25 de Septiembre de 2018

Yucatán

Invitan a comprender el significado de la Navidad

En esta ocasión, el Obispo auxiliar de Xalapa, Rafael Palma, explicó la importancia de la Navidad y el significado en el catolicismo.

Jorge Barrera, Monseñor Rafael Palma y Esperanza Nieto, durante la emisión. (Daniel Sandoval/ Milenio Novedades)
Jorge Barrera, Monseñor Rafael Palma y Esperanza Nieto, durante la emisión. (Daniel Sandoval/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Invitan a comprender el significado de la NavidadCompartir en Twiiter Invitan a comprender el significado de la Navidad

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En esta ocasión el invitado al programa “Salvemos una vida" fue Monseñor Rafael Palma Capetillo, obispo auxiliar de Xalapa, Veracruz, quien habló sobre la alegría que significa el nacimiento de Jesús.

“Para nosotros la fiesta de la Navidad debe ser de gran importancia porque el nacimiento de Jesucristo es algo que ha marcado a la humanidad. Él quiso nacer como cualquier otro niño, sin embargo, la grandeza de la obra de Dios se manifestó en su llegada porque con ella se abren las puertas de la salvación”, expresó el Obispo. 

El padre Palma Capetillo dijo que es importante tener presente el mensaje del Adviento y la Navidad, sobre todo en la época actual, en la que sobresalen signos de angustia y desesperación en muchas personas.

“Debemos saber que estamos en manos de Dios, confiar en él que nunca nos defrauda. Las escrituras dicen que el Señor siempre cumple sus promesas y la más grande de ellas es la venida del Salvador. Ésta se ha cumplido porque Dios siempre es fiel”, comentó.

Agregó que las tres virtudes teologales son fe, esperanza y caridad, y que la última es la más grande de ellas porque significa una respuesta del amor de Dios hacia el prójimo. Sin embargo, indicó que la esperanza es también importante porque Dios la sostiene e impulsa.

“Confiamos en Jesucristo porque él siempre cumple, siempre es fiel a todo lo prometido y tenemos la certeza de que nos escucha. El Papa Benedicto XVI decía que el acto más grande de esperanza es la oración porque cuando sentimos que las puertas están cerradas y que nadie nos hace caso, Dios siempre nos escucha por medio de la oración”, afirmó. 

“Le deseamos que la felicidad de Cristo llegue a su corazón, no caigan en excesos y no se preocupen tanto por lo material”

El obispo auxiliar de Xalapa dijo que la Navidad tiene que ser una fiesta feliz porque le hablamos a Dios, dejamos que nos ilumine y guíe por medio de la llegada de su hijo. “Esta fiesta ilumina al mundo entero, nos felicitamos porque nos alegramos y volvemos a llenar el corazón de esperanza”, expresó.

“A veces nos vemos enfrascados en un mañana que no siempre es el mejor, en males que consideramos sin remedio porque nos han cerrado muchas puertas, con esto podemos caer en la desesperación y falta de esperanza. Pero la verdadera esperanza como decía San Agustín, es una mirada hacia la eternidad. No solo en la vida futura Dios nos va a recompensar sino desde esta vida debemos reconocer al Dios eterno y misericordioso”, comentó.

El padre Rafael Palma hizo referencia al nombre ‘Emmanuel’, que significa ‘Dios con nosotros’, que es un sobrenombre con el que se le conoció a Jesús, al nacer. 

“Emmanuel es el apodo del mesías y significa precisamente que Dios está en nosotros, que no tenemos que buscarlo en personas externas porque está en nosotros mismos, eso nos hace amar al prójimo y ponernos al servicio de los demás con un amor benevolente. Cristo es nuestra esperanza, ahora vemos los signos navideños, un arbolito, un pesebre, una estrella que son signos de luz y vida de la presencia de Dios, lo cual debe alegrarnos”, apuntó.

Recordar a los seres queridos

Explicó que algunas personas sienten nostalgia y tristeza en la Navidad porque recuerdan a los seres queridos que se han ido y comentó que esta festividad es la oportunidad para rezar por estas personas que ya no están con nosotros. Además, indicó que es la oportunidad para hacer cosas buenas, conocer más la enseñanza de Cristo y ayudar a los demás.

“Hay personas que han cumplido su misión y se han ido antes, mientras tanto nosotros que estamos aún en este mundo somos peregrinos y tenemos que rendir cuentas a Dios de lo que hacemos y dejamos de hacer en esta vida”.

Al explicar el misterio del nacimiento de Jesús, el padre Rafael Palma dijo que Cristo vino al mundo en la figura de un niño, asumió la naturaleza humana y nació de una mujer que fue elegida para ser la madre de Dios. Él quiso nacer en la figura de un niño indefenso para realizar la obra de amor más maravillosa de Dios para la humanidad. 

“No sabemos cuando regresará pero debemos estar preparados. Hay mucha gente que cuando le ocurre algo en su vida o  le encomiendan hacer algo dicen “no estoy preparado”; por ejemplo, ante un nuevo trabajo o cuando lo pierden, o por un embarazo. La gran lección que nos da Jesús es estar siempre preparados, disponibles y pedirle ayuda a Dios porque nadie nace con experiencia pero podemos aprender siempre  nuevas cosas”, detalló. 

Al hablar sobre los valores, el Obispo Auxiliar de Xalapa dijo que en algunos momentos se dan situaciones de mucha prisa y desesperación pero la clave para superar situaciones difíciles y los problemas es tener una buena escala de valores.

“El tema de la vida es el primer valor, es la esencia de la existencia humana, otros valores son el sentido de la familia, trabajo y estudio, entonces es importante que nos demos cuenta que algunas escalas se han vuelto muy materiales, hay gente que se desespera si se le rompe un vestido, una camisa o si extravía el celular, incluso se angustian y deprimen porque le dan demasiada importancia  a las cosas materiales, se han vuelto necesidades fundamentales y en ello han puesto su corazón olvidándose de Dios y de las cosas importantes”, advirtió.

El padre Palma también dijo que todos de alguna manera podemos disfrutar los frutos  de la Navidad que nos animan a vivir una verdadera fiesta.

“Es importante que nos vayamos moviendo en el ambiente de que la fiesta que celebramos tiene que tener ese acento de recordar y darnos un espacio para la  oración, para la buena costumbre de acostar al Niño Dios la noche del 24 de diciembre,  de encender una vela y rezarle  al niño que es la luz de Cristo que viene a transformar nuestra vida”, expresó. 

“Estamos ante la cercanía de la fiesta de la Navidad y deseamos que este mensaje de alegría y luz llegue a la vida de todos y la transforme. Debemos alegrarnos al saber que Cristo vino al mundo para salvarnos y darnos todo el amor de Dios”, manifestó el obispo.  

“A través de la Sagrada Escritura, del Evangelio y en algunas expresiones de la Liturgia actual, se habla de cuatro modelos de cómo deberíamos aprender a confiar en Dios, esos modelos son el pobre, el enfermo, el niño y el pecador arrepentido. Cuando una persona pide caridad, lo que den lo va a agradecer y usar; cuando alguien está enfermo y depende de otros para comer, bañarse o vestirse puede experimentar esa confianza en Dios, rezar más, aconsejar y estar en paz; cuando el niño pequeño confía en sus padres y depende de ellos es como nosotros con Dios que es nuestro padre y nos da todo; y finalmente, cuando alguién ha caído en pecado y se ha alejado de Dios se da cuenta de su error y es cuando puede levantarse y regresar como el hijo pródigo”, explicó el sacerdote.

Cierre de año 

Para cerrar la emisión, Jorge Barrera dijo que es momento de reflexionar y hacer un balance de nuestras vidas, en familia y reforzar los vínculos afectivos y prolongar esto lo más que se pueda durante el Año Nuevo. 

“A todos los que durante este año nos han bridado su confianza abriéndonos las puertas de su hogar o dejándonos entrar en sus automóviles, les agradecemos de todo corazón y esperamos no haberles defraudado, nos preparamos para ofrecerles algo mejor el próximo año”, expresó. Por su parte, Esperanza Nieto agradeció al equipo de Grupo SIPSE y Amor 100.1 FM que hace posible la transmisión del programa todos los viernes.

“Este gran equipo hace posible que el mensaje de Salvemos una Vida y de nuestros invitados como lo es el padre Rafael llegue a todos. Le damos gracias a Dios y esperamos continuar llevándoles la palabra adecuada a sus corazones. A todos les mando una gran felicitación, les deseo que  tengan mucha paz, amor y alegría en su corazón y les mando muchas bendiciones a todos”, señaló.

Finalmente, el padre Rafael Palma Capetillo envió el siguiente mensaje:
“Le deseamos a todos que la felicidad de Cristo llegue a su corazón, no caigan en excesos y no se preocupen tanto por lo material. Dios nos bendice con la capacidad de amar.  Bendiciones para todos los hogares, que tengan una feliz Navidad y que todos tengamos esa confianza en el amor de Dios que vino a salvarnos. Que la Virgen María y San José nos enseñen a recibir a Jesús en nuestro corazón, bendiciones para todos”, concluyó.

Dato
  • Para solicitar informes del seminario sobre la familia, los interesados pueden comunicarse al teléfono 982-85-57 o ingresar a la página de Facebook: Primero Familia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios