21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Una llamada de atención: venta ilegal de teléfonos

Es 'secreto a voces' que al 'Chetumalito' va a parar la mayoría de los celulares robados en Mérida.

Muchos de los celulares ofrecidos en 'Chetumalito' se ofrecen en caja sellada por la empresa telefónica. En la imagen una caja de un Iphone que se encuentra a la venta. (José Acosta/SIPSE)
Muchos de los celulares ofrecidos en 'Chetumalito' se ofrecen en caja sellada por la empresa telefónica. En la imagen una caja de un Iphone que se encuentra a la venta. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Una <i>llamada</i> de atención: venta ilegal de teléfonosCompartir en Twiiter Una <i>llamada</i> de atención: venta ilegal de teléfonos

Luis Fuente/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- ¿Qué buscas?, ¡pregunta por precios y modelos, tenemos nuevos y usados!, son algunas de las frases que los oferentes del mercado conocido como “Chetumalito”, en el centro de Mérida, externan para captar a sus clientes, quienes pueden encontrar en ese rincón de la ciudad desde el teléfono celular más sencillo hasta un Iphone 6 o un Samsung S6, aunque su procedencia no está bien definida.

Discos, películas, ropa, calzado, productos electrodomésticos y bolas de queso son algunos de los objetos que pueden encontrarse en este tianguis, pero la venta de celulares y aparatos electrónicos robados se ha convertido en la especialidad de la casa. Un comercio que se realiza a la vista de todos.

Es un secreto a voces que en ese sitio van a parar la mayoría de los celulares nuevos y usados robados en Mérida.

El comercio organizado señala al “Chetumalito” como el sitio en donde van a parar los teléfonos robados, pero las autoridades policiacas, señalan, nada hacen para combatir este fenómeno.

Los asaltantes callejeros se convierten en los principales proveedores de los locatarios, ofreciendo los aparatos hurtados por los que reciben mucho menos de su valor comercial.

Aseguran que las autoridades policiacas no hacen nada para combatir la venta de celulares robados

En uno de los puestos se puede encontrar un teléfono Iphone 6 por la cantidad de ocho mil pesos –en caja sellada por la empresa telefónica-, mientras que uno usado por el que además te entregan un cargador genérico se puede obtener hasta en seis mil pesos.

Lo mismo sucede con el Samsung S6, que nuevo y en su caja tiene un valor de 10 mil pesos, pues según los vendedores, es mejor que el IPhone, y por eso es más caro.

Con tal de concretar las ventas, los comerciantes ofrecen “garantía”, pues si el teléfono “sale malo” te lo pueden reponer, eso sí, no hay devolución de dinero.

Para los grupos criminales latinoamericanos en busca de nuevas fuentes de ingresos, el comercio ilegal de celulares es un negocio que presenta grandes beneficios y riesgos relativamente bajos.

Una vez sustraídos de sus dueños, los dispositivos van a parar a diversas casas “clandestinas” donde los venden como repuesto para los negocios de reparación o publicados en plataformas cibernéticas de venta por internet.

La Policía Cibernética de la Fiscalía General del Estado expresó que en el caso de los celulares, es necesario tener un respaldo de la información, y recomendó utilizar controles a distancia que permiten intervenir los teléfonos para eliminar datos importantes.

Fondo para seguridad

Desde noviembre pasado, la Secretaría de Gobernación dio a conocer una campaña con la que se pretendió impulsar la difusión nacional de las medidas preventivas del robo de teléfonos celulares.

Para este fin, se acordó la autorización a las entidades federativas que lo requieran a utilizar los recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal.

Esta determinación fue tomada en la trigésima sexta sesión del Consejo Nacional y encomendada a la Segob, y tiene el objetivo de que el ciudadano conozca cómo obtener su Identidad Internacional de Equipo Móvil (IMEI) y cómo reportarlo en caso de robo.

El titular del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), Carlos Hurtado Valdez, presentó la campaña nacional para el reporte y bloqueo de teléfonos celulares robados o extraviados, con el fin de evitar su utilización en hechos delictivos.

La Secretaría de Gobernación explicó que en estrecha cooperación con operadores móviles será posible reportar el código internacional de seguridad de cada aparato, equiparable a la huella digital de cada persona, para que se bloquee y evitar su reactivación y mal uso.

El secretario del SNSP puntualizó que el robo de celulares es de los delitos que tiene índices más altos

La campaña busca desincentivar el robo de aparatos de telefonía celular, que provoca daño patrimonial que se calcula en casi seis mil millones de pesos al año.

El funcionario explicó que para obtener el IMEI de un equipo celular, el usuario debe marcar los dígitos: *#06#; el equipo proporciona un código que el usuario deberá resguardar, para que, en caso de robo o extravío, lo proporcione a la compañía de telefonía celular y ésta inhabilite el aparato.

Los ciudadanos deben concientizarse de la importancia de reportar la pérdida del teléfono celular, para que el equipo sea inhabilitado y contrarrestar el comercio ilegal de esos artefactos.

Hurtado Valdez destacó que una vez que se reporte, los datos se compartirán con la GSMA, con sede en Londres, para evitar que dichos aparatos sean utilizados en otros países.

El secretario del SNSP puntualizó que el robo de celulares es de los delitos que tiene índices más altos, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi): en 45 por ciento de los robos a transeúnte se sustrajo el celular.

La campaña será contundente para combatir la delincuencia sólo si se reporta y solicita el bloqueo, para “pegarle a la delincuencia en donde más le duele”.

Este programa tuvo varias etapas de prueba; en la primera, 156 mil ciudadanos reportaron el robo mediante el IMEI, y en la segunda, realizada en 2012, se reportaron 341 mil. 

Se desconoce cifra de robos

El robo de teléfonos celulares es una industria de millones de pesos, en el que está involucrado el crimen organizado, ya sea para la reventa de los equipos o para utilizarlos en otros ilícitos como la extorsión.

Pese a ello, la Fiscalía General del Estado no tiene un porcentaje de denuncias por hurto de este tipo de aparatos, ya que “no es costumbre del yucateco”.

De acuerdo con la Fiscalía, en Yucatán es raro que alguien denuncie que le robaron o que se le extravió su teléfono, pues cuando eso sucede, el afectado solo llama a la compañía telefónica para solicitar la suspensión del número y da por perdido el aparato.

Lo anterior se debe a que si el equipo está en un plan tarifario, lo único que hay que hacer es ir al Centro de Atención a Clientes de la compañía en cuestión para que al afectado le sea entregado otro equipo, sin costo.

De acuerdo con las más recientes encuestas nacionales, el primer delito que se comete en el país es el robo a transeúnte, y de este ilícito, el 57 por ciento es para despojar a la víctima del teléfono.

Las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2014, indican que se cometieron en Yucatán 261 robos a transeúntes y más de 300 atracos a negocios, incluyendo establecimientos dedicados a la venta de equipos de telefonía celular.

A pesar de que las autoridades han hecho esfuerzos para combatir este delito a través de la tecnología, quienes se dedican a esto han encontrado la manera de liberar los aparatos, aún con aquellos que tienen bloqueado el IMEI.

Se presume que el IME sirve para que un aparato robado quede inservible, pero en el mercado negro se cuenta con los aditamentos para desbloquear los teléfonos robados y esta industria ilegal siga creciendo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios