16 de Diciembre de 2017

México

Proind, el programa fachada de Calderón

Solo se apoyó la competitividad de ingenios, tortillerías y molinos, pues, según la Secretaría de Economía, fueron las únicas empresas que necesitaron el respaldo.

Programa de impulso a sectores industriales. (Mileno)
Programa de impulso a sectores industriales. (Mileno)
Compartir en Facebook Proind, el programa fachada de CalderónCompartir en Twiiter Proind, el programa fachada de Calderón

Agencias
MÉXICO, DF.- Durante el sexenio de Felipe Calderón se formuló el Programa para Impulsar la Competitividad de los Sectores Industriales (Proind), cuyo objetivo era impulsar a las empresas que fueran afectadas por coyunturas económicas, pero muy pocas lo conocieron.

A decir del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, (Coneval) este esquema creado en 2008 por la Secretaría de Economía funcionó como fachada para que pudiera recibir recursos del presupuesto federal y detonar programas coyunturales donde se pudieran repartir recursos a los sectores que se vieran perjudicados por la crisis económica global.

Sin embargo, desde su creación hasta la fecha, el programa solo ha apoyado a ingenios azucareros, tortillerías y molinos del país, pues según la Secretaría de Economía son los únicos que lo necesitaron.

No obstante, grupos empresariales como la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex) y la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canainve) desconocen la existencia de este programa, pese a que sus sectores también sufrieron estragos por la situación financiera internacional.

Interrogados al respecto, líderes de estas industrias manifestaron a MILENIO su sorpresa por la existencia de ese programa, pues literalmente constaron: “¿qué es eso?”

En reciente entrevista con MILENIO, Lorenza Martínez, entonces subsecretaria de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, explicó que este fue un esquema creado para impulsar principalmente a industrias básicas, pero solo ha logrado apoyar a empresas de la masa y la tortilla.

“Son muchas las empresas que se han apoyado con este programa, los tortilleros por ejemplo fueron los últimos en recibir ayuda debido al encarecimiento del maíz en 2011”, detalló entonces.

Dijo que desde su concepción, el programa no contaba con metas, objetivos y reglamento de operación, pues surgió en un momento de necesidad; sin embargo, a mediados de este año se concretaron las metas, “porque no ha surgido una crisis que desvíe la atención.”

El Coneval determinó que este programa no contaba con planes de trabajo anuales, aunque en la manifestación de impacto regulatorio (MIR) sí se establecen metas anuales a nivel fin, propósito, componentes y actividades.

Incluso el presupuesto dedicado al Proind ha sufrido variaciones dentro de los años fiscales, principalmente en 2010, cuando se le otorgaron 167.13 millones de pesos, pero sufrió una reducción de 67.88 millones de pesos que se transfirieron al Programa para el Desarrollo de las Industrias de Alta Tecnología (Prodiat).

Datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) muestran que para 2012 solo se presupuestaron 433.8 millones de pesos al programa, de los cuales, al tercer trimestre del año, se ejercieron 99.9 por ciento solo en el apoyo a tortilleros y molinos del país.

La base

Desde su creación, el Proind ha trabajado con tres programas básicos, el Programa de Apoyo al Sector Agroindustrial de la Caña de Azúcar (Proincaña); el Apoyo a la Industria Molinera de Nixtamal (Promasa) y el Programa de Apoyo a la Industria Harinera de Maíz (Proharina).

Proharina y Promasa funcionan con regularidad dentro del Proind, donde de 2008 a 2011 fueron apoyados más de 11 mil 370 establecimientos de 26 entidades del país; sin embargo, el Proincaña solo fue emitido una sola vez y nunca más se supo del mismo.

Este último programa fue desarrollado el 26 de septiembre de 2008 por parte del entonces secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, el cual buscaba mantener la producción de azúcar en el país, impulsar la competitividad de la agroindustria de la caña de azúcar y fomentar la integración y fortalecimiento de la cadena de valor de este alimento, esto a través del otorgamiento de subsidios de carácter temporal, por única vez, para el pago de la caña de azúcar.

A los productores de caña se les entregó un presupuesto de 800 millones de pesos para la zafra 2007/2008 y participaron 57 ingenios azucareros, de los cuales lograron un volumen de 5 millones 520 mil 687 toneladas del endulzante. No se volvió a saber del mismo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios