16 de Octubre de 2018

Yucatán

Pasajeros sufren un 'calvario' para ir a trabajar o la escuela

En las 'horas pico' se forman largas filas de usuarios en los paraderos; concesionarias tienen unidades en buen estado, pero pagan poco.

Algunas filas incluso dan vuelta a la calle ante la escasez de unidades del transporte urbano en “horas pico”. (Milenio Novedades)
Algunas filas incluso dan vuelta a la calle ante la escasez de unidades del transporte urbano en “horas pico”. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Pasajeros sufren un 'calvario' para ir a trabajar o la escuelaCompartir en Twiiter Pasajeros sufren un 'calvario' para ir a trabajar o la escuela

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El crecimiento de la ciudad, aunado a la mala planeación de las rutas del transporte urbano, han derivado en una sobredemanda del servicio en las llamadas “horas pico”, cuando las unidades se convierten en “autobuses sardina” por la excesiva cantidad de pasajeros que transportan, rebasando por mucho su capacidad, que es de 45 personas sentadas.

Entre las 6:00 y 10:00 de la mañana, de 12:00 a 4:00 de la tarde, y de 5:00 a 9:00 de la noche, largas filas de usuarios se pueden observar en los paraderos del centro de Mérida.

El problema es más visible en paraderos de la calle 58 de la 59 a la 63, sede de las rutas:

  • Francisco de Montejo,
  • Chuburná 21,
  • Tapetes,
  • Montes de Amé,
  • Dzityá,
  • Chuburná Inn, entre otras

Y en la calle 56 entre 57 y 59 en donde se abordan unidades de las rutas

  • Plaza Fiesta,
  • Itzimná,
  • Carranza-Altabrisa,
  • Villas La Hacienda,
  • Santa Gertrudis Copó
  • 52 Norte Gran Plaza

Los usuarios tienen que esperar hasta tres autobuses para alcanzar un espacio dentro de las unidades para llegar lo más temprano posible a sus compromisos laborales o escolares. Y si logran subir, deben soportar trasladarse parados, sin espacio para movimientos, y entre las incomodidades de los sudores y olores del hacinamiento.

Y curiosamente, justo cuando los autobuses urbanos rebosan de usuarios, hay “encierros” de las empresas transportistas repletas de unidades en buen estado.

En un recorrido, reporteros de MILENIO NOVEDADES constataron que al menos dos empresas concesionarias con “encierros” en el Periférico mantienen ahí sus unidades mientras los usuarios requieren de un servicio más ágil y cómodo.

En las instalaciones de Minis 2000 se observó alrededor de 50 unidades, de las cuales la mitad se encuentra en buen estado, entre ellas incluso hay una de las nuevas unidades Situr. En ese lugar, el reportero intentó localizar a alguna persona encargada del parque vehicular. Sin embargo, esto no fue posible.

También se visitó la instalación de la empresa Mayab-Permisionarios, que cubre las rutas Bojórquez, Nora Quintana, Caucel, Circuito Poniente. Ahí se observaron al menos 25 unidades en buen estado y otras 10 las cuales que, según comentó el guardia de seguridad, “están en reparación”.

Un operador que solicitó el anonimato confirmó que en ocasiones sí hay unidades disponibles “pero no hay operadores que las manejen”, debido a la alta rotación del personal que existe por los bajos sueldos que pagan las empresas.

Los usuarios opinan que los concesionarios deben destinar en las rutas un mayor número de unidades por las mañanas, que es cuando mayor demanda de transporte existe. También comentan que no saben si las empresas no cuentan con unidades para atender de manera eficiente a los usuarios o no hay operadores que las manejen.

Pocas unidades
  • El medio de transporte que más utilizan los meridanos para llegar a sus centros de trabajo o estudio son los autobuses. 
  • En la ciudad existen 239 rutas a cargo de más de mil 500 unidades de transporte público que son abordadas a diario por alrededor de 600 mil personas.

Más vehículos nuevos para mejorar servicio

Por otro lado, como una de las primeras medidas para reducir el problema de los “autobuses sardina”, antes de finalizar el año Mérida tendrá 59 unidades nuevas de transporte público, las cuales se sumarán a las 81 que entraron en funciones el mes pasado y que forman parte del reciente Sistema Integral de Transporte Urbano (Situr).

Con esa flotilla, sumarán 140 las unidades nuevas en circulación en esta ciudad capital.

Al respecto, el director de Transporte del Gobierno del Estado, Humberto Hevia Jiménez, recordó que a los concesionarios que cubren rutas del sur y poniente de la ciudad y que participaron en el proceso para la adquisición de 59 autobuses se les apoyó con el 20 por ciento del costo de cada unidad, que asciende a 1.5 millones de pesos, por lo que la aportación es de unos 300 mil pesos.

Agregó que por el momento trabajan en la supervisión de la operación de las nuevas rutas del Situr. “Este tema tiene que ver con los ascensos y descensos… Hoy están pasando las unidades del transporte público con frecuencias que oscilan entre los ocho y los 12 minutos”, afirmó.

El Situr, además de pretender mejorar la movilidad y forma de transportarse de los ciudadanos, busca reducir el índice de muertes por accidentes de tránsito que en 2015, según los últimos reportes, suman más de 120 defunciones.

Y es que pese a los talleres que imparte la Dirección de Transporte del Gobierno del Estado de Yucatán (DTEY) para la correcta operación y eficacia en el servicio, todos los días los usuarios suben a las redes sociales fotografías de choferes manejando mientras mandan o reciben mensajes en sus teléfonos celulares.

Los usuarios se quejan de demoras, mala actitud de choferes y alto costo de boleto de los camiones

Cabe indicar que como parte de este sistema de transporte, el 27 de agosto pasado entraron en servicio 40 nuevas unidades de la ruta Circuito Metropolitano con miras a brindar un servicio de calidad con unidades cómodas, recorridos más rápidos, trato amable de los operadores y reducir el tiempo de espera en los paraderos.

No obstante, durante un recorrido, los usuarios señalaron que el servicio mantiene las deficiencias con las que están acostumbrados a lidiar todos los días.

Entre las quejas reiteradas por los usuarios de esta ruta destacan que el tiempo de espera no se ha reducido (en promedio es de 15 hasta 40 minutos para abordar una unidad) y que los operadores no dan parada a las personas que esperan en los paraderos.

No es todo, también no cumplen con el derrotero y horario establecidos, además de que los asientos de la parte de adelante no son cedidos a adultos mayores, embarazadas o personas con capacidades diferentes.

El mal trato por parte de los operadores sigue siendo una constante, a pesar de la capacitación que recibieron por parte de la Dirección de Transporte del Gobierno del Estado.

Los estudiantes y adultos mayores se quejan que en esta ruta no es aceptada su credencial de descuento por lo que tienen que pagar la tarifa general de siete pesos.

Los usuarios piden disponer un mayor número de unidades en las “horas pico”, entre las 6 y 10 horas, que es cuando se hace más notoria la deficiencia del servicio.

Para quejas
  • La Dirección de Transporte informó que ha dispuesto de los números 01 800 890 9192 y el 072 para recibir quejas, comentarios y sugerencias respecto del servicio de transporte en Mérida.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios