatorios, así es que podemos pensar que la causa de estas graves contusiones se ocultan por algún motivo que desconocemos.

7.-  Loro frenti blanca (Amazona Albifrons). Acta de Baja No. 36/15. Fecha de 31/Oct/15. Se reporta la muerte por paro cardiaco-respiratirio, y en el historial clínico solo se menciona un leve problema respiratorio. Se le suministraron antibióticos como Sulfa+Trimetroprim, Flourfenicol, Yatren y Flunixin Meglubin, los cuales no son los adecuados para tratar problemas respiratorios y pudieron ser los causantes del deceso, ya que de acuerdo a lo anotado en el historial, a minutos de inyectar fallece.

8.- Tigrillo (Leoparus Wieddi). Acta de Baja 10/15. Fecha de muerte 21/Abril/2015. Su deceso fue reportado como “muerte natural”, siendo que en el historial médico previo se reporta que el animal presentaba problemas respiratorios, situación que durante la necropsia se confirma ya que presentaba pulmones congestionados, por lo que la causa de su muerte pudo haberse debido a una neumonía infecciosa que no fue detectada ni tratada a tiempo.

9.-  Monos saraguatos (Allouta Palliata).Los tres ejemplares mueren en un corto periodo de tiempo (dos de ellos el 31 de Enero de 2015 y el tercero el 26 de Abril de 2015). Para el primero de ellos se reportó muerte por “paro cardiaco” (Acta de Baja 01/15), sin que exista un dictamen médico sobre la causa del paro cardiaco; para el segundo se reportó como causa de muerte “falla renal” (Acta de Baja 03/15), mientras que en su historial clínico se puede observar que los signos que presentó fueron de diarreas agudas; y para el tercero (Acta de Baja 14/15) se reportó la causa de su muerte como “falla multisistémica”, pero en su historial clínico previo a su muerte solo se mencionan signos de decaimiento y falta de apetito, por lo que no hay motivo alguno para pensar que haya muerto por falla multiórganica repentina.

10.- Guanaco (Lama Guanicae). Acta de Baja 02/15. Fecha de muerte 20/Enero/2015. Este deceso fue reportado por una “Obstrucción gástrica por Oxalato de calcio”, sin embargo no existe timpanismo por piedras de oxalato de calcio. Este mineral es formado por predisposición en las vías urinarias y son pequeños cristales que forman cálculos de entre 2 y 5 cm en riñones y uréteres. Por lo que este reporte es erróneo ya que el oxalato de calcio no puede provocar obstrucción en el sistema digestivo que derive en timpanismo.

11.- Mono araña (Ateles Geoffroyi). Acta de Baja No. 16/15. Fecha de muerte 31/May/2015. El reporte de su muerte se presentó como “muerte natural”, la cual sería una muerte repentina que se presenta por senectud sin signos de enfermedad previa, pero en el historial clínico previo al deceso se detallan signos de enfermedad como decaimiento, falta de apetito y diarrea, para los cuales no se realizaron estudios de laboratorio ni tratamientos sintomáticos por si hubiera existido alguna infección, problema parasitario u otro.

12.- Jaguar (Panthera Onca). Acta de Baja No. 24/15. Fecha de su muerte 5/Ago/2015. Se reporta como “animal geriátrico” (viejo), y en el historial clínico no se diagnostica la causa de su muerte, solo se indica que el animal no se levanta del piso y se le aplican algunos anti inflamatorios sin que se le hayan practicado estudios de laboratorio o examen clínico en caso de que se haya tratado de algún proceso infeccioso o enfermedad. Por tal motivo se desconoce la causa real de su muerte. 

13.- Tigrillo (Leopardus Wiedii). Acta de Baja No. 42/15. Fecha de muerte 30/Nov/2015. El resultado de la necropsia fue “muerte súbita/paro cardiaco”. En el historial clínico se reporta que se encontraba ligeramente pálida y con alopecia bilateral (caída de pelo en los flancos). Se anestesia con la combinación de los fármacos Xilazina + Zoletil 100 para toma de muestras, sin embargo estos fármacos no son recomendados para anestesiar felinos, toda vez que pueden ocasionarles la muerte, tal como sucedió.

14.- Venados cola blanca (Odocoileus Virginianus). En el 2015 se reportó la muerte de 5 ejemplares con tatuajes 65 (Febrero), 66 y 156 (Octubre), 124 (Noviembre) y 135 (Diciembre), todos ellos por “miopatía por estrés”, sin que se hayan recabado evidencias de pelea o que haya tratado de huir, y en dado caso, no se implementaron las acciones preventivas ante esos sucesos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios