22 de Junio de 2018

Yucatán

El fuego arrasa con humildes casas en Peto y Tekax

En Peto un hombre alcoholizado quemaba desechos en el patio de su vivienda cuando una chispa alcanzó el techo de paja.

(Imágenes estrictamente ilustrativas/SIPSE)
(Imágenes estrictamente ilustrativas/SIPSE)
Compartir en Facebook El fuego arrasa con humildes casas en Peto y TekaxCompartir en Twiiter El fuego arrasa con humildes casas en Peto y Tekax

Milenio Novedaes

Mérida, Yuc.- El fuego acabó con dos humildes viviendas este domingo en el interior del Estado.

El primer percance ocurrió en Peto, donde un hombre alcoholizado quemaba desperdicios en el patio de su casa y una chispa alcanzó la vivienda de paja de su madre, Natalia Rivero. La vivienda en cuestión de minutos quedó reducida a cenizas.

Eran alrededor de las 8 de la noche de anteayer, cuando un hombre alcoholizado y un grupo de amigos empezaban a sentir frío mientras tomaban los tragos en el patio de su casa y decidieron quemar basura.

Todo estaba bien hasta que vino el viento y una chispa voló hasta el techo de paja de la vivienda de Natalia Rivero, de 64 años. Aunque los vecinos salieron a echarle agua, el voraz siniestro acabó con todo.

El lugar se llenó de policías municipales, estatales, paramédicos y bomberos de la SSP, quienes controlaron el fuego y evitaron que las llamas se propagaran a los predios aledaños, a la calle 24 entre 39 y 41 de la colonia Francisco Sarabia.

Por otra parte, en Tekax, por causas que se desconocen un corredor grande, un lavadero y una cocina ardieron en llamas ayer en la confluencia de las calles 51 entre 26 y 28 de la colonia Yocchenkax. La vivienda era propiedad de Pedro Suárez.

Los hechos ocurrieron a eso de las 10:15 horas cuando un integrante de la familia Suárez Castillo se percató de que se registraba el incendio, junto con otras personas intentó sofocarlo sin lograr su propósito. Pidieron ayuda a los vecinos, quienes acudieron de inmediato y avisaron a la policía municipal, que a su vez llamó a los bomberos con la unidad 852, lamentablemente llegaron demasiado tarde, cuando ya el siniestro había sido sofocado a cubetazos.

Los daños fueron considerables; el corredor era de gran tamaño, con láminas de cartón. Nadie resultó herido.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios