23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Saludable, la calidad del aire en Mérida

La planicie en que se encuentra la metrópoli y los vientos permiten la dispersión de contaminantes nocivos para el hombre.

Cada año aumenta uno o dos puntos decimales de cada uno de estos contaminantes, como resultado de un creciente parque vehicular en la entidad. (Milenio Novedades)
Cada año aumenta uno o dos puntos decimales de cada uno de estos contaminantes, como resultado de un creciente parque vehicular en la entidad. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Saludable, la calidad del aire en MéridaCompartir en Twiiter Saludable, la calidad del aire en Mérida

Candelario Robles/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La calidad del aire de la ciudad de Mérida es saludable y satisfactoria, ya que la planicie en que se encuentra la metrópoli y los vientos permiten la dispersión de contaminantes cuya cantidad y concentración están por debajo de la norma oficial mexicana, reconocieron expertos en calidad del aire.

El jefe del Departamento de Calidad Ambiental de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Francisco Vivas Ucán, reconoció lo anterior e indicó que es todavía tolerable la presencia de ozono, monóxido de carbono, bióxido de azufre, bióxido de nitrógeno y partículas menores a 2.5 micras, los contaminantes más nocivos para el hombre.

Sin embargo, el servidor público advirtió que cada año aumenta uno o dos puntos decimales de cada uno de estos contaminantes, como resultado de un creciente parque vehicular que ya casi alcanza los 600 mil vehículos, el aumento de quemas de los desechos sólidos y de las emisiones de industrias y empresas de la transformación.

Vivas Ucán planteó que dichos indicadores aumentan sobre todo en la época de calor, abril, mayo y junio, ya que las altas temperaturas inciden en la presencia de ozono, además de incendios forestales y quemas de tiraderos a cielo abierto por la intensa sequía, lo que propicia mayor polución.

Con base en registros y mediciones del sistema de monitoreo de la calidad del aire de la Seduma, precisó que el año pasado la presencia de ozono fluctuó en la ciudad de Mérida de entre 20.7 a 84.7 ppb (partículas por billón), cerca del límite permitido por la Norma Oficial Mexicana SSA1-1993 de 110 ppb. 

Agregó que el intenso calor de los meses de abril, mayo y junio de 2012 y 2013 propiciaron un  incremento de los niveles de ozono, en tanto que el monóxido de carbono que emiten los automóviles del sistema de transporte público se dispara en noviembre y diciembre, pero en todos los casos, indicó, siempre debajo de la norma. 

Expuso que es tiempo todavía de prevenir, por lo que exhortó a la población a adquirir conciencia y tomar medidas necesarias y elementales para reducir la emisión de contaminantes y no esperar que la infición nos alcance.

Al respecto, la experta en cuestiones ambientales de la Facultad de Ingeniería de la Uady, María Milagrosa Pérez, coincidió en entrevista por separado en que gracias a los vientos del norte y del este y la ausencia de cordilleras montañosas planicie en que se encuentra la ciudad de Mérida, la presencia de agentes contaminantes no es todavía significativa.

De no ser por factores naturales, estaríamos expuestos a niveles de contingencia ambiental como ocurre en las ciudades de México o de Santiago de Chile, reconoció la especialista en Ciencias del Hábitat de la universidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios