19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Convierten la muerte en piezas de museo

Cada visitante contará con una lámpara para explorar el espacio y descubrir las diferentes formas para enterrar y rendir culto a los difuntos.

Recorridos nocturnos entre las tumbas y visita al Museo de la Muerte serán parte del atractivo que se ofrecerá en el  Cementerio General. (Milenio Novedades)
Recorridos nocturnos entre las tumbas y visita al Museo de la Muerte serán parte del atractivo que se ofrecerá en el Cementerio General. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Convierten la muerte en piezas de museoCompartir en Twiiter Convierten la muerte en piezas de museo

Cecilia Ricárdez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En la oscuridad de las salas, cada visitante contará con una lámpara para explorar el espacio y descubrir las diferentes formas para enterrar y rendir culto a los difuntos que se empleaban desde la época prehispánica hasta las de ahora, así serán los recorridos dentro del Museo de la Muerte, que se ubicará en la casona del Cementerio General.

El director técnico, museógrafo, Jorge Jiménez Ricalde, explicó que se busca que las personas vivan la experiencia y puedan tener un encuentro más significativo con las exposiciones y el conocimiento que se compartirá entre sus muros.

Actualmente, estudiantes de la Universidad Privada de la Península y del Inter apoyan en el diseño del sitio y hasta la iluminación del cementerio, para que sea un proyecto integral en el que la visita incluya un paseo entre sus mausoleos y el recinto cultural.

El proyecto de montaje sigue en proceso y para culminarlo requieren de una inversión aproximada de millón 600 mil pesos para adecuar:

  • Vestíbulo (arcada): 3.20 x 11.20 metros
  • Sala 1: 5 x 5 metros cuadrados
  • Sala 2 (principal): 5 x 11.20 metros
  • Jardines: trasero (4.15 x 21 metros) y delantero (6.30 x 21 metros)

En los jardines se solocarán esculturas de piedra, relacionadas al tema de la muerte. 

Además, el lugar es un espacio cultural para exposiciones fotográficas, cada tres o cuatro meses; este 29 de octubre se presentará una colección de Humberto Suaste, que comprende 20 fotografías alusivas al tema funerario. 

“Queremos musealizar el cementerio”, comentó Jorge Jiménez Ricalde, al hablar sobre la experiencia integral que desean lograr junto al museo de la muerte, para que todo el sitio sea apreciado por los visitantes.

Para este fin cuenta con un proyecto de iluminación de las tumbas para resaltar su arquitectura y pueda lucir en las noches, cada miércoles a las 20:00 horas-, en especial en el marco de los recorridos. El lugar contará con una sala preshispánica y otra con ritos funerarios contemporáneos.

La presentación de las piezas será dentro de una sala en casi penumbras, para que los visitantes, con lámpara en mano, descubran las piezas y se detengan en las que llamen su atención, y conozcan sobre el tema para que puedan difundirlo entre sus redes de contacto.

El panteón más viejo de Mérida es el Cementerio General que tiene casi 200 años: se creó en 1821

Este predio fue entregado en comodato a la Asociación Yucateca de Especialistas en Restauración y Conservación del Patrimonio Edificado A.C. (Ayerac), cuyos expertos realizarán todos los trabajos pertinentes para el funcionamiento del museo.

La casona se ubica en el Cementerio General, el más antiguo de la ciudad, el cual comenzó a operar en 1821 en terrenos de la estancia ganadera Xcojolté, entonces ubicada a la vera del Camino Real a Campeche, por lo que ha acumulado en casi dos siglos una historia rica en personajes inhumados y edificaciones.

Actualmente hay 25 mil 700 bóvedas, osarios y otro tipo de urnas;  73 mausoleos y monumentos de diversos estilos arquitectónicos que requieren trabajos de conservación y mantenimiento, así como de rescate integral.

El 14 de marzo del 2013, el pleno del Cabildo del Ayuntamiento de Mérida declaró el panteón Zona de Patrimonio Cultural, no obstante que faltan trabajos de conservación y restauración del sitio.

El lugar resguarda imágenes que constituyen un patrimonio cultural, entre ellos ángeles, vírgenes dolorosas y otras que forman parte de un catálogo de monumentos y bienes culturales.

Sobresale la belleza de la arquitectura de sus 73 mausoleos ubicados a los lados de la calzada principal, la mayoría edificados en los siglos XIX y XX y son de estilos eclecticismo, Art Decó, nacionalismo, regionalismo y  funcionalismo. 

Mausoleos guardan parte de la historia

Para motivar la suma de más actores en la conservación del patrimonio funerario del Cementerio General, integrantes de la Asociación Yucateca de Especialistas en Restauración y Conservación del Patrimonio Edificado A.C. (Ayerac) presentarán resultados del proyecto“Rescatemos un mausoleo a la vez”, en cumbre internacional y posteriormente harán lo propio en Mérida, para atraer inversionistas tanto particulares como empresas socialmente responsables.

Lo anterior forma parte de la ponencia “Del Cementerio General a la Historia Cultural: El mausoleo del Sr. Deán Celestino Álvarez Galán”, que se dará a conocer en el XVII Encuentro Iberoamericano de Valorización y Gestión de Cementerios Patrimoniales, Políticas públicas para la revalorización y gestión del patrimonio funerario que se realizará los días  28, 29, 30 y 31 de octubre de 2016, en  Santo Domingo, República Dominicana.

Los autores son Limbergh Herrera Balam, presidente de Ayerac, Raúl Enrique Rivero Canto, maestro en Historia por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) y arquitecto por la Uady, y la maestra en Arquitectura, Laura María Sáenz Cetina.

El objetivo de la ponencia es analizar y explicar la relación sinérgica entre la investigación histórica, la participación de la sociedad civil y el interés de las autoridades en la conservación del patrimonio funerario tomando como caso de estudio el mausoleo de la familia Álvarez, entre cuyos miembros destacó el muy ilustre señor deán Celestino Álvarez Galán.

En la exposición en República Dominicana -que luego realizarán en Mérida- narran cómo se desarrolló la investigación histórica y los análisis de la condiciones de la pieza, así como la vinculación con la familia propietaria y las autoridades, para cumplir con los requisitos necesarios para solicitar de manera formal el permiso para una intervención.

Esto a través de un proyecto integral llamado “Rescatemos un mausoleo a la vez”, en el que se motiva la participación de empresas patrocinadoras. El presupuesto global resultó de aproximadamente 17 mil dólares .

“Curiosamente, la propia historia nos da las herramientas para la conservación puesto que al tratarse del mausoleo donde está inhumado un personaje relevante, el panorama cambia. Las autoridades se involucran con mayor interés, se promueve entre los empresarios el patrocinio para su cuidado y se difunde con agilidad en los medios de comunicación.

"De ese modo, la conservación de la ciudad de los muertos queda a cargo de los vivos que ven en ella la morada, no sólo de sus antepasados, sino de su propio pasado como sociedad”, expresaron en la ponencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios