11 de Diciembre de 2018

Yucatán

Captura de pepino de mar, como la ruleta rusa

Peligra la salud de los pescadores; los buzos deben sumergirse en aguas de hasta 30 metros de profundidad. Alto costo de inversión.

Falta trabajo de investigación para conocer más de la especie. (Milenio Novedades)
Falta trabajo de investigación para conocer más de la especie. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Captura de pepino de mar, como la <i>ruleta rusa</i>Compartir en Twiiter Captura de pepino de mar, como la <i>ruleta rusa</i>

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La sobreexplotación de la captura del “pepino de mar “es cada vez más grave y no sólo amenaza la salud de los pescadores, sino el costo de la inversión en la captura de la especie, porque para obtener el producto ahora los marinos deben sumergirse en aguas de hasta 30 metros de profundidad, señaló investigador Armín Tuz Sulub.

En lo que va de este año, en los operativos de vigilancia lograron asegurar seis cargamentos ilegales de pepino de mar, que en total suman casi 7 toneladas.

El especialista, quien es integrante del Cuerpo Académico de Recursos Marinos Tropicales del Departamento de Biología Marina del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán, indicó hace falta más trabajo de investigación para conocer la importancia de esta especie en el ecosistema marino. 

Sin embargo, ahora su captura se realiza con mayor esfuerzo, más lesionados e inversión en la adquisición de equipos de compresoras para realizar la actividad, los insumos son evidencia real del impacto en la pesquería en la parte social, pero en el tema de biología pesquera no se ha evaluado el efecto. 

En el seguimiento al tema, han encontrado con datos del ordenamiento pesquero como la falta de mayor regulación de esta especie que pone en riesgo a otras, porque al ser un producto altamente demandado se ha duplicado el número de embarcaciones y de pescadores; considerando la inversión que realizan y el número de días para aprovechar la captura de esta especie, al concluir la temporada se enfocarán a otras.

Tuz Sulub indicó que es cuestión de sacar cuentas: si una persona invierte y compra navíos y equipo para la pesca de un producto durante 20 días, qué hará con su equipo los 345 días restantes del año; no los deja asentados, sino que los usa para capturar otra especie como langosta y pulpo o mero, por lo cual las otras pesquería resienten este esfuerzo.

Además, expresó que los efectos pesqueros se observan en el mediano y largo plazo y no saben qué va a pasar en la siguiente temporada o en dos tres años, pero tendrá un efecto, aunque falta valorar si será positivo o negativo.

Agotamiento de bancos 

“La pesquería ha sufrido una sobre explotación, los volúmenes que se comenzaron a obtener en 2001 con aprovechamiento de pesca de fomento y los resultados obtenidos en los últimos tres años que se maneja como comercial, tienen una diferencia es significativa y va a la baja, porque el esfuerzo pesquero tuvo un incremento muy alto”, especificó.

Añadió que en 2001 había 20 ó 30 lanchas pescando este producto, y hoy son más de 500 registradas oficialmente, pero en términos reales el esfuerzo es mayor tres o cuatro veces, no es ningún secreto.
Lo que ha pasado es que se han agotado los bancos que estaban disponibles a una menor profundidad; la especie es muy  bentónica, es de desplazamiento lento y no es que se alejó, se consumieron los ejemplares que estaban en aguas someras.

Antes se encontraba a un profundidad de tres brazas en adelante, pero esos bancos fueron los primeros que se acabaron, y los pescadores, por necesidad, sin estar preparados, cometen la negligencia de capturar a mayor profundidad y tiempo permitido.

En este punto precisó que la captura de la especie se hace en la mayoría de los casos utilizando equipo de aire comprimido que permite estar hasta 30 metros ó 15 brazas, después de esta profundidad intervienesncuestiones barométricas.

