14 de Octubre de 2018

Yucatán

Por qué se debe tratar el TDH

El Dr. Miguel Ángel Tlacatelpa señala que este trastorno empieza siempre con una distracción que puede afectar el seno familiar.

Jorge Barrera y Esperanza Nieto, con su invitado, el Dr. Miguel Ángel Tlacatelpa. (Jorge Acosta/ Milenio Novedades)
Jorge Barrera y Esperanza Nieto, con su invitado, el Dr. Miguel Ángel Tlacatelpa. (Jorge Acosta/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Por qué se debe tratar el TDHCompartir en Twiiter Por qué se debe tratar el TDH

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA.- El déficit de atención es un trastorno que puede venir acompañado de la hiperactividad y requiere de tratamiento especializado, de no ser así podría derivar en problemas mayores que afecten directamente a la familia, expresó el Dr. Miguel Ángel Tlacatelpa, invitado especial del programa radiofónico Salvemos una Vida, que se transmite todos los viernes de 11:00 a 12:00 horas, por AMOR 100.1 de Grupo Sipse.

Los anfitriones fueron Jorge Barrera y Esperanza Nieto, quien comentó que la mayoría de las mamás y abuelas no saben diferenciar entre déficit de atención e hiperactividad. Al respecto, el especialista, también conocido como el “Dr. Mat” explicó que el déficit de atención puede venir acompañado de hiperactividad, por eso se dice “con o sin”.

De hecho, agregó, una persona puede tener sólo déficit de atención, es decir, no se presta atención correcta a lo que se está viviendo en el momento, a las órdenes, mandamientos que se deben llevar en casa, en otras palabras, se “pierde” con cualquier distractor.

Precisamente para los interesados en este tema, el 15 de octubre se hablará del Déficit de Atención con sin Hiperactividad, el TDH, en el Centro de Capacitación “La Vida Resplandece”, como parte del taller del perdón que se ofrece todos los lunes, de ocho a diez de la noche, y que está enfocado a todas las personas, aunque en el caso de este lunes está dirigido a padres de familia y maestros.

En ese sentido, manifestó que el TDH puede ocasionar una disfuncional fuerte en nuestras vidas, y puso como ejemplo a un niño en casa que no pone atención a nada de lo que le dicen, quizás cumpliendo solo la última de todas las órdenes recibidas.

“Le pueden decir: recoge tus juguetes, realiza tal cosa, siéntate a comer, y solo hace lo último; pero no es que haga caso omiso, lo que sucede es que su mente no lo registra, está ocupada en otra cosa, la tiene entretenida, sobre todo la parte última”, dijo tras mencionar que el TDH es una enfermedad neuronal que debe ser tratada por un paidopsiquiatra. (La paidopsiquiatría es una subespecialidad de la psiquiatría que se ocupa de los trastornos mentales de los niños).

De acuerdo con la etimología, Miguel Ángel Tlacatelpa explicó que paido significa niño, y psique, mente o alma. Don este trastorno la mente está distraída, enfocada en otras cosas.

La situación se complica cuando este trastorno viene acompañada de hiperactividad, y los papás muchas veces no saben qué hacer, por lo que destacó la importancia de que los que acudan a los talleres lo hagan con la predisposición de aprender, de preguntar, de investigar lo que le digan.

En el taller del lunes se va a tratar de explorar lo más que se pueda de este tema, descubriendo de dónde viene, cuáles son los síntomas, en niños, jóvenes y adultos, y que si no se le pone atención, buscando la ayuda que requiere, el trastorno se puede complicar, comenzando desde el seno familiar.

En ese sentido, el especialista comentó que muchos se preguntan “por qué no somos una familia normal, sin darnos cuenta que puede darse el caso de que algunos de sus integrantes tengan déficit de atención”.

El doctor comentó que este taller puede ser de mucha utilidad a los profesores, porque algunos sufren al no saber cómo tratar al niño, que todo el tiempo es acusado con los papás, que lo regañan, e incluso le pegan, lo cual desconcierta al menor, pues él se siente normal, y eso va complicando el carácter y “sobre todo las heridas en el alma que se le van haciendo”.

Afortunadamente, dijo, se tiene el programa de Usaer (Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular, donde son remitidos. “Un niño herido por un adulto se vuelve agresivo, neurótico; las relaciones interpersonales se complican más, de ahí la importancia de acudir en busca de ayuda, tanto para el hijo como para uno mismo”.

Miguel Ángel Tlacatelpa comentó que de las enfermedades se dice que el 90 por ciento son de origen psicosomático, es decir, “mi mente enferma mi cuerpo”, de ahí que cuando uno trae sus emociones desacomodadas, no sabemos cómo resolver nuestros conflictos emocionales, nos enfermamos.

“Una emoción que no sale por el lugar correcto, busca dónde salir, y se va al estómago, a la cabeza, espalda. Traemos dolores muy fuertes. La enfermedad, dicen, es el último recurso que tiene la naturaleza para decirnos que estamos haciendo algo mal”, añadió.

Informó que el sábado 27 de octubre ofrecerán otro taller, de nueve de la mañana a tres de la tarde, en el Centro de Atención La Vida Resplandece, sobre cómo se puede cambiar esta mentalidad y cómo enseñarlo. Posteriormente se irán retomando los miércoles de ocho a diez de la noche. Para los interesados en estas pláticas puso a disposición cinco becas, que pueden solicitar al teléfono 9999-701-530.

El invitado al programa destacó la importancia de que la gente invierta en su mente, emociones, porque así su vida será maravillosa.

En un momento de la plática recordó las palabras de Jesucristo: “sean perfectos como vuestro Padre, es decir, muévanse, que Dios se mueve”.

¿Dónde acudir? 

El teléfono de La Casita de Salvemos una Vida es el 945-37-77, donde podrán preguntar por los talleres que ofrecen y que son gratuitos.

“Cuando uno se siente mal, está desmotivado, necesita escuchar palabras de apoyo, ahí siempre habrá alguien que estará para apoyar”, comentó Jorge Barrera.

El Dr. Mat señaló que la invitación está abierta para que acudan al taller del perdón, pues siempre habrá solución a todo, buscando ayuda en los lugares correctos, como Salvemos Una Vida y el Centro de Atención La Vida Resplandece, ubicado en la calle 29 por 30 de la colonia Emiliano Zapata Norte.

Finalmente, agradeció a todos los radioescuchas y a la fundadora del programa, Alis García, a sus colaboradores Maryliz Escalante, Esperanza Nieto y Jorge Barrera, así como a Dios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios