25 de Septiembre de 2018

Yucatán

Terapias de ofrecen una recuperación física y del alma

Equinoterapia y regeneración celular alternativas que generan bienestar a través de la estimulación del sistema nervioso.

La equinoterapia se consolida como una alternativa para que niños con discapacidad puedan mejorar en diversos aspectos físicos y emocionales. (Milenio Novedades)
La equinoterapia se consolida como una alternativa para que niños con discapacidad puedan mejorar en diversos aspectos físicos y emocionales. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Terapias de ofrecen una recuperación física y del almaCompartir en Twiiter Terapias de ofrecen una recuperación física y del alma

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La equinoterapia y la terapia de regeneración celular, como opciones alternativas de gran eficiencia para el tratamiento de diversas discapacidades, y que ofrecen grandes beneficios a niños y adultos, cada una desde su enfoque, fueron presentadas ayer al auditorio del programa radiofónico “Salvemos Una Vida”, que se transmite por Amor 100.1.

Bajo la conducción de Adela Canales y Jorge Barrera, en el primer segmento la administradora de la Asociación para la Equinoterapia A.C (Ecure), Eugenia Barrio Ojeda de Bolio, explicó que su función es trabajar en la rehabilitación a través de caballos, la cual tiene el reconocimiento y aval de diversos sectores médicos a nivel internacional.

Recordó que Yucatán tiene un alto índice de discapacidad, el segundo lugar a nivel nacional, por lo que la equinoterapia es una buena opción cuando de rehabilitación de trata.

Esta terapia se fundamenta en tres principios básicos: impulsos rítmicos, el paso tridimensional y el calor corporal. 

Está comprobado que el paso del caballo hace que el cerebro segregue las endorfinas que generan bienestar

Los impulsos rítmicos son de 90 a 110 por minuto, van del lomo del caballo hacia la columna vertebral y el cerebro del jinete, lo que permite que poco a poco la coordinación entre la espalda y la cabeza se vaya fortaleciendo.

Posteriormente, interviene el paso tridimensional, que es el mismo patrón de marcha que el del ser humano, por lo que estando en equilibrio la columna vertebral y la cabeza, el patrón se va interiorizando en el cerebro del paciente, que no sólo registra un movimiento, sino también el patrón de la marcha.

Por ejemplo, en los niños con parálisis cerebral, si tienen la posibilidad de caminar, con la equinoterapia su columna será fortalecida, al estar en sintonía con su cabeza van a estar en equilibrio y el patrón se irá interiorizando.

El calor corporal, que es el tercer elemento, hace que las piernas se vayan distendiendo, el cinturón pélvico tome su sitio y cuando hay posibilidad la marcha se da, porque el calor y los impulsos hacen que el diafragma se distienda y la respiración mejoren, por lo que el estado de salud general de los niños es mejor y los problemas digestivos se solucionan.

En el ámbito de las emociones, está comprobado que el paso del caballo hace que el cerebro segregue las endorfinas que generan bienestar, lo que también se traduce en un mejor control cuando hay problemas de autoestima o depresión.

La asociación está integrada por terapeutas especializados en equinoterapia, y cuando es requerido, cuentan con la asistencia de psicólogos, neurólogos y doctores en rehabilitación.

Barrio Ojeda aclaró que ellos no hacen el diagnóstico, se requiere que un médico canalice al paciente para que de esta manera exista un trabajo conjunto y tengan mayores avances y mejores resultados.

Destacó que una parte esencial en la asociación es el trabajo de voluntarios, por lo que invitó a aquellas personas que tengan tiempo libre, que sean responsables, que les gusten los animales para que se conviertan en cabestreador o monitor ecuestre.

Para ello se les brinda una capacitación y se encargan de jalar al caballo, mientras la terapeuta atiende al niño.

Refirió que es muy importante el voluntariado, porque en ocasiones hay personas que por el tipo de discapacidad que presentan se requiere de dos terapeutas para atenderlo y siempre se va a necesitar un cabestreador, ya que se necesita que el niño sea muy independiente para que la terapeuta con una cuerda lo atienda sola.

La invitada también invitó a la población a participar en el evento que realizarán el 7 de febrero, a partir de las 14 horas, para recaudar fondos y seguir apoyando a más personas. 

Es una comida a beneficio que se llevará a cabo en “Tierra bonita”, que está a la entrada del camino que va a Dzityá. La cuota de recuperación permitirá pagar una parte de los gastos que se generan durante el año, ya que en la actualidad se atienden a 65 niños.

Terapia de amor

En otro bloque del programa estuvo la representante del grupo de terapeutas de la Fundación Mexicana René Mey de la Península de Yucatán, Leonor Abimerhi Villajuana, quien informó que ya reactivaron el servicio.

“Es una terapia de amor que estimula el sistema nervioso central para que a través de unos toquecitos con las manos, las células emocionales, las células dormidas, las células que no están trabajando muy bien vuelvan a su actividad normal”, mencionó.

Es una estimulación que se hace desde la columna vertebral y luego se esparce este trabajo a través de ligeros movimientos con las manos, denominada de regeneración celular a todo el sistema. La terapia tarda de 5 a 7 minutos, la cual es suficiente para que sientan una mejoría.

Por ejemplo, a las personas que están recibiendo quimioterapia, radiación, les disminuye los efectos secundarios y mejora la situación emocional que están enfrentando.

Esta terapia no tiene costo, si la persona está en posibilidades dejar una aportación voluntaria se acepta.

Cabe mencionar que esta terapia le sirve a cualquier persona con alguna enfermedad, e incluso con buena salud, a quienes están deprimidas, a quienes están en proceso de pérdida, ya que ayuda, porque al estimular las células que no están al cien por ciento encuentran un espacio de paz y se benefician.

Mencionó que están los miércoles, de 9 a 12:30 horas, en la calle 24 entre 23 y 25, número 201, de la García Ginerés, en el local de Villa Serena, donde se encuentra una manta de regeneración celular de René Mey. Para cualquier informe, las personas se pueden comunicar a los teléfonos: 9991223013 (celular) y 9205611. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios