21 de Octubre de 2018

Yucatán

No hay que temer al llamado del Señor: mensaje a monaguillos

Los niños y jóvenes participaron en una convivencia en el Seminario Menor; misa y mensaje.

Cientos de monaguillos participaron en la convivencia. (Milenio Novedades)
Cientos de monaguillos participaron en la convivencia. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook No hay que temer al llamado del Señor: mensaje a monaguillosCompartir en Twiiter No hay que temer al llamado del Señor: mensaje a monaguillos

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- "Nunca teman preguntar a Jesucristo qué es lo que tiene deparado para cada uno de nosotros,  pues como todo Padre bueno y bondadoso siempre va a querer lo mejor para sus hijos y, en este caso, si es el llamado hacia el sacerdocio hay que aceptarlo si en verdad se tiene esa vocación", expresó el presbítero Jorge Carlos Cervera Domani ante unos 300 monaguillos, que ayer celebraron una convivencia, en el marco de los 25 años de este evento.

Monaguillos de los decanatos uno, seis, 12 y 14 participaron en esta convivencia; la primera de cuatro que se tendrán en el Seminario Menor San Felipe de Jesús. La siguiente será el 15 de octubre para los decanatos dos, ocho y 13.

Las actividades comenzaron desde las ocho de la mañana y concluyeron poco después de la una de la tarde, luego de la misa de acción de gracias celebrada por el Pbro. Cervera Domani, quien en su homilía recordó lo que a él le tocó vivir y admitió que le temía al llamado de Jesucristo por lo que le costó aceptarlo después de muchos años de resistirse.

'Cuando tenía la edad de ustedes como que tenía cierta inquietud, luego pasaron los años entre a la preparatoria y seguía sintiendo ese llamado, pero no quería responder. Estudie una carrera profesional y finalmente a los 23 años acepte lo que Cristo quería para mí por lo que entré al Seminario y aquí estamos', señaló.

El sacerdote dejó en claro que, como todo en la vida, para que te vaya bien es necesario tener vocación para lo que elegiste, sea cual fuera la carrera, pues no hay persona más feliz que aquel que hace lo que en verdad le apasiona y quiere.

'No hay que temerle al llamado de Jesús, pues no hay más grande felicidad que decirle sí al Señor', reiteró.

En ese sentido, varios monaguillos coincidieron en que para ellos es un orgullo la labor que realizan, pues para comenzar están cerca de Jesús en el altar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios