19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Construyeron su amor, su empresa y su vida

Su ventaja competitiva es la ética para desarrollar trabajos de construcción porque garantizan la entrega de la obra con un apego estricto al proyecto.

La arquitecta Mariana Quiñones Trejo y el ingeniero Damián Oscar Raigosa Gamboa constituyen Q+R. (Milenio Novedades)
La arquitecta Mariana Quiñones Trejo y el ingeniero Damián Oscar Raigosa Gamboa constituyen Q+R. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Construyeron su amor, su empresa y su vidaCompartir en Twiiter Construyeron su amor, su empresa y su vida

SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La arquitecta Mariana Quiñones Trejo y el ingeniero Damián Oscar Raigosa Gamboa constituyen una joven pareja de empresarios del ramo de la construcción, que unieron su conocimiento y amor por la profesión para fundar un proyecto de servicio integral. 

En entrevista, los egresados de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) y participantes incubados en la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTM), señalaron que su ventaja competitiva es la ética para desarrollar trabajos de construcción porque garantizan la entrega de la obra con un apego estricto al proyecto. Su compañía Q+R opera desde 2011. 

¿Cómo nació su propuesta de negocio?

Mariana: Lo iniciamos mi socio y esposo a mediados del 2010, primero como idea y fue hasta los primeros meses de 2011 que comenzamos a operar, siempre con la intención de ofrecer un servicio integral, en el que el cliente tuviera cubiertos el aspecto de diseño y construcción con la misma empresa y nosotros contábamos con los conocimientos, así que resultaba viable.

Damián: La decisión la tomamos luego de tener años de trabajar para otras compañías, en mi caso no me sentía satisfecho con lo que hacía y Mariana no se desarrollaba plenamente, y fueron razones poderosas para arriesgarnos. Renunciamos a nuestros empleos y comenzamos un propio negocio. 

El fondo que usamos para arrancar fue producto de nuestros finiquito, el anticipo de nuestro primer proyecto, que fue en Progreso, y teniendo como oficina la sala de casa de la familia de Mariana. Ahora ya tenemos un espacio especial y vamos mejorando.

¿Qué tan relevante fue para ustedes la incubación en la UTM?

Damián: Mucho, porque al principio no teníamos claro quién sería nuestro cliente y otros aspectos que pudimos resolver cuando entramos a la UTM, porque no sabíamos qué era un plan de negocios y ahí nos ayudaron, nos dieron asesoría en todos los rubros: legal, financiero, fiscal, administrativo. Nos faltaba enfoque, en la escuela uno aprende a ser ingeniero o arquitecto, pero no empresario, a pesar de que hay alguna materia no es lo mismo que el terreno laboral.

Mariana: nosotros hacíamos nuestras propias evaluaciones y planeaciones, pero no era suficiente, requeríamos ayuda, por eso entramos a la UTM. Así llegamos a delimitar nuestro enfoque y nos dedicamos a la remodelación, ampliación de vivienda y obra nueva.

¿Cuál es la importancia de trabajar en una empresa antes de iniciar la propia?

Mariana: Definitivamente es necesario, porque lo que te aporta, es complementario y más amplio de lo que se aprende en la escuela.

Damián: Por mi parte, trabajé en una compañía de vivienda económica y eso me sirvió para ver las carencias de ese negocio y decidirme a que si empezaba un proyecto por cuenta propia no repetiría los errores, porque antes que nada, hay que desempeñarte para darles lo mejor a los clientes con trabajos de calidad. Lo que uno desarrolla con los proyectos de emprendedores en la escuela se hace bajo un  mundo ideal, la realidad y lo fuerte viene afuera en el terreno laboral.

¿Su juventud, qué papel jugó en el desarrollo de su empresa?

Mariana: en el caso del tema de diseño fue una ventaja porque la gente relaciona la innovación con juventud, así que era fácil que los clientes recibieran positivamente las propuestas.

Damián: pero en cuanto a la construcción, ahí tenían ciertas reservas, porque para muchos pagar una obra significaban los ahorros de muchos años, un sacrificio y tenían cierta desconfianza, pero gracias a la seriedad y calidad de nuestro trabajo hemos solventado esta parte. 

¿Qué oportunidades tiene su negocio dentro de la oferta actual en el ramo del diseño de la construcción en Yucatán?

Mariana: Al ser un equipo en que sus elementos uno diseña  y otro construye, representamos una garantía que la construcción de la obra esté apegada al proyecto que proponemos en el diseño, porque es nuestro compromiso. Esta sintonía no siempre se logra porque en ocasiones se unen ingenieros y arquitectos de diferentes compañías y no logran que el trabajo final se vea como en lo que diseñaron.

Damián: Esa es nuestra ventaja competitiva y la línea ética en la que nos desarrollamos.

¿Cuáles consideran que son los aprendizajes más significativos que han adquirido hasta ahora?

Damián: Nos falta mucho por aprender y hasta por cometer errores, una de las reglas de oro es cobrar lo que vale el trabajo, no regatearnos nada y que no les dé pena cobrar, eso lo hemos aprendido, todavía nos complica, pero sabemos que nuestra labor es valiosa.

Mariana: La importancia de la capacitación, la actualización y evaluación constante para seguir creciendo, de cuidar las finanzas, ser ordenados para no mezclar dinero del negocio con el personal y  minucioso con la administración.  Aprendimos a ser visionarios y anticiparnos a las temporadas bajas para no quedarnos sin trabajo.

¿Qué consejos compartirían con sus contemporáneos que están en proceso de iniciar su propio negocio?

Mariana: Tienen que creer en lo que hacen, esforzarse mucho, hacer un plan de negocios, porque muchos financiamiento te lo piden como respaldo para saber si tu propuesta es factible. Hay que analizar la competencia, ser pacientes porque hay tiempos con dificultades.

Damián: No sólo basta con tener ganas y la idea, hay que ser disciplinados, conscientes de los sacrificios que implica, pero vale la pena, es difícil empezar y por eso hay que asesorarse, acercarse a las incubadoras, a los programas de financiamiento, que es indispensable para darle u impulso. Aprovechen la escuela, valoren a sus maestros, sus clases, piensen en cómo esos conocimientos serán útiles en su futuro, no se queden con la idea que son estudiantes, sino que serán futuros empresarios o trabajadores de alguna organización y para eso necesitan aprovechar las herramientas que te da la universidad. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios