19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Venganzas virtuales tras ruptura provocan moda maliciosa

Los rompimientos amorosos trascienden en plataformas digitales con la práctica ilegal de revelar fotos o videos íntimos de la expareja.

Emoticones, mensajes o estados en perfiles mal interpretados forman parte de algunos problemas de pareja y relaciones personajes en la era digital en Yucatán. (Milenio Novedades)
Emoticones, mensajes o estados en perfiles mal interpretados forman parte de algunos problemas de pareja y relaciones personajes en la era digital en Yucatán. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Venganzas virtuales tras ruptura provocan moda maliciosaCompartir en Twiiter Venganzas virtuales tras ruptura provocan moda maliciosa

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- En la era digital las consecuencias de las rupturas amorosas no se quedan entre dos, sino que ahora trascienden en plataformas digitales, convierten a las redes sociales en el espacio para el desprestigio y la difamación, que derivan en fenómenos como el revenge porn, una práctica en la que se revelan fotografías o videos íntimos de la pareja a quien se desea dañar, que colocan incluso datos personales como teléfono y dirección. 

Yucatán no está exento de este problema, y tan sólo en 2014 se registraron 100 casos entre reportes y demandas, y en lo que va del año ya se contabilizaron 10, según informes de la Unidad Especializada a Delitos Cometidos en Medios Electrónicos y Cibernéticos.

Pedro Rodríguez, titular de este departamento de la Fiscalía General del Estado, indicó que detecta este problema entre divorciados, padres de familia con conflictos sobre el tema de pensión alimenticia y novios que “rompieron” en malos términos.

Un antecedente de este problema es el “sexting”, la práctica de enviar material audiovisual íntimo a la pareja.

El 'revenge porn' es cuando alguien comparte públicamente en la red una foto explícita sin consentimiento del protagonista

“Lo que hacen generalmente es publicar en las fotos de sus ex parejas mensajes eróticos, anuncios de servicios sexuales con números de teléfono celular, de casa y nombre completo..., en fin, información falsa para perjudicar a la persona, la cual comienza a ser víctima de acoso de personas desconocidas... esto provoca que la gente esté temerosa y tenga que cambiar su línea telefónica”, explicó.

El oficial indicó que este tipo fenómeno de desprestigio también se da entre profesionales, en este sentido, se registran casos entre abogados y médicos.

Esta práctica también se presenta en adolescentes y no precisamente en parejas, sino entre quienes tienen enemistad y se atacan vía redes sociales poniendo en duda su reputación, sus preferencias sexuales, en una práctica denominada como ciberbullying, y la cual tiene consecuencias según los lineamientos de la Ley General para prevenir y sancionar el acoso escolar.

Explicó que para todos los casos la Policía Cibernética cuenta con la tecnología para rastrear el equipo de donde se generan los anuncios perjudiciales y comenzar una investigación para dar con los autores y adjudicarles la responsabilidad correspondiente.

Abundó que los afectados, en muchas ocasiones, reportan los casos de manera anónima y otros denuncian para detener el efecto y solicitan que borren la publicación o el anuncio de la página, y de acuerdo con la gravedad, en adultos, se puede llegar a cárcel. 

La foto en la red
  • El “revenge porn” es un término que se utiliza cuando alguien comparte públicamente en la red una foto sexualmente explícita sin el consentimiento de la persona que sale en la imagen, y con la intención de causarle vergüenza. Esta práctica se utiliza comúnmente por ex novios, ex compañeros o incluso por hackers.
  • Leyes para combatir el revenge porn: En los Estados Unidos, los estados de Alaska, Arizona, California, Colorado Georgia, Maryland, New Jersey, Idaho, Pennsylvanis, Utah, Virgina y Wisconsin han establecido leyes al respecto.
  • En otros casos las fotos han derivado en demandas de “invasión de la privacidad”,  “publicación pública de un hecho privado” e “intención de dañar emocionalmente o causar estrés a un tercero”.  Cuarenta estados de los Estados Unidos ya cuentan con leyes para prevenir que se molesten a otras personas por internet (anti-cyberharrasment laws).
  • Hoy en día se firman “contratos prenupciales de redes sociales” en donde se especifica que la pareja no podrá hacer uso de fotos de la pareja que pudiesen dañar su reputación profesional.

Usan datos de la red como evidencia legal

En la actualidad existen diversos ordenamientos que prevén que los medios electrónicos o la información obtenida de ellos pueden acreditar un dicho o son medios para allegarse a la verdad de los hechos en situaciones legales, como la separación de parejas.

Estas disposiciones permiten el uso de imágenes, fotografías, videos o cualquier información plasmada en las redes sociales, las cuales de inicio generan una presunción y en algunos casos pueden llegar a ser prueba plena para acreditar los hechos controvertidos.

Algunas reglas generales se ven plasmadas en la Ley Federal del Trabajo y los códigos de Procedimientos Civiles, tanto federal como estatal, así como el de Comercio, explicó el despacho Mayén & Consuelo Abogados, con especialidad en derecho informático y otras áreas.

El Código de Procedimientos Civiles de Yucatán establece que en el artículo 317 que “las fotografías, copias fotostáticas y demás pruebas científicas quedan a la prudente calificación del juez…”.

Disposiciones permiten que el uso de imágenes, fotos y videos en redes sociales puede ser prueba para acreditar hechos

En tanto, el Código de Comercio, en sus artículos 1061 Bis, 1198, 1205, 1298-A, establece en general lineamientos respecto a las pruebas y su valoración.

Se reconoce como prueba a “la información generada o comunicada que conste en medios digitales, ópticos o en cualquier otra tecnología. Su valor probatorio se regirá conforme a lo previsto por el artículo 210-A del Código Federal de Procedimientos Civiles”.

Serán admisibles como medios de prueba todos aquellos que puedan causar convicción en el juzgador a efecto de aclarar los hechos controvertidos o dudosos. Así se aceptan pruebas como mensajes de datos, cintas, videos y fotografías, entre otros.
Por otro lado, el Código Federal de Procedimientos Civiles, en su artículo 210-A, menciona que “se reconoce como prueba la información generada o comunicada que conste en medios electrónicos, ópticos o en cualquier otra tecnología”.

“El valor de las pruebas, incluyendo las aportadas por los descubrimientos de la ciencia, queda al arbitrio judicial. Lo que sí debe acreditar siempre es lugar, tiempo y circunstancias en que fueron recabadas”, apuntó.

En cuanto a la Ley Federal del Trabajo, admite “todos los medios de prueba que no sean contrarios a la moral y al derecho…” “…fotografías, cintas cinematográficas, registros dactiloscópicos, grabaciones de audio y de video, o las distintas tecnologías de la información y la comunicación, tales como sistemas informáticos, medios electrónicos ópticos, fax, correo electrónico, documento digital, firma electrónica o contraseña y, en general, los medios aportados por los descubrimientos de la ciencia”.

“El común denominador para la admisión y desahogo de las pruebas referidas son que no deben ser contrarias a la moral y al derecho, y que quien las presenta u ofrece debe acompañar todos los medios necesarios para el desahogo”, explicó. 

Link acreditado
  • En algunos casos se puede presentar una impresión de fotografía o información y adjuntar la descripción del hecho o evento que se desea resaltar o probar, y que tenga que ver con el asunto en conflicto. Adicionalmente debe acreditarse la liga o link del cual se ha obtenido la información.
  • La legislación reconoce el uso de información obtenida a través de medios electrónicos.

Cuando el amor se 'rompe' en un clic

En este mes del amor y la amistad, las redes sociales son una herramienta que puede reforzar los lazos entre las parejas a través de mensajes que recuerden momentos o sentimientos especiales, pero un mal uso de la tecnología también puede alejarlas, incluso separarlas definitivamente, señalan expertos en la materia.

Y es que debido a la participación constante de las personas en las redes sociales, la vida en pareja se puede ver influenciada por esta presencia virtual, por lo que su uso responsable es necesario si no se quiere tener líos amorosos.

Esta situación fue abordada por la Organización Responsabilidad Digital, que dedica un capítulo de su e-book al tema, bajo el título “Hasta que el Facebook nos separe”, donde se plantea cómo evitar los problemas de pareja relacionados a las redes sociales.

En el contenido destacan que tres de cada 10 usuarios de Facebook han tenido problemas de pareja por esta herramienta digital.

El tema pertenece al libro digital “Eres lo que publicas”, que se puede adquirir de forma gratuita, y está respaldado por una campaña reconocida por premios de emprendedurismo social, auspiciados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el World Summit Youth Award 2013.

El autor Roberto Ruz Sahrur indica que los celos pueden destruir una relación y surgen ante la amenaza de perder a sus novios o esposos, y Facebook ha demostrado favorecer esta respuesta emocional, entre otras razones, porque el contacto con ex parejas aumenta: la mayoría de los usuarios las conservan entre sus contactos y, además, revisa sus perfiles para conocer sobre sus actuales relaciones.

Destacó que otro problema que puede alimentar los celos es la ambigüedad de la información, ya que lo que ocurre en Facebook puede conducir a malos entendidos por falta de contexto.

Lo anterior provoca a que al menos tres de cada 10 usuarios de esa red social hayan tenido problemas por mensajes de texto o contactos con algunas personas, como reveló una investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León. 

¿Qué pasó con el Whatsapp?

Una simple aplicación telefónica, Whatsapp, provocó 28 millones de rupturas entre parejas en el mundo, según un estudio reciente.

Los principales motivos de esta situación son las funciones de la “doble palomita” y la posibilidad de ver la última conexión de la aplicación, que generan sentimientos de celos y desconfianza entre la pareja.

Ese servicio de mensajería instantánea es una de las aplicaciones móviles más empleadas de los últimos tiempos. La comunicación a través de ella se volvió cotidiana por su efectividad y comodidad, pero también tiene su parte negativa.

Es tal el impacto de esa mensajería en las relaciones de pareja, que el año pasado causó furor el invento de las dos palomitas azules, que permitían informar al que manda el mensaje que éste había sido leído por el receptor. Pero esto también causó inconformidades y propuestas, así como métodos para evadirlo. 

Por otro lado, la función de la última conexión mostraba la hora en la que el usuario se metió en la aplicación de Whatsapp, o si éste se encuentra en línea, algo que tampoco tiene por qué significar que la otra persona haya leído en ese momento el mensaje en cuestión. Como este indicador generó un clima de desconfianza, celos e incluso ansiedad en la pareja al ver que el otro se ha conectado después de haber enviado un mensaje y no “quiso” contestarle, también se eliminó de las funciones de mensajería.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios