20 de Septiembre de 2018

Yucatán

'Familias fuertes crean sociedades fuertes'

Destaca la presidenta de la Red Materno Infantil, Paz Gutiérrez Cortina, que es donde se nace, se vive, se crece y se muere con dignidad.

'Si hay algo a lo que la mujer le da toda la importancia, le dedica todo su esfuerzo y lo cual la llena de satisfacción y alegra su corazón, es todo lo que pueda hacer por su familia', aseguró Paz Gutiérrez Cortina. (Milenio Novedades)
'Si hay algo a lo que la mujer le da toda la importancia, le dedica todo su esfuerzo y lo cual la llena de satisfacción y alegra su corazón, es todo lo que pueda hacer por su familia', aseguró Paz Gutiérrez Cortina. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Familias fuertes crean sociedades fuertes'Compartir en Twiiter 'Familias fuertes crean sociedades fuertes'

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Si bien la mujer está participando de todos los estratos de la vida social, económica, política, al final del día lo que siempre tendrá más importancia es su familia, indicó  la presidenta de la Red Materno Infantil, Paz Gutiérrez Cortina.

“Si hay algo a lo que la mujer le da toda la importancia, le dedica todo su esfuerzo y lo cual la llena de satisfacción y alegra su corazón, es todo lo que pueda hacer por su familia”, mencionó.

En el marco del mes de la mujer, durante la emisión del programa radiofónico de Salvemos una Vida, que se transmite por Amor 100.1, bajo la conducción de Alis García y Esperanza Nieto, estuvo como invitada Paz Gutiérrez Cortina quien ha sido presidenta de la Asociación Enlace, desde hace 25 años, y de la Red Materno Infantil, desde hace tres años, dedicada a temas de la familia, de la mujer y su maternidad.

Gutiérrez Cortina señaló que es un honor estar en el programa, el cual reconoció como un espacio que tiene relación íntimamente ligada con la mujer, en lo que es el amor a la vida que se fomenta en y desde la familia.

“Por ejemplo, yo fui diputada hace tres años y para mí fue una experiencia maravillosa; sin embargo, algo que he descubierto en muchas mujeres emblemáticas, poderosas, el lugar al que se vuelve es la familia, a lo que se le da más importancia y significa más para su corazón y su felicidad es la familia, por lo que son un binomio que no se puede separar y claro, donde la participación del hombre es indispensable”, refirió.

Mencionó que las mujeres que logran sacar adelante el reto de compaginar familia y trabajo son aquellas que se plantean su vida, sus amores, sus obligaciones, de acuerdo a una escala de valores.

“La mujer de verdad tiene mucha capacidad para desenvolverse en los diferentes ámbitos y ambientes, para dar de sí, no solamente como una ama de casa, organizadora del hogar, porque puede si se lo propone compaginar la familia con el trabajo”, expuso.

Agregó que si bien es cierto que la legislación ha hecho esfuerzos, todavía faltan muchos para facilitar que la mujer pueda desarrollarse en estos ambientes, como que existan las guarderías adecuadas y que los tiempos de una madre que está amamantando sean suficientes.

Asimismo, que las leyes no estén hechas con criterios masculinos, que sean las mujeres las que digan realmente qué necesitan para que su contribución a la sociedad como madres y como cabezas organizadoras de un hogar no se vea demeritada porque tengan que sacar adelante un trabajo, por lo que es un reto que tienen los legisladores y los empresarios.

“Los empresarios que de alguna manera tienen que tomar en cuenta las necesidades de la mujer, porque además les conviene, si hay alguien que rinde en los trabajos, son las mujeres, si hay alguien que no falta los lunes somos las mujeres, porque saben de la responsabilidad de sacar adelante a sus hijos, y no digo que los hombre no, pero cuando las mujeres se involucran en su trabajo, la experiencia dice que son cumplidoras”, enfatizó.

Destacó como en los matrimonios jóvenes, cada día los hombre participan más en las labores del hogar, porque tiene que ser una participación conjunta con la mujer para sacar adelante el hogar, así el hombre tiene a su vez que contribuir con la carga de la casa lo que antes era inaudito.

“Antes no veíamos un señor cambiar pañales, o un señor dando biberón o turnarse en las noches para levantarse en las desveladas y ahora es común, los jóvenes lo hacen y además con mucho gusto”, subrayó.

La familia, insustituible

Paz Gutiérrez Cortinas recalcó que la familia es una institución insustituible, y los intentos de estados totalitarios por sustituir a la familia han fracasado, porque la familia es el único lugar donde se nace, se vive, se crece y se muere de acuerdo a la dignidad que exige la persona.

“Y porque es el único lugar en donde la aceptación a la persona es incondicional, ahí no se quiere el hijo, la hija o al esposo, esposa, por sus grandes cualidades, que seguramente deberá tener algunas, o por sus defectos, ahí se acepta a la persona, porque es el padre o porque es el hermano y no sucede  esto en ninguna institución, por ejemplo, en las instituciones educativas, allá hay condiciones para que te acepten, o del equipo de futbol”, manifestó.

Gutiérrez Cortina dijo que lo que hay que hacer es fortalecer las relaciones entre la familia, aceptarse, quererse, perdonarse, saber que no hay familia perfecta, porque todos tienen defectos.

“En la familia pasan cosas y no hay porque ocultar nada, ni avergonzarse, sino querernos, aceptarnos como somos y perdonarnos”, dijo.

Señaló que el término de la violencia intrafamiliar es contradictorio, ya que la familia es el lugar querido por Dios para el amor, o sea las relaciones deben estar regidas por el amor, no por la violencia.

“Y la descomposición social que desafortunadamente vemos ahora, en muchas de nuestras grandes ciudades, sobre todo es porque se han debilitado esos lazos amorosos de aceptación incondicional del perdón, de acogida, que debe de darse en la familia”, recalcó.

Enfatizó que lo que se debe hacer es fortalecer las relaciones familiares, la del esposo con la esposa, la de los hijos, de los padres con los hijos, de los hermanos, lo que es algo que no se da de forma gratuita, hay que planearlo, y debe existir una intencionalidad educativa.

Respecto a la nueva perspectiva de los jóvenes que ahora ya no se piensan en casar, no quieren adquirir ese compromiso, la especialista comentó que esto en el fondo es un desprecio a la familia y de alguna manera refleja egoísmo.

“Porque si estos chicos ven para atrás, también se dan cuenta de que ellos en sus propias familias tuvieron un grande apoyo, que para eso está la familia, que tiene unos grandes lazos de amor a los cuales no se puede renunciar, por lo que es una mirada egoísta porque buscan el propio placer”, destacó.

Sin embargo, explicó que lo anterior permite ver con perspectiva social que las sociedades fuertes se crean con familias fuertes, mientras que las sociedades decadentes, débiles de la historia, es donde no hay familia, corresponsabilidad. ¿Quién va cuidar de los ancianos, de los enfermos, de los minusválidos?, todas estas funciones las cuales la familia acoge, responde y soluciona, tantos problemas sociales y que ahora se vendrán encima del Estado.

Como un mensaje para los jóvenes, Paz Gutiérrez señaló que es importante que se vean a ellos mismos dentro de 20 años, o dentro de 40 años, cómo les gustaría vivir, a quién van a acudir cuando se enfermen o estén solos, porque el tiempo pasa rápido y a qué lugar van a volver si no hay un hogar.

“Si queremos construir hogares y familias fuertes hay que invertirles, es como las plantitas hay que regarlas, dedicarles tiempo, es un proyecto de vida, que se vive más a largo plazo, no vivir la inmediatez”, finalizó. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios