21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Lanzan programa para proteger al mero en Yucatán

Autoridades impulsan estrategias para la conservación de esta especie marina, lo que incluye el futuro establecimiento de dos periodos de veda.

La pesca del mero es de las actividades más importantes en la costa yucateca. (Milenio Novedades)
La pesca del mero es de las actividades más importantes en la costa yucateca. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Lanzan programa para proteger al mero en YucatánCompartir en Twiiter Lanzan programa para proteger al mero en Yucatán

Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Ante el reto de conservación que implica la captura del mero, que en la pesca de escama es la especie emblemática de Yucatán, autoridades de los tres niveles de gobierno e institutos de investigación impulsan estrategias para su conservación, entre las que destacan el establecimiento de dos periodos de veda para el Golfo de México.

Con estas acciones se pretende frenar la práctica -que incluso ahora realizan varios pescadores de la entidad cuando se aproxima el plazo de prohibición-, de generar su salida de otros puertos diferentes a los de la Península de Yucatán, con la finalidad de seguir capturando esta especie todo el año, explicó el director de Pesca de la Secretaría de Desarrollo Rural de Yucatán, Ricardo Delfín Quezada Domínguez.

En entrevista, el funcionario estatal señaló que el 29 de marzo pasado, en el marco de la sesión extraordinaria del Consejo de Pesca y Acuacultura Sustentables del Estado, el gobernador Rolando Zapata Bello recibió del representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) México, Fernando Soto Baquero, el diagnóstico de esta especie.

Este documento fue resultado del trabajo de 63 organizaciones de los sectores social y empresarial, precisó.

Señaló que este plan se diseñó para regir 18 años y está enfocado en lograr el ordenamiento pesquero en la entidad, pasando desde las capturas tradicionales, generar y hacer una credencialización de los hombres de mar hasta realizar un censo que permita saber en términos reales cuántas embarcaciones hay en cada puerto.

Esto también implica realizar un estudio de la biomasa de las especies, en este caso del mero, para tener una idea del soporte real que la pesquería puede tener en los próximos años.

Quezada Domínguez señaló que entre las primeras acciones aplicadas este año están los dos periodos de veda, el primero de 40 días se aplicó del 1 de febrero al 10 de marzo pasado, y el segundo será durante diciembre, con la finalidad de que a partir de 2017 sean dos meses completos.

Al señalar que las acciones están en marcha, precisó que las reuniones con los permisionarios y los pescadores continúan; se les escucha para conocer sus propuestas y aportaciones que permitan lograr el ordenamiento pesquero que requiere esta actividad, considerando su importancia económica, pues es el sustento de miles de familias.

Cuestionado sobre la inquietud de los pescadores por la práctica de algunos concesionarios de viajar a otros puertos fuera de la Península de Yucatán durante la veda del mero para que no entren en esta restricción y continúen su actividad, comentó que se analiza determinar la veda en la captura de esta especie desde Tampico hasta la Península de Yucatán.
Se busca evitar que se 'aprovechen de esa lagunas legales que aún se manejan'.

Indicó que esta pesquería tendrá un 'descanso' en las próximas semanas, porque el 1 de agosto arranca la temporada de pulpo, y muchos de los que ahora están enfocados en el mero se van a pulpear, ya que es más redituable. 

Sobreexplotación

En 2014, la Sagarpa, con base en la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables a través del Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), elaboró y actualizó el Plan de manejo pesquero de mero rojo (Epinephelus morio) y especies asociadas en la Península de Yucatán; se calcula que 16 mil familias dependen de esta actividad tan sólo en Yucatán y Quintana Roo.

El 25 de noviembre de 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación que el mero es un recurso pesquero de gran importancia para México, se extrae principalmente de la plataforma de la Península de Yucatán, su captura con fines de consumo local y de producción industrial ha sido de gran relevancia social coadyuvando al desarrollo regional y a la economía familiar como fuente de trabajo durante varias décadas.

Sin embargo, actualmente esta pesquería se encuentra sobreexplotada, por lo que es urgente diseñar medidas para la recuperación y administración adecuada de este recurso. Con ese objetivo se impulsa el plan de manejo efectivo, a fin de identificar los factores que han provocado su sobreexplotación.

El reto es lograr la participación del sector pesquero en este proceso para propiciar la recuperación de la especie, con la finalidad de mantener los beneficios de la pesca, y al mismo tiempo, la protección de los recursos pesqueros.

Ese plan promueve la recuperación del mero rojo y especies asociadas a su pesquería: mero negrillo (Mycteroperca bonaci), abadejo (M. microlepsis), gallina (M. phenax), cabrilla (M. interstitialis), guacamayo (M. venenosa), mero extraviado (Hyporthodus flavolimbatus), fiat (H. nigritus), cherna (E. striatus), payaso rojo (E. guttatus), cherna pinta (H. niveatus), cabrilla roja (Cephalopholis fulva), cherna (E. itajara), payaso verde (E. adscensionis), y lenteja (E. drummondhayi).

Entre las medidas de regulación se incluye ampliar el periodo de veda para proteger la biomasa reproductora del mero y especies asociadas; modificar la talla mínima de captura para proteger a los juveniles y reducir el esfuerzo pesquero para disminuir la mortalidad por pesca. 

Etapa crítica

La directora en Yucatán del Centro de Desarrollo de Pesca Sustentable (Cedepesca México), Minerva Alonzo Alemán, señaló que la pesquería del mero atraviesa una situación complicada y requiere medidas urgentes antes de que se agote la pesca de este recurso emblemático en la Península y de alta importancia en la entidad, que es líder nacional en su captura.

Consideró que en tanto se realiza el ordenamiento pesquero, que no es tarea sencilla, las autoridades pueden impulsar el manejo de cuotas de captura, como ocurre con otras especies, ya que de continuar con las estrategias actuales la biomasa no podrá sostener la industria. 

Destacó que una de las propuestas específicas que promueven incluye, entre otras cosas, establecer cuotas de captura, pero para lograrlo se requiere de la colaboración de consumidores, productores, autoridades y la sociedad en general.

Minerva Alonzo señaló que Cedepesca-México, como organización líder en Latinoamérica, busca promover la pesca sustentable en Yucatán, y ya abrió sus oficinas en Mérida; en los últimos dos años han colaborado en las acciones para mejorar las condiciones de sustentabilidad de la captura de 'mero y especies afines'.

'Cada vez es más difícil capturar peces de tallas grandes, hay menos peces en el mar y son muchos los pescadores y las familias que dependen de ello', señaló.

Aseguró que las estrategias de manejo que las autoridades del sector han implementado en los últimos años para mantener y mejorar la pesquería no han sido suficientes para garantizar la sustentabilidad del recurso.

Apuntó que la escasez de mero no sólo se debe a que buena parte de la captura se exporta, lo cual es bueno para la economía local, sino a que la pesquería está en un estado crítico y se requieren medidas que permitan su recuperación.

Minerva Alonzo señaló que es necesario romper paradigmas, probar cosas nuevas, y sobre todo, involucrar a los pescadores, agrupaciones sociales y las comunidades costeras a través de la capacitación para buscar estrategias en las cuales ellos sean parte del cambio y corresponsables de las acciones que se generen para enfrentar la situación. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios