|

Amigos lectores de mi Caleidoscopio, hoy platicaré con ustedes de un tema fundamental que debe ser promovido por su gran valor, como lo es la importancia de la biodiversidad, así como los beneficios de la diversidad biológica, y sobre cómo cuidar a los seres vivos y por qué debemos trabajar en la conservación de esa vida diversa y para mantenerla en el planeta tierra.

Empecemos por recordar que la biodiversidad constituye la diversidad de seres vivos como las plantas, animales, microorganismos que existen en los ecosistemas del planeta y la interacción de unos con otros. Esta diversidad biológica juega un papel fundamental para satisfacer las necesidades básicas del hombre y para lograr un equilibrio ecológico en el entorno que lo rodea. Además es parte esencial del bienestar de todos los seres vivos que habitamos esta gran canica azul.

La importancia de la diversidad biológica se resume en sus principales servicios eco sistemáticos o ambientales, entre los que podemos destacar: la provisión de alimentos y seguridad alimentaria, la obtención de materias primas, seguridad energética, regulación de enfermedades, reducción de la erosión, entre otros. En este sentido, los servicios que brinda la biodiversidad en relación con los ecosistemas naturales son el abastecimiento de materiales, regulación de los procesos naturales, apoyo para la producción y servicios culturales inmateriales como las manifestaciones estéticas. 

Por consiguiente, las principales medidas, alternativas y acciones para la preservación de la biodiversidad son: educación ambiental, prevenir la contaminación o combatir los problemas ambientales, reducir la fragmentación de los hábitats o ecosistemas, consumo responsable, agricultura orgánica, reciclaje, productos biodegradables, sembrar árboles, energías renovables, estilo de vida ecológica, desarrollo sostenible y otras medidas ambientales para una mejor calidad de vida.

Por todo lo anterior, el cuidado de la diversidad biológica es un tema obligado y fundamental para asegurar y garantizar los servicios que hacen que sea posible el desarrollo y la promoción de la continuidad de la vida en la tierra. Por tal razón, podemos asegurar que sin los beneficios ya comentados y sin la existencia de los seres vivos, la humanidad no podría existir y satisfacer sus necesidades básicas.

Definitivamente, es responsabilidad de toda la humanidad la valoración de este recurso que la naturaleza brinda para que el hombre viva en equilibrio y haga uso racional, consciente y responsable de todos los seres vivos. No debemos ser ajenos a nuestra responsabilidad con la naturaleza, de ella recibimos, por decirlo así, más que la vida. Les invito, pues, a seguir fomentando su cuidado y conservación, que nos garantizará la disponibilidad de sus servicios para las futuras generaciones y puede ser hasta nuestra mejor herencia para ellas.