Explicó que el “pepino de mar” es removedor de nutrientes, al ser animal bentónico de lento desplazamiento se alimenta de detritos de las algas bentónicas y remueve los nutrientes, lo que permite recircular algunos oligoelementos que están ahí  y se reincorporan a la cadenas tróficas de zooplacton, fitoplacton, etc.

Pesca ilegal
  • En lo que va de este año, las autoridades han detenido a varias personas por pesca ilegal de pepino de mar:
Personas detenidas Volumen asegurado Lugar
4 780.900  Tetiz-Mérida
1 (2 escaparon)  220.580  Yucalpetén, Progreso
1 3,840.040 Celestún-Kinchil
1 142.850  Ciénaga de Progreso
3 59.480  Sisal-Hunucmá
1 737.086  Chelem-Progreso
TOTAL TOTAL  
11 5,780.936  

Periodos de captura en 2013-2014

25 de nov. de 2013.- En el Diario Oficial de la Federación, la Sagarpa publicó que a partir de las 00:00 horas del 25 de noviembre de 2013 y hasta las 24:00 horas del 9 de diciembre de ese año, autorizándose el aprovechamiento de 430 toneladas en la zona de Dzilam de Bravo, que abarca desde San Crisanto hasta el Faro Yalkubul, y 370 toneladas en la zona de San Felipe-Río Lagartos, que abarca desde el Faro Yalkubul hasta la frontera entre Yucatán y Q. Roo.

25 de feb. de 2014.- A partir de las 00:00 horas del 25 de febrero de 2014 y hasta las 24:00 horas del 11 de marzo de 2014, autorizándose el aprovechamiento de 430 toneladas en la zona de Dzilam de Bravo, que abarca desde San Crisanto hasta el Faro Yalkubul, y 370 toneladas en la zona de San Felipe-Río Lagartos, que abarca desde el Faro Yalkubul hasta la frontera entre Yucatán y Quintana Roo.

8 de abril de 2014.- La Sagarpa, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Acuerdo para modificar el periodo de veda y establecer cuota de aprovechamiento de pepino de mar en una zona marina específica del litoral del estado de Yucatán. Autorizó el aprovechamiento de 357 toneladas en la zona marina frente a las comunidades de Sisal y Celestún, en Yucatán. En un lapso del 8 al 14 de abril de ese año.

Lamentan que pescadores sigan arriesgando su vida

Por otro lado,  el director de Pesca y Acuacultura del Gobierno Estatal, Ricardo Delfín Quesada Domínguez, lamentó que los pescadores sigan arriesgando su vida para realizar la captura ilegal del pepino de mar, por obtener un ingreso “extra” al realizar una actividad que les puede causar la muerte o dejarles graves secuelas.

El funcionario señaló que esto genera un problema social por las secuelas de quienes sufren descomprensión por realizar no sólo una actividad prohibida, muchas veces sin la capacitación y la protección necesarias.

Sin embargo, señaló que este tema es federal porque son las autoridades de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) las encargadas de regular la entrega de permisos, así como de procesar a quienes incurren y fomentan estas prácticas.

Declinó señalar si existe interés local de promover reformas para que las sanciones sean más severas contra quien fomente y realice la pesca del equinodermo de manera ilegal, señalando que es un tema de competencia federal, ellos sólo coadyuvan.

En el trabajo que realiza la Dirección a su cargo, establece que el sector pesquero y acuícola tiene una gran interés social y económico, ya que es un importante generador de alimentos y empleos en el Estado.

Según los padrones que han realizado, se estima que en esta actividad productiva emplea a más de 15,000 pescadores que habitan en las 15 comunidades pesqueras de la costa yucateca.

La realidad es que si bien hoy en día es uno de los sectores productivos que más derrama económica proporciona al Estado, también es uno de los sectores productivos que más rezagos presenta.

Acerca del seguro de mar, la Secretaría de Desarrollo Rural otorga apoyo económico y alimenticio temporal a las familias de pescadores  que mueren en la actividad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios