14 de Diciembre de 2017

Yucatán

En Yucatán, niños de primaria aprenden a hacer negocios

Fomentan el espíritu emprendedor en menores de educación básica hasta jóvenes universitarios potenciando sus habilidades para pensar y desarrollar ideas.

Los niños aplican su capacidad para desarrollar ideas y aplicarla en negocios futuros. (Amílcar Rodríguez/Milenio Novedades)
Los niños aplican su capacidad para desarrollar ideas y aplicarla en negocios futuros. (Amílcar Rodríguez/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook En Yucatán, niños de primaria aprenden a hacer negociosCompartir en Twiiter En Yucatán, niños de primaria aprenden a hacer negocios

Cecilia Ricárdez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Ante el auge del movimiento emprendedor del último lustro, en Yucatán forman a niños para crear las siguientes generaciones de empresarios; a través de iniciativas del sector privado y propuestas educativas avaladas por autoridades nacionales, los menores potencian sus habilidades creativas y natas para pensar y desarrollar ideas.

Se trata de las escuelas de negocios para niños Business Kids, de las cuales existen dos campus en el norte de Mérida, y Wake up Entrepeneur, compuesto por metodologías para fomentar el espíritu emprendedor en alumnos de educación básica hasta jóvenes de nivel universitario, ese programa está respaldado por Instituto Nacional del Emprendedor y fue creado por yucatecos expertos en temas financieros y empresariales.

En entrevista, Sandra Patricia Guillén Alexander, quien pertenece a la oficina de dirección de Business Kids Montecarlo, explicó que el objetivo del modelo que promueven es ayudar al niño a fortalecer su autoestima, desarrollar sus habilidades de comunicación, liderazgo y trabajo en equipo, mientras aprenden a hacer negocios por medio del juego en los talleres, dirigido a menores de cuatro a 14 años.

Los grupos y el programa se dividen por edades y etapas correspondientes.

En la primera etapa el niño estudia materias básicas que tiene que ver con el cuidado del dinero, computación, aprender a vender, trabajo en equipo, cómo invertir su domingo, mercadotecnia y publicidad, aprender a comparar, liderazgo y autoestima.

En la siguiente, los infantes ya definen qué tipo de negocio quieren fundar y pueden comenzar a armar un plan de negocios que desarrollarán acompañado de un consultor.

En la última parte, los padres se involucran para comprometerse y respaldarlos de manera formal, hasta que el menor cumpla la mayoría de edad. 

Por su parte, Wake Up Entrepreneur es un modelo de emprendimiento que conjuga una serie de actividades dirigidas a despertar y potenciar el conocimiento, la imaginación y la creatividad natural de los niños.

Todas las actividades están entrelazadas por medio de etapas divididas en diversos cursos y talleres que parten desde saber qué talento emprendedor se tiene, hasta el desarrollo de un negocio o emprender algo innovador y creativo, con lo cual forman niños dueños de su futuro.

Israel Imán Baquedano y José Antonio Herrera Alamilla, de la organización Innted (Impulsora de Innovación, Nuevas Tecnologías y Desarrollo Sustentable S. C. P.), encabezan este proyecto único en su tipo en México. 

Muy creativos
  • Desarrollan habilidades emprendedoras para fomentar ideas de negocios, a partir de la creatividad innovadora; empleando metodologías modernas adaptadas al entorno social.

Alumnos que 'vendían hasta piedras'

“Vendían pulseras, de todo, hasta piedras”, recuerda la coordinadora de primaria en el área de español, Giselle Sánchez Puente, al referirse al grupo de cuarto grado de la Loyola Comunidad Educativa, el cual desde año anterior destacó por su interés en los negocios.

Los maestros y padres de familia, ocupados por canalizar ese potencial, trabajan juntos un modelo educativo piloto, en el que toda la currícula del ciclo escolar se desarrolla bajo el tema del emprendimiento, para solucionar temas sociales, ecológicos y como una actitud ante la vida.

De esta manera, a través de todas las materias, se aborda el tema para comprender las diferentes dimensiones de los problemas que se viven México, posteriormente en Yucatán, en Mérida y en la comunidad de Sodzil Norte, donde se ubica la escuela, para que al final del año se presente un diagnóstico enfilado a una propuesta que se ampliará en el transcurso del quinto año de primaria.

En entrevista, Giselle explicó que evaluarán los resultados de esta labor, para que eventualmente se replique en otros salones y forme parte de la oferta educativa de la institución, cuya filosofía de “Ser para los demás” va acorde con los principios de emprendimiento social que desean inculcar en los niños.

En este camino se unieron dos papás, uno que ofrece espacios formativos sobre trabajo colaborativo y otro sobre pensamiento innovador.

Al recordar los orígenes de este trabajo, detalló que en medio de un problema identificaron una oportunidad, ya que los alumnos, cuando cursaban el tercer grado, tenían pequeños negocios de diferentes giros, desde manualidades hasta pedazos de muro que vendían entre sus compañeros.

En ese proceso, de manera autodidacta resolvían las implicaciones de acciones de compras y ventas; hubo despidos, renuncias y otras prácticas, aprendida de los adultos y que llamó la atención de padres de familia y maestros.

En este contexto, decidieron capitalizar el interés de los niños y enfocarlo en el fomento del espíritu emprendedor como una actitud para resolver desde problemas personales hasta de su comunidad.

De esta manera, implementaron un modelo piloto para el presente ciclo escolar, en el que conjugan todas las materias, tanto en inglés como español, para promover emprendimientos sociales.

Abigail Aquino, maestra del grupo en el área de español, ejemplificó que en camino de encontrar el problema social a resolver, los niños estudian la situación actual de México, en materia de pobreza, crisis alimentaria, desigualdad, desempleo, economía e incluso datos oficiales de presupuestos del Gobierno para diferentes rubros. En esa línea harán lo propio con Yucatán, Mérida y Sodzil Norte.

Por su parte, la maestra Mariela Cárdenas Vermont explicó que desde las clases de taller que imparte se aplican los principios de trabajo colaborativo y pensamiento innovador para el proyecto de huertos, en el que deben resolver todas las implicaciones de este trabajo, desde su siembra, cuidado, plagas, cosecha y hasta venta en el mercadito Loyola, el cual se montará exprofeso para ofertar los productos. 

Wake up Entrepeneur

El modelo Wake up Entrepeneur se puede aplicar en cualquier escuela, mediante la convocatoria 2.7 del Inadem.

De esta manera, las escuelas, desde primarias hasta universidades, pueden solicitar la implementación del modelo en sus aulas. 

Recientemente la aplicación del modelo en un instituto de educación superior implicó el presupuesto de más de dos millones de pesos para invertir en la implementación a una comunidad educativa de 360 alumnos. 

La convocatoria 2.7, fomento a la cultura emprendedora, es un apoyo para la implementación de metodologías y modelos reconocidos por el Inadem, que coadyuven a la formación integral del emprendedor en edades tempranas.

Desde hace tres años se ha desarrollo este modelo, el cual se aplicó en escuelas privadas a manera de prueba piloto, la primera fue la escuela The Workshop.

Primeras lecciones de éxito y fracaso en casa

Por otro lado, desde antes del primer año de vida, los niños comienzan a enfrentarse a retos, como sus primeros pasos y su forma de reaccionar ante el éxito o la dificultad depende por completo de sus padres o tutores, desde ese momento inicia la construcción de su percepción sobre cómo enfrentar las situaciones de la vida y crear una mente emprendedora, aseguró el especialista en psicoterapia infantil Ruth Puerto, del Consultorio Renueva.

“Esta es una enseñanza que comienza desde bebés, no sólo por lo que vemos, sino también con lo que escuchamos; un ejemplo es cuando comienza a gatear o a caminar, y los padres lo motivan con palabras como ‘vamos hijo, tú puedes’, ‘sigue así’, ‘un poco más’… esto le enseña que al esforzarse alcanzará un objetivo, además que lo que realiza alegra a los padres y que hay una satisfacción por este logro importante”, explicó.

En este punto recomendó que de caar el niño no se corra a levantarlo de inmediato, sino permitirle que intentarlo solo, como una enseñanza simbólica sobre la importancia de aprender a sobreponerse de una dificultad y validar la emoción que provoca, llorar si dolió o reírse si le causó gracia.

Cabe aclarar que esta práctica sólo aplica si fue una caída menor y no implica alguna lesión del niño.

“Los hijos nos observan y aprenden claramente de nosotros (los papás)… es importante enseñarle que pueden superarse esforzarse y dar un máximo. Claro está que cierta dosis de competitividad es sana; sin embargo, cuando el objetivo se vuelve hacia que los hijos sean excelentes y exitosos en todo, les estamos poniendo una gran carga sobre sus hombros, que pocas veces pueden afrontar”, comentó.

Mencionó que no todo en la vida es ganar o perder, “también hay tonos diferentes, una de ellas es la satisfacción de habernos esforzado dando todo de nosotros, pero si no se puede alcanzar aquello que deseamos no sucede nada... La vida siempre tiene una lección qué enseñarnos con una pérdida y nos da la oportunidad de obtener mayores ganancias de las formas que no imaginamos”.

La especialista destacó que aunque es importante que los menores tengan contacto y aprendan a desarrollar habilidades y competencias, como el dominio de idiomas, deporte, disciplina artística, no se debe llegar al punto de saturarlos y enfrentarlos a un estrés innecesario.

No obstante, recomendó que en familia se aproveche el tiempo junto con juegos de mesa para que poner en práctica reglas de juego, conceptos como ganar, perder y actividades de adivinanzas para estimular la creatividad. 

“Si desde que se es pequeño los padres les dicen de forma constante frases de afirmación como creo en ti, tú puedes, sé que puedes hacerlo mejor, no te rindas, aún puedes alcanzar lo que deseas, eres lo mejor que me pudo suceder, estoy orgulloso de ti, entre otras, lo que sucederá es que nos convertiremos en adultos seguros, con autoestima y con la capacidad de enfrentar los retos que nos presenta la vida”, afirmó. 

Significado de éxito
  • Es importante destacar que el significado del éxito no es el mismo para todos y cada uno lo vive de acuerdo con sus conceptos, sueños y metas alcanzadas. 
  • “Procura que cuando llegues al éxito de haber alcanzado la montaña que te hayas propuesto... sea acompañado, ya que nada se disfruta más que lo que se comparte”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios