23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Con misas simultáneas abren el Año Santo de la Misericordia

La Arquidiócesis estatal prepara misas simultáneas en los 14 decanatos, la primera de ellas en la Santa Iglesia Catedral.

El 13 de diciembre a las 13:00 horas el Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega oficiará la misa de inicio del Jubileo Extraordinario del Año Santo de la Misericordia en la Santa Iglesia Catedral de Mérida. (SIPSE)
El 13 de diciembre a las 13:00 horas el Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega oficiará la misa de inicio del Jubileo Extraordinario del Año Santo de la Misericordia en la Santa Iglesia Catedral de Mérida. (SIPSE)
Compartir en Facebook  Con misas simultáneas abren el Año Santo de la MisericordiaCompartir en Twiiter  Con misas simultáneas abren el Año Santo de la Misericordia

Cecilia Ricardez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En sintonía con las acciones de la Iglesia Universal y el inicio del Jubileo Extraordinario del Año Santo de la Misericordia decretado por el Papa Francisco, el próximo domingo (13 de diciembre) la Arquidiócesis de Yucatán prepara misas simultáneas en los 14 decanatos, de esta manera se hará oficial en la entidad el arranque de este periodo en el que se reflexionará sobre el tema, indicó el padre Jorge Martínez Ruz capellán del grupo apostólico Caballeros de Colón y coordinador de la Pastoral de Comunicación de la diócesis en el estado.

Ese día a las 13:00 horas el Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega, oficiará la misa de inicio en la Santa Iglesia Catedral, donde se esperan cientos de feligreses, así como miembros de la vida consagrada. En el marco de la ceremonia se abrirá la puerta del Perdón, así como se realiza en otras catedrales del mundo por indicación del Santo Pontífice para alcanzar la indulgencia. Este periodo santo culmina el 20 de noviembre del 2016.

En tanto, durante la jornada todas las parroquias, capillas y rectorías estarán haciendo lo propio para sumar miles de fieles a esta actividad religiosa. 

En esta acción participan cerca de 130 recintos religiosos de los 14 decanatos.

El Papa Francisco inauguró el martes el Año Santo desde el Vaticano, con una ceremonia solemne que incluyó la apertura de las grandes puertas de bronce de la basílica de San Pedro. De esta manera inicia el jubileo  de 12 meses para mostrar el lado misericordioso de una Iglesia católica.

Para este periodo, las puertas santas en las catedrales de cada diócesis, así como en otras iglesias designadas por los obispos diocesanos serán designadas como lugares de peregrinación para los fieles laicos como parte de la obtención de la indulgencia plenaria. Para este fin la página de la Arquidiócesis y las agencias de información católica promueven los pasos para obtener la indulgencia.

“Estamos alegres por que el Papa inauguró solemnemente el Año Santo en el marco de la fiesta de la Inmaculada Concepción y abrió la puerta santa junto el Papa Emérito Benedicto XVI. Lo debemos de vivir con mucho fervor para experimentar la ternura de Dios en nuestras vidas como dijo el Santo Padre, lo encontramos en los diferentes signos como su Palabra, en la eucaristía y las personas que ayudan y dan servicio a los necesitados. Este jubileo lo viviremos sirviendo a nuestro prójimo”, apuntó el padre Jorge Martínez. 

De acuerdo a la agencia de comunicación católica aciprensa, explica que la tradición católica de celebrar un Año Santo (Año Jubilar) comenzó con el Papa Bonifacio VIII en 1300, y desde 1475 cada 25 años se celebra un Jubileo ordinario para permitir que cada generación experimente este momento al menos una vez en la vida.

Jubileo

De acuerdo a la agencia de comunicación católica Aciprensa, explica que Un Jubileo Extraordinario puede ser convocado en una ocasión especial o por un evento que tiene una importancia especial, como es el caso del Año Santo de la Misericordia.

El primer Jubileo extraordinario se convocó en el siglo 16 y los más recientes fueron en 1933, cuando el Papa Pío XI quiso celebrar los 1.900 años de la Redención, y en 1983 cuando San Juan Pablo II proclamó uno para honrar los 1.950 años de la redención tras la muerte y resurrección de Cristo.

Un Año Santo trae consigo la posibilidad de que los fieles puedan ganar la indulgencia plenaria. De acuerdo con el párrafo 1471 del Catecismo, una indulgencia es: ...la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos". En el caso de una indulgencia plenaria, es una completa remisión de los pecados.

Claves

El Año Santo es tradicionalmente un año de perdón y penitencia por los pecados de cada uno. También es un año de reconciliación entre enemigos y conversión para recibir el Sacramento de la Reconciliación.

Hasta ahora solo se han realizado 26 celebraciones jubilares ordinarias, la última de las cuales fue el Jubileo del año 2000 convocado por San Juan Pablo II.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios