22 de Septiembre de 2018

Yucatán

Defendió hasta la muerte a sus carneros

Los restos de Aroldo C. M. y su empleado Hermenegildo P., de 58 y 62 años, respectivamente, fueron encontrados en el fondo de un pozo.

Parientes de los asesinados esperaban noticias a la vera de la carretera. La esposa del propietario  de la granja dio aviso a la Policía al hallar huellas de sangre en el lugar. (Milenio Novedades)
Parientes de los asesinados esperaban noticias a la vera de la carretera. La esposa del propietario de la granja dio aviso a la Policía al hallar huellas de sangre en el lugar. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Defendió hasta la muerte a sus carnerosCompartir en Twiiter Defendió hasta la muerte a sus carneros

Luis Fuente/Seyé
SEYÉ, Yucatán.- Los cuerpos de Aroldo C. M. y su empleado Hermenegildo P., de 58 y 62 años, respectivamente, fueron encontrados en el fondo de un pozo luego de ser asesinados supuestamente por una banda de cuatreros que robaban 20 carneros y una planta de luz en un rancho en Seyé.

Los asesinatos fueron descubiertos hasta las 10 de la mañana de ayer, cuando la esposa Aroldo solicitó la intervención de la Policía al descubrir manchas de sangre en varios sitios del inmueble.

Alrededor de las 9:00 horas, Cristina C. S. fue al rancho “San Miguel” en busca de su cónyuge debido a que éste no regresó en la noche y menos fue a su casa a desayunar como acostumbraba.

Pero al llegar al lugar, ubicado en la carretera a Seyé, encontró manchas de sangre en la reja del lugar y huellas de violencia, por lo que, alarmada, regresó al poblado a dar aviso de los hechos a la Policía Municipal de Seyé.

Elementos de esa corporación fueron al rancho y tras varios minutos de búsqueda hallaron los cadáveres de Aroldo C. M. y del velador Hermenegildo P. en el fondo de un pozo.

Los uniformados avisaron del caso a la Fiscalía General del Estado, por lo que minutos después llegaron unidades con agentes ministeriales y de la Secretaría de Seguridad Pública para realizar una amplia búsqueda de los autores de los crímenes, pero éstos tuvieron el tiempo suficiente para huir.

También llegó personal del Ministerio Público y de Servicios Periciales de la FGE a efectuar el levantamiento de los dos cadáveres y realizar las diligencias legales correspondientes.

Las primeras versiones de los hechos de las autoridades señalan que Aroldo C. y su empleado Hermenegildo P., al parecer, descubrieron a un grupo de abigeos (ladrones de ganado).

Se reportó como desaparecido 20 carneros y una planta portátil de energía eléctrica en el lugar.

Se sospecha que el dueño del rancho y su velador se enfrentaron a los acusados a golpes y pedradas; uno de los fallecidos recibió un disparo de escopeta.

Al parecer, los delincuentes arrastraron los cuerpos y los arrojaron al interior de un pozo para luego darse a la fuga con todo y el ganado.

La Fiscalía realiza las investigaciones para dar con los asesinos y ponerlos a disposición de un juzgado de control.

Se sospecha de gente de los alrededores dedicada al robo de ranchos de la zona y que eran conocidos de los hoy occisos, y fue por eso que al ser descubiertos dieron muerte al propietario del rancho y su empleado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios