14 de Diciembre de 2017

Yucatán

Les prometieron un brillante futuro que poco a poco se apagó

Las puertas no se abren para estos jóvenes a pesar de tener aptitudes sobresalientes.

Rafael Lope Herrera obtuvo el segundo lugar en la Olimpiada del Conocimiento Nacional en 2012. (Milenio Novedades)
Rafael Lope Herrera obtuvo el segundo lugar en la Olimpiada del Conocimiento Nacional en 2012. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Les prometieron un brillante futuro que poco a poco se apagóCompartir en Twiiter Les prometieron un brillante futuro que poco a poco se apagó

MÉRIDA, Yuc.- El nombre Proyecto Alfa Yucatán es para el joven, a quien denominaremos AS (por sus Aptitudes Sobresaliente), el recuerdo de una etapa de iniciación que quedó en eso…

El niño AS, que estudiaba en la primaria “David Vivas Romero”, en Cupules, recuerda aquel anuncio del surgimiento del Programa Alfa. Salir de ahí con sus demás compañeros que, como él, habían cumplido con un riguroso estudio de medición de IQ, y regresar a casa con la idea de un futuro promisorio.

“Apenas recuerdo mi participación en Proyecto Alfa Yucatán. Me acuerdo que se hablaba de becas, pero al menos, hasta donde yo supe, nunca llegaron a entregarse”, mencionó el estudiante, quien actualmente cursa el tercer grado de preparatoria en el Colegio Rochavi.

Relató que antes de entrar a Alfa tuvo que pasar una serie de rigurosos estudios que aplicó el Usaer y con los que pudo demostrar su aptitud superior al común denominador. De ahí lo invitaron al proyecto, que se limitó impartir talleres y charlas de promoción científica.

Al final, su talento lo llevó a otro programa por iniciativa propia: Raíces Científicas, en el cual tampoco hay apoyo de becas o estímulos para el fomento e impulso de sus talentos. Hoy, próximo a egresar de la preparatoria, aspira a estudiar la carrera de Administración de Negocios en Comunicación y Entretenimiento, carrera, por cierto, un poco alejada a los fines que persiguen los programas Alfa y Raíces Científicas.

Otro caso

Rafael Lope Herrera es otro joven con grandes capacidades cuyó talento no ha sido impulsado por las autoridades u organizaciones civiles.

Brenda Ruz Durán, quien fue su maestra en sexto de primaria en la escuela “Miguel Hidalgo" rememoró con cierta tristeza Para Milenio Novedades cómo ella y la mamá del niño que obtuvo el segundo lugar en la Olimpiada del Conocimiento Nacional en 2012 tocaron muchas puertas buscando que su potencial no se desperdiciara.

Tal vez te interese: Ivonne Ortega les prometió becas y no cumplió... hoy ya no estudian

“No fue sino hasta que acudí con la prensa que un colegio particular se interesó en recibir a Rafael, ofreciéndole una beca completa para que continuara sus estudios de secundaria, preparatoria y hasta carrera”, dijo la docente.

Rafael y el joven AS son dos claras muestras del talento que Yucatán no capitaliza y que a la larga, podrían optar por abandonar el Estado y convertirse en lo que se denomina “fuga de cerebros”.

Dinero, sí hay

  • En mayo pasado se anunció, en el marco de una reunión regional realizada en esta entidad, la asignación de recursos federales para aptitudes sobresalientes en el presupuesto de 2018.
  • En Yucatán, algunas escuelas particulares han captado al talento académico ante el desinterés de las autoridades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios