25 de Septiembre de 2018

Yucatán

Ser mamá no es una enfermedad: empresaria

Aracelly Ramírez Garrido es alta directiva de empresa de desarrollo de software que aprendió a llevar la maternidad y el éxito de la mano.

'Ser mamá no es una enfermedad, no te quita las posibilidades de salir adelante y desarrollarte profesionalmente, sino se convierte en una balanza que debes tener', dijo Aracelly Ramírez Garrido. (Amílcar Rodríguez/Milenio Novedades)
'Ser mamá no es una enfermedad, no te quita las posibilidades de salir adelante y desarrollarte profesionalmente, sino se convierte en una balanza que debes tener', dijo Aracelly Ramírez Garrido. (Amílcar Rodríguez/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Ser mamá no es una enfermedad: empresariaCompartir en Twiiter Ser mamá no es una enfermedad: empresaria

Cecilia Ricárdez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- “Después de un momento difícil tienes dos opciones: sentarte a llorar o hacerte más fuerte”, expresó Aracelly Ramírez Garrido, alta directiva de una exitosa empresa de desarrollo de software, donde inició como parte del equipo fundador y hoy es socia y directora comercial responsable de las estrategias de expansión nacional e internacional.

Además de sobresalir en los negocios, es madre de cuatro hijos, vicepresidenta de la Comisión de Internacionalización de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, pertenece a la Asociación de Empresarios de Mérida (AEME), principales impulsores del proyecto Las Méridas del Mundo; miembro de la Fundación Tócate, directora de relaciones públicas de la organización Epic Queen y socia del emprendimiento tecnológico SoldAI.

Comparte su tiempo con su formación continua en el Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo (ICAMI)

A pesar de la percepción de que el mundo de la tecnología es terreno de hombres, desde hace 12 años es pieza clave de la organización National Soft, la cual cumplirá 15 años este diciembre y a la cual se hizo socia a los dos años de integrarse.

La necesidad, impulsora del éxito

“Me inicié en este mundo de la tecnología por una necesidad. En un tiempo pensé que mi papel en la vida era ser una buena mamá, y a eso me dediqué muchos años de mi vida, a serlo, hasta que a mis 27 años me divorcio y me veo en la necesidad de armar mi vida, porque no me había proyectado de ninguna otra manera más que ser mamá, y ahí sentí el golpe de la realidad…Ser mamá no es una enfermedad, no te quita las posibilidades de salir adelante y desarrollarte profesionalmente, sino se convierte en una balanza que debes tener”, recuerda. 

Con la responsabilidad de la maternidad, identificó dos caminos: autocompadecerse o fortalecerse. Eligió el segundo y comenzó su incursión en la industria de la tecnologías de información en un momento en el que ignoraba todo lo que implicaba.

“Al principio éramos tres personas y ahora somos más de cien, no sabía ni prender la computadora, ahora tenemos presencia en el país con cuatro sucursales, (Mérida, México, Monterrey y Playa del Carmen) y vendo en 12 países Centro y Sudamérica.

Al principio era asistente y fui escalando, luego me integré a la parte administrativa, después me enfoqué a la parte comercial, empezar a conocer los sistemas, desarrollar el canal de distribución para la expansión y de esa manera avancé a la gerencia”, abundó.

Dijo que con base en su experiencia personal de transición de pasar de una visión a otra de la vida, consideró que era momento de compartir. De esta manera, se unió a la organización Epic Queen en la que inspiran a niñas y jóvenes a ver en las TI una oportunidad de desarrollo profesional y personal y que no tiene que ver con el género.

“No es una carrera de hombres, ni de un nicho específico, al contrario, en la industria nos urgen mujeres porque la sensibilidad, el diseño, la atención, el feeling que tienes para tratar a los clientes es diferente y con el trabajo de los varones se complementa con una mancuerna perfecta que aporta a la estabilidad de la empresa”, reflexionó.

Mujer de muchas dimensiones

A los 30 años comenzó a fijarse objetivos específicos para cada cinco años, como guía para saber a dónde ir, qué tenía que hacer y para qué. Estos valores los difunde en Epic Queen, con los estudiantes a quienes ofrece mentoría y por supuesto a sus hijos.

“A los adolescentes se les pregunta qué quieres ser de grande y te responden con lo que hay de moda, pero si le cambias la pregunta a qué quieres mejorar, piensan en una profesión que les ayude a esa solución que quieren aportar, así se les cambia la perspectiva y podrán dedicarse a lo que realmente les apasiona y sirve a la sociedad”, agregó.

Dijo que como padres se les debe aportar las perspectivas a los hijos para que puedan elegir mejor y cuando lo hagan respetar sus decisiones.

Un buen lugar para trabajar

Con su labor y desde un trabajo en equipo desde los altos manos, contribuyó a que su organización obtuviera el reconocimiento Grace Place To Work 2016 , que otorga el institucio Great Place to Work para reconocer las mejores empresas para trabajar, luego de una investigación. De esta manera se integra a los excelentes lugares de trabajo en más de 45 países en todos los continentes. La metodología es rigurosa, objetiva y marca un estándar global. 

Perfil
  • Aracelly Ramírez nació el 3 de marzo.
Trayectoria
  • Fue reconocida entre las siete ejecutivas de TI más importantes, según la publicación Info Channel, Semanario para la Industria de la Tecnología de Información y Comunicación.
  • Es parte del curso de Perfeccionamiento de Competencias Gerenciales en el Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo (ICAMI)
  • Comisión de Internacionalización de la Canieti.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